El hielo marino en la Antártida alcanza un mínimo histórico

Por Redacción National Geographic
Deshielo en la Antártida
El hielo flota cerca de la costa de la Antártida occidental, como vemos desde una de las ventanas del avión de la NASA Operación IceBridge, durante un vuelo el 27 de octubre de 2016 sobre el continente. La Operación IceBridge ha estado estudiando la evolución del hielo polar durante los últimos 8 años y actualmente realiza vuelos de investigación de 12 horas sobre la Antártida occidental al comienzo de la estación de deshielo. Los investigadores han utilizado los datos de IceBridge y han observado que la capa de hielo de la Antártida occidental podría estar disminuyendo, lo que contribuiría a la subida del nivel del mar. Los investigadores de la NASA y la Universidad de California, Irvine (UCI) han detectado recientemente los ritmos de retirada glacial en curso más rápidos que se han observado nunca en la Antártida occidental. Las reuniones de la ONU sobre el cambio climático comenzarán el 7 de noviembre en la ciudad marroquí de Marrakech.
Fotografía de Mario Tama, Getty Images

16 de febrero de 2017

El hielo flotante en la Antártida ha alcanzado un récord preocupante, llegando esta semana a registrar la menor extensión de la que se tiene constancia, según datos del Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo (NSIDC por las siglas en inglés) de Estados Unidos. El área de hielo diaria registrada el martes constituye un mínimo histórico: 2,22 millones de kilómetros cuadrados (858,691 millas cuadradas).

Desde que se inició el seguimiento a mediados de los 70, el hielo flotante del Ártico ha mostrado una disminuciónde kilómetros  cuadrados relativamente constante durante las últimas tres décadas a medida que las temperaturas globales han ido aumentando. Sin embargo, su homólogo meridional ha registrado datos más erráticos y polémicos. La medición del 14 de febrero del hielo flotante antártico supera los mínimos observados en 1997 en esta misma época.

En 2012, el hielo flotante antártico alcanzó el récord mensual, y los científicos teorizaban sobre si las plataformas de hielo derretidas estaban contribuyendo a ese crecimiento. Desde entonces, se han recabado más pruebas de que el deshielo en el hemisferio sur ha ido en aumento, se puede ver en estas dramáticas fotografías que muestran vistas aéreas del hielo antártico occidental agrietado.

El deshielo de los polos es otro de los indicadores del calentamiento global y afecta al aumento del nivel del mar y a otros impactos climáticos. Aunque el momento y el alcance de esos impactos son una cuestión de debate científico, esta tendencias añade urgencia a los esfuerzos de los países para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero del carbón y otros combustibles fósiles que están contribuyendo al aumento de la temperatura.

El director del NSIDC, Mark Serreze, declaró en Reuters (una agencia de noticias británica) que las nuevas cifras eran preliminares y aún tenían que confirmarse, pero que "a menos que suceda algo raro, estamos ante el récord mínimo de la Antártida".

El NSIDC informó a finales del año pasado que tanto el hielo flotante ártico como antártico habían alcanzado en noviembre el récord de mínimos mensuales: "Para el planeta en su conjunto, la capa de hielo es excepcionalmente baja", explicaban.

Seguir leyendo