Viaje y Aventuras

Las 23 bibliotecas más fascinantes del mundo

Desde monasterios hasta salas de lectura reales: piérdete entre los pasillos de estas bibliotecas majestuosas. Miércoles, 10 Abril

Por Melissa Mesku

Se ha dicho que leer libros es surrealistas: miras fijamente «rebanadas» de árboles durante horas y abres las puertas de la imaginación. Por eso los bibliófilos son un grupo extraño. Pasan horas solos, huyendo del mundo y sumergiéndose en otro. La variedad de sus universos es tan ilimitada como el conocimiento humano. ¿Y qué une a estas almas solitarias? Las bibliotecas.

Quizá no haya ninguna institución en la sociedad que sea tan prometedora como las bibliotecas. Para los monjes antiguos, las bibliotecas eran el repositorio del conocimiento sagrado. Para los primeros científicos, posibilitaron los avances técnicos y las curas médicas. El surgimiento de la biblioteca pública moderna representa la mayor aspiración para la sociedad civil, es decir, que la gente quiera leer, educarse y ampliar sus horizontes activamente.

Pero la sociedad civil suele sufrir amenazas y, por lo tanto, también las sufren nuestras bibliotecas. Como repositorios de teología y cultura, las bibliotecas han sido objeto de ataques, muchas veces en sentido literal. Guerras e incendios han asediado bibliotecas, como la famosa biblioteca de Alejandría, pero también hay otras menos conocidas como la del monasterio de Strahov de Praga, que quedó destruida por un incendio y sufrió siglos de invasiones.

Pero los peligros a los que se enfrentan las bibliotecas no son siempre tan extremos. El problema cotidiano de proteger antigüedades de los estragos del tiempo o de plagas (humanas y animales) es una gran preocupación. La Biblioteca Girolamini, en Nápoles, sufrió a manos de una red criminal que la saqueó sistemáticamente en 2012. Sin embargo, con la ayuda de libreros y bibliófilos de todo el mundo, se ha logrado recuperar la gran mayoría de los libros robados.

Los bibliotecarios, encargados de proteger nuestro patrimonio cultural, son héroes anónimos en primera línea de defensa. Pero en Portugal, los bibliotecarios cuentan con un aliado insólito: murciélagos. Las colonias de murciélagos mantienen a raya a los insectos devoradores de libros en lugares como la Biblioteca Joanina de Coimbra y la Biblioteca Municipal de Mafra.

Además del valor inherente de los libros, las propias bibliotecas suelen inspirar admiración y maravilla. Esto quizá se ilustra mejor en la arquitectura. Algunos de los mayores arquitectos de la historia han construido bibliotecas, como la de Santa Genoveva, precursora de Henri Labrouste de la biblioteca moderna, o la Biblioteca Pública de Seattle, una maravilla contemporánea diseñada por Rem Koolhaas.

En estas fotos, analizamos las bibliotecas más asombrosas y hermosas del mundo. Estas maravillas —como la de San Emerano, famosa en la Alta Edad Media por la fabricación de libros o las colecciones privadas de antiguos nobles que ahora están abiertas al público— podrían inspirarte a explorar nuevos mundos.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.