Estos hoteles africanos son líderes en la conservación de fauna silvestre

En estos alojamientos de Sierra Leona, Ruanda y Sudáfrica podrás ver animales majestuosos y contribuir a la preservación de su hábitat.

Tuesday, December 17, 2019,
Por Karen Carmichael
Bushmans Kloof, Sudáfrica
Tres cebras de montaña de El Cabo pastan en la reserva natural de Bushmans Kloof, Sudáfrica, que alberga un hotel líder en conservación en esta región.
Fotografía de Ariadne Van Zandbergen, Alamy Stock Photo

En África, las excursiones de observación de fauna van más allá: se adentran en regiones y ecosistemas menos visitados al mismo tiempo que lideran los cambios en la conservación de formas innovadoras. Estos son tres safaris poco convencionales en Sierra Leona, Ruanda y Safari que revelan y protegen a los animales extraordinarios que los turistas ansían ver.

Refugio de chimpancés de Tacugama, Sierra Leona

Por qué debes visitarlo: Este centro pionero para chimpancés contribuye a impulsar el legado de Jane Goodall.

Bala Amarasekaran, fundador de Tacugama, abrió un refugio y centro de rehabilitación para chimpancés en Sierra Leona en 1995, inspirado por una conversación con la primatóloga y exploradora de National Geographic Jane Goodall acerca de dos chimpancés que había rescatado.

Desde su fundación, el refugio para chimpancés de Tacugama ha albergado a cientos de chimpancés occidentales en peligro crítico de extinción, muchos de ellos huérfanos rescatados del tráfico de fauna silvestre o de la caza de carne de animales salvajes. Los chimpancés viven en siete recintos semiforestados —algunos de hasta 6,5 hectáreas— en el terreno del refugio, que se encuentre en el parque nacional del Área Occidental, un punto de biodiversidad crítico. Los miradores permiten a los visitantes observar el comportamiento humanoide de los chimpancés —son nuestros parientes vivos más cercanos, con una coincidencia del 98,6 por ciento del ADN— y las estancias prolongadas en las casas árbol del refugio son un escaparate a la vida de la selva. «Puedes despertarte entre las copas de los árboles con el olor del perfume de las orquídeas», cuenta Aram Kazandjian, gestor de desarrollo en Tacugama.

Todos los beneficios se invierten en el funcionamiento del refugio y en proyectos de conservación. Tacugama también ha asumido el liderazgo en la política nacional y la defensa internacional y colabora con el gobierno de Sierra Leona, el Banco Mundial e Interpol para prevenir el tráfico de fauna silvestre, restringir la legislación sobre la caza de carne de animales salvajes y añadir libros sobre el medio ambiente al currículo escolar. «Aún recibimos crías de chimpancés y chimpancés huérfanos a un ritmo alarmante», afirma Kazandjian. «Las actividades humanas están empujando estas especies a la extinción y debemos combatirlo».

Cuando Goodall visitó el refugio en febrero de 2019, le esperaba una sorpresa: gracias a la iniciativa de Tacugama, Sierra Leona ha declarado al chimpancé animal nacional.

Planifica el safari: El 5 de septiembre de 2019, Sierra Leona puso en marcha un programa de visado disponible a la llegada, lo que facilita las visitas al país. El refugio, que está a 35 minutos en coche desde Freetown, capital de Sierra Leona, ofrece visitas guiadas a diario o estancias en sus seis alojamientos ecológicos, diseñados como casas árbol o casas circulares tradicionales con terrazas y hamacas que dan al bosque. Tacugama está desarrollando el primer circuito de turismo ecológico del país para incluir la isla Jaibui y el parque nacional de las montañas de Loma.

El refugio para chimpancés de Tacugama, en Sierra Leona, alberga cientos de chimpancés occidentales en peligro crítico de extinción.
Fotografía de Nick Ledger, Alamy Stock Photo

Magashi Camp, Ruanda

Por qué debes visitarlo: Para aprender a rastrear leones en un ecosistema alejado.

Ruanda es célebre por las excursiones de observación de gorilas, pero el Magashi Camp de Wilderness Safaris centra su atención en una joya desconocida: el parque nacional de Akagera. «El Magashi Camp se sitúa en el marco de una de las iniciativas de conservación de más éxito de África», afirma el guía Adriaan Mulder. El parque incluye el último ecosistema de sabana protegido de Ruanda y ahora alberga poblaciones sanas de leones reintroducidos y de rinocerontes negros orientales amenazados, así como 500 especies de aves, como el raro picozapato. El objetivo principal de Magashi, que colabora con la ONG de conservación African Parks y la Junta de Desarrollo de Ruanda, es fomentar la sostenibilidad del parque mediante el turismo.

El campamento, con vistas al sereno lago Rwanyakazinga, ofrece safaris en coche por los diversos hábitats del parque, que oscilan de llanuras abiertas a montañas verdes. Los huéspedes participan directamente en las labores de documentación y protección de los grandes felinos del parque, ayudando a los guías a usar equipos de telemetría para rastrear a los leones y a sacar fotos para los kits de identificación de leopardos. «Con el suministro de fotografías de los rostros o los costados de los animales, podemos determinar qué leopardos vemos y hacernos una idea aproximada de la superficie de sus territorios y de cuántos hay en la zona», explica Mulder. Otro objetivo del rastreo de leones es garantizar que los animales no salgan de las fronteras protegidas del parque.

Magashi también ayuda a las mujeres a ascender: la directora del campamento, Anita Umutoni, es la primera mujer de Ruanda que dirige un hotel de lujo.

Planifica el safari: Contacta con The Africa Adventure Company para reservar una estancia en los campamentos de Wilderness Safaris. Y no te olvides de los primates: la estancia en Magashi —con seis tiendas de lujo y un salón decorado con arte indígena de Ruanda— puede combinarse con una visita al Bisate Lodge, que ofrece excursiones de observación de gorilas en el parque nacional de los Volcanes.

Bushmans Kloof Wilderness Reserve & Wellness Retreat, Sudáfrica

Por qué debes visitarlo: Puedes caminar junto a cebras en un punto de biodiversidad crítico.

Bushmans Kloof, un Unique Lodge de National Geographic, se encuentra al pie de las montañas Cederberg de Sudáfrica, en la Región Floral del Cabo protegida por la Unesco. Su vasta superficie alberga abundantes búbalos comunes, avestruces, gacelas saltarinas de El Cabo y cebras de montaña de El Cabo. Sin embargo, carece de los grandes depredadores que obligan a los viajeros a quedarse en sus vehículos en las zonas de safari más populares, como el Serengueti o el parque nacional de Kruger. Los huéspedes pueden practicar ciclismo de montaña entre formaciones de arenisca roja, ir en canoa por el lago u organizar pícnics junto a los estanques rocosos.

A veces se avista al esquivo leopardo de El Cabo en la región, pero sus poblaciones están descendiendo debido a la invasión humana y a los lugareños que creen que deben defender su ganado, aunque la presa principal de los leopardos son los saltarrocas. En colaboración con la TreadRight Foundation, Bushmans Kloof ha proporcionado pastores de Anatolia a los ganaderos locales para proteger los rebaños de ovejas. «Es imprescindible hallar soluciones naturales a los problemas», explica Rory du Plessis, director del hotel. «Estos cuidadores caninos no solo mantienen viva la fauna indígena, sino que mantienen vivo el espíritu de vivir en equilibrio».

Este equilibrio ancestral está muy presente en el arte rupestre de los pueblos indígenas bosquimanos, que llevan milenios viviendo en la zona circundante. Las escenas, que conservan una claridad muy vívida pese a tener hasta 10 000 años de antigüedad, representan a cazadores amenazando a elefantes con lanzas y a mujeres buscando alimentos con palos para excavar. Se encuentran en los casi 130 sitios con arte rupestre descubiertos en la propiedad de Bushmans Kloof. Un especialista dirige caminatas guiadas para interpretar su simbolismo. Cada primavera (de agosto a septiembre), la vida comienza de nuevo cuando la floración de El Cabo cubre las colinas de alfombras de flores de colores y especies únicas: el 30 por ciento de las plantas de esta zona no se encuentran en ningún otro lugar del planeta.

Planifica el safari: La mejor época para visitarlo es entre agosto y septiembre, para admirar la floración de El Cabo. Bushmans Kloof organiza recogidas desde Ciudad del Cabo, que está a casi tres horas y media. El hotel tiene capacidad para 34 huéspedes en su conjunto de suites y cabañas con techo de paja, ubicadas junto a un río tranquilo y a las brillantes rocas rojas donde vagan las cebras.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.
Seguir leyendo