Rodéate de naturaleza en estos diez senderos de Norteamérica

Recorre estas rutas de Alaska al Caribe para ver al mar, un volcán activo y animales salvajes.

Monday, February 10, 2020,
Por Kate Siber
Howe Sound Crest Trail
Un senderista contempla un atardecer de verano sobre la cima del monte St. Mark, en el Howe Sound Crest Trail de la Columbia Británica, una ruta de bosques exuberantes que está a media hora en coche desde Vancouver, Canadá.
Fotografía de Edgar Bullon, Alamy Stock Photo

Hay muchos lugares del mundo que pueden explorarse a pie. Estos senderos norteamericanos (sí, Centroamérica y el Caribe cuentan) te abrirán las puertas a paisajes espectaculares, una fauna prolífica y nuevas culturas. Estas son algunas de las rutas más espectaculares para adentrarse en terrenos salvajes, de un fiordo francocanadiense a la icónica costa hawaiana. Hemos puesto énfasis en la soledad, ya que muchas no están muy frecuentadas. Aunque los recorridos pueden llevar un día entero, una semana o más, pueden dividirse en jornadas más cortas y manejables.

Howe Sound Crest Trail, Columbia Británica

Este sendero, a media hora en coche desde el centro de Vancouver, serpentea entre bosques de cicuta, tundra alpina y cordilleras elevadas con vistas a las islas y a las aguas azules marino del estrecho de Howe. A veces, hay que escalar, saltar entre rocas y enfrentarse a duras condiciones meteorológicas, pero vale la pena para disfrutar de las vistas espectaculares que ofrece el paisaje: picos como el monte Harvey y los Lions, un descenso que pasa frente a lagos y arbustos de arándanos. Distancia: 27 kilómetros de extremo a extremo, de uno a tres días.

Kalalau Trail, Kauai, Hawái

Desde el mar, los acantilados empinados y llenos de vegetación de la costa de Napali, en Kauai, parecen impenetrables. Pero este sendero legendario los bordea y recorre los acantilados entre la playa Ke’e y Kalalau, una lengua de arena idílica que solo se alcanza a pie o en barco. Cuando llueve, el camino puede ser resbaladizo y peligroso y no es muy recomendable si sufres acrofobia, pero sus maravillas naturales hacen que valga la pena: cascadas que caen por los valles y vistas del horizonte del Pacífico. Distancia: 35 kilómetros ida y vuelta, de uno a tres días.

La vegetación tropical (y a veces los senderos resbaladizos) encabezan el exuberante Kalalau Trail, en la costa Napali de Kauai, Hawái.
Fotografía de Jumping Rocks, Universal Images Group/Getty Images

Le Fjord Trail, Quebec

El pueblo aborigen de Quebec llama Pitchitaoitchez al fiordo de Saguenay, que puede traducirse por «el que fluye entre dos montañas». Es una descripción muy apropiada del terreno del parque nacional que lleva su nombre y que se encuentra a unas tres horas en coche al nordeste de la ciudad de Quebec. Este sendero de dificultad media atraviesa bosques de abetos balsámicos y abedules y pasa frente a miradores alpinos con vistas al fiordo por una pendiente de 183 metros. Quizá veas animales como osos negros, castores e incluso alces. Distancia: 42 kilómetros de extremo a extremo, de dos a cuatro días.

Teton Crest Trail, Wyoming

Este es uno de los mejores senderos de travesía de montaña de Estados Unidos. Es un camino extenuante que une las rutas del bosque nacional Bridger-Teton de Wyoming y el parque nacional Grand Teton. Se adentra en un paraje alpino digno de la realeza: campos plagados de flores silvestres, montañas oscuras que rozan el cielo, lagos bucólicos y fauna salvaje de gran tamaño (como bisontes, osos y lobos). Hay campamentos por el camino, como una plataforma para tiendas a orillas del lago Marion y escondrijos en la plataforma del cañón Death. En este último, dormirás contemplando un extenso cañón plagado de precipicios. Distancia: 56 kilómetros de extremo a extremo, de cuatro a cinco días.

El Teton Crest Trail de Wyoming ofrece vistas asombrosas de prados y montañas.
Fotografía de Jeff McCord, Alamy Stock Photo

Sierra High Route, California

Se rumorea que muy pocos mochileros completan cada año esta ruta extraordinaria, un lazo que serpentea a lo largo de la espina dorsal de la cordillera de Sierra Nevada y se adentra en los parques nacionales de Yosemite, del cañón de los Reyes y de las Secuoyas. Aunque no está muy lejos de la densa población de California, la ruta parece encontrarse a años luz, con subidas rocosas, campos llenos de flores silvestres y cielos estrellados. Distancia: 314 kilómetros, de 15 a 20 días.

Brooks Range Traverse, Alaska

En verano, los senderistas más experimentados deben subirse a un aeroplano para adentrarse en la franja más septentrional de las Montañas Rocosas, donde no se han establecido senderos (ni campamentos), pero donde abunda la naturaleza alaskeña prístina: picos de hasta 2700 metros, valles llenos de plantas propias de la tundra, manadas de caribúes y de los osos grizzly que los cazan. «Es el mejor lugar de Norteamérica para practicar travesía de montaña», cuenta Andrew Sruka, un mochilero profesional y exaventurero del año de National Geographic. Distancia: Variable; la mayoría de las excursiones son de más de siete días.

Galería relacionada: Parques nacionales de Estados Unidos

Presidential Traverse, Nuevo Hampshire

Esta ruta por las montañas Blancas de Nuevo Hampshire conecta nueve picos que llevan el nombre de presidentes estadounidenses a través de 2600 metros verticales de escalada, gran parte de ella en un territorio alpino sensible sobre el límite del arbolado. Hay cabañas de estilo europeo por toda la ruta que ofrecen alojamiento en literas, desayuno y cena. A medio camino, subirás a la cima del monte Washington, el pico más alto del Noreste de Estados Unidos desde donde podrás contemplar cinco estados a la vez cuando esté despejado. Distancia: 32 kilómetros de extremo a extremo, de uno a cuatro días.

Volcán Acatenango, Guatemala

Hay varios volcanes sobre la ciudad colonial de Antigua, en Guatemala (que figura en los mejores destinos para 2020 de National Geographic), como el volcán Fuego, que sigue activo y expulsa humo. Para admirar su ferocidad, escala su vecino pacífico e inactivo de 3976 metros, el Acatenango. Hay una ruta que bordea campos de cultivo y bosques de nubes y pinares primarios y que conduce hasta un cono yermo de roca suelta en la cima. Durante la caminata, disfruta de vistas a los volcanes, el campo y al lago Atitlán. Distancia: 14 kilómetros ida y vuelta, de uno a dos días.

Cuando asciendes por el sendero del volcán inactivo Acatenango, en Guatemala, se puede ver el volcán adyacente Fuego, que expulsa humo.
Fotografía de Al Argueta, Alamy Stock Photo

Sendero nacional Waitukubuli, Dominica

Entre los paisajes selváticos y las rocas volcánicas de una de las islas menos turísticas del Caribe, este sendero relativamente nuevo (inaugurado en 2013) conduce a los visitantes hasta las pequeñas comunidades interiores del pueblo indígena kalinago. El sendero está bien señalizado y te llevará por aguas termales, playas escondidas entre acantilados y árboles de la canela, pero prepárate para las laderas resbaladizas y el calor sofocante. Distancia: 185 kilómetros de extremo a extremo, de 10 a 14 días.

Longs Peak Climb, Colorado

Asciende un pico de más de 4000 metros recorriendo la Keyhole Route hasta la cima del monte más alto del parque nacional de las Montañas Rocosas, a solo 120 kilómetros al noroeste de Denver. Unos 15 000 escaladores intentan llegar a la cumbre cada año, pero solo la mitad lo consigue debido al mal de altura, la fatiga y el mal tiempo. Los senderistas expertos suelen comenzar sobre las dos de la mañana para completar la ruta, que atraviesa tundra alpina, rocas de granito, glaciares y lagos. Distancia: 24 kilómetros ida y vuelta, de 10 a 15 horas.

Este artículo es un extracto del nuevo libro de National Geographic, 100 Hikes of a Lifetime: The World’s Ultimate Scenic Trails. Se ha publicado en inglés en nationalgeographic.com.
Kate Siber es una escritora autónoma y autora del libro infantil National Parks of the U.S.A. Síguela Twitter.
Seguir leyendo