Así rescatan a los escaladores en las montañas más altas del mundo

Cuando ocurren desastres en el Himalaya, este equipo de rescate puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.lunes, 26 de febrero de 2018

Por Sarah Gibbens - National Geographic
National Geographic ha producido este contenido en el marco de su colaboración con Rolex, cuyo objetivo es promover la exploración y la conservación. Las organizaciones unirán fuerzas en iniciativas que apoyen a exploradores veteranos, ayuden a exploradores emergentes y protejan las maravillas del planeta.

Los escaladores entrenan toda su vida para ascender al Everest, pero Chhirring Dhenduk Bhote parece haber nacido para ello. Es de una aldea en el este de Nepal, ubicada entre el Kangchenjunga y el Makalu, el tercer y el quinto pico más altos del mundo, respectivamente.

El Everest, el pico más alto del mundo con 8.848 metros de altura, se encuentra al oeste del Makalu y es uno de los picos del Himalaya donde Bhote ha realizado operaciones de rescate en condiciones terribles.

Cuando los escaladores que ascienden la montaña afrontan peligros, envían una llamada de socorro a las organizaciones de rescate de la región. La escalada es extremadamente dura y es habitual que haya muertes cada año. Es tan peligrosa que muchos alpinistas adquieren seguros especiales antes del ascenso.

Cuando Bhote y su equipo de rescatadores reciben una llamada, entran en acción. Encuentran a las personas en peligro desde un helicóptero. Si no pueden aterrizar en un lugar seguro, despliegan una técnica denominada rescate de línea larga. Desenrollan una cuerda larga y Bhote desciende hasta las víctimas. Las ata al extremo de la cuerda, estén o no conscientes. Colgados a varios metros bajo el helicóptero, víctima y rescatador son trasladados al centro médico de emergencias más cercano.

Es un trabajo físicamente exigente y muy estresante. Pero Bhote es uno de los mejores en la región y ha llevado a cabo 21 de los 35 rescates de línea larga en el Himalaya desde 2008. Para convertirse en rescatador, Bhote entrenó en Suiza, pero también reconoce una afinidad natural por las montañas. Aunque ha tenido muchos éxitos, su equipo y él no siempre son capaces de llegar hasta los escaladores en peligro a tiempo de salvarles la vida.

«Cuando cojo el cadáver, siento que el corazón se me congela, me siento muy triste», dijo Bhote en un vídeo producido por el director DJ Clark. Muchas de sus misiones de rescate son de vida o muerte, pero cuando no lo son, Bhote se siente obligado a llevar el cuerpo del escalador a su familia.

Vídeo relacionado:

Un arriesgado rescate con éxito en el Everest

Una aventura de alto riesgo

Escalar el Everest es una tarea extremadamente exigente. Bhote lo sabe, lo ha hecho dos veces. Pero el tiempo puede cambiar en un instante desastroso.

La Himalayan Database se dedica a seguir el número de muertes que han ocurrido en el Everest desde 1921. Solo en 2017 fallecieron seis personas, pero uno de los años más mortales fue de lejos el 2014, cuando murieron 17 personas, la gran mayoría por una avalancha. Otra avalancha en 2015, provocada por un terremoto, mató a 15 personas.

Las avalanchas son unas de las razones más habituales por las que la gente perece durante escaladas en montañas como el Everest, pero las causas de muerte y lesiones pueden caracterizarse más ampliamente por los desastres impredecibles: derrumbes, caídas, congelación o enfermedades. En ocasiones algunos desaparecen sin dejar rastro.

Una tarea desafiante

Para Clark, encontrar a Bhote fue un feliz accidente determinado por las circunstancias. El año pasado estaba en Nepal para documentar las iniciativas de conservación de elefantes para National Geographic cuando un conocido mutuo lo puso en contacto con Bhote. Aunque Clark había conocido a otros rescatadores, Bhote le pareció el más impresionante, tanto por su historial de éxitos como por su pasión.

Para grabar las misiones de rescate de Bhote, Clark tuvo que esperar a que alguien necesitara ayuda. Para Clark, que vive en Hong Kong, la logística parecía insalvable, por eso gran parte de las imágenes de Bhote en misiones de rescate se graban con una cámara fijada a su casco o sostenida por sus compañeros desde el helicóptero.

«Su pasión de convertir Nepal en un lugar seguro para los escaladores es real», afirmó Clark.

En el futuro inmediato, Bhote planea seguir con las misiones de rescate, y su equipo y él esperan abrir su propia base de rescate sobre el terreno. Cuando tengan más personal, según dice en el vídeo de Clark, podrán «movilizarse a todas partes».

Seguir leyendo