La propagación del coronavirus a nivel mundial está afectando a los viajes. Mantente al corriente de lo que científicamente se conoce de este brote>>

Por qué Laos cree que este dios serpiente merece ser reconocido por la UNESCO

Ya sea coronando templos o deslizándose sobre tejidos tradicionales laosianos, las nagas son un tesoro cultural en este país del sudeste asiático.

Por Rachna Sachasinh
Publicado 22 dic 2021, 13:05 CET
La cabeza de un naga, un legendario dios mitad hombre y mitad serpiente

La cabeza de un naga, un legendario dios mitad hombre y mitad serpiente, corona un templo en Thakhek (Laos). El espíritu del agua es venerado por religiones como el budismo y el animismo en este país del sudeste asiático. También es un motivo importante en los tejidos laosianos.

Fotografía de Tom Grundy, Alamy Stock Photo

En Laos, una leyenda cuenta que un apuesto espíritu del agua, mitad serpiente y mitad humano, conocido como naga, atrae a una hermosa tejedora para que sea su novia en las profundidades del río Mekong. Aunque este dios con aspecto de dragón puede verse en todo el Sudeste Asiático -sonriendo desde los tejados, retorciéndose en los murales de los templos y formando las barandillas de las escaleras que conducen a las salas de oración-, la naga es un motivo especialmente esencial en los tejidos laosianos.

Kiang Ounphaivong, tejedora de Ock Pop Tok, un estudio artesanal de Louangphabang (Laos), incorpora elementos de naga en cada tejido, como hicieron su madre y su abuela antes que ella. "Quizá si tejo algo realmente bonito, la naga también se case conmigo", ríe.

La naga es tan importante en la vida cotidiana de los laosianos -y en la fabricación de textiles- que el país cree que la UNESCO debería tomar nota. Este año, Laos propuso que los motivos naga de los tejidos fueran reconocidos en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) de la organización. Esta distinción reconoce la importancia de creencias, costumbres y habilidades como la danza, la preparación de alimentos y la artesanía intrínseca a culturas y lugares específicos. Las tradiciones se inscriben durante una reunión que se celebra cada diciembre en París; entre los elementos añadidos a la lista en años anteriores se encuentran la comida callejera de Singapur, la música de fado portuguesa y la confección de telas de corteza en Uganda.

Entrar en la lista puede dar a las tradiciones ancestrales suficiente reconocimiento y buena prensa para atraer al turismo. Con las tradiciones de tejido en peligro debido a la globalización, el visto bueno podría llegar justo a tiempo para que la naga siga deslizándose por la artesanía tradicional laosiana durante generaciones.

Las raíces del naga

Los habitantes de Laos, un pequeño país sin salida al mar situado entre Tailandia, Camboya, Vietnam, China y Myanmar, llevan más de 2000 años adorando a los espíritus de las serpientes de una forma u otra. Celebrado en la artesanía, la arquitectura y los festivales, el naga, o nak en laosiano, unifica los diversos grupos étnicos del país -hay al menos 50- y tiende un puente entre sus duraderas creencias animistas y budistas.

Louangphabang, en Laos, se encuentra en la intersección de los ríos Mekong y Nam Khanh. Las leyendas dicen que la ciudad está custodiada por 15 nagas o espíritus de serpiente.

Fotografía de Tjetjep Rustandi, Alamy Stock Photo

"Los espíritus del agua en forma de serpientes, dragones y cocodrilos eran venerados por los colonos jemeres de Laos desde el año 2000 a.C.", afirma Stéphane Rennesson, experto en nagas del Laboratorio de Etnología y Sociología Comparada de París.

Estas primeras comunidades, que se ganaban la vida con la agricultura, la pesca y la búsqueda de alimentos, tenían -y siguen teniendo- una fuerte conexión con el agua. Cuando se introdujo el budismo en el siglo XIV, la naga fue ungida como protectora de la religión. De hecho, cuando los jóvenes laosianos se ordenan como monjes budistas, se les llama nak, ya que hacen sus votos en nombre de la naga.

"Desde el día en que nacemos, oímos historias sobre la naga como nuestro ancestro y nuestro protector. Todas las mujeres tienen algo con una naga", dice Viengkham Nanthavongdouangsy, tejedora y diseñadora afincada en Vientián y miembro de la Asociación de Artesanía de Laos. Trabajó con el Ministerio de Información, Cultura y Turismo de Laos en la solicitud del estatus de la UNESCO.

Las mujeres laosianas se visten con coloridas sinhs, o faldas de tubo, tejidas a mano, con elaborados dibujos de naga que se enroscan en sus dobladillos. Es sólo una de las muchas formas en que el dios serpiente se entreteje en el tejido de las ciudades y pueblos, inseparable de la vida cotidiana. 

(Los peligros de las presas del Sudeste Asiático para el medio ambiente y los humanos)

Varias formas del dios serpiente adornan los templos budistas desde el Triángulo de Oro (donde el Mekong se adentra en territorio laosiano) hasta el sur profundo del país, formando dramáticas barandillas en las escaleras de entrada a los templos; como una escultura dorada de nueve cabezas que da sombra a un Buda meditando en Wat Si Muang, un templo budista del siglo XVI en la capital, Vientiane. Los barcos de madera de cola larga utilizados para el tránsito y el turismo, que surcan los canales limosos del Mekong, imitan incluso los contornos nervudos de las nagas.

Ciudad de las serpientes

"Hoy en día, la naga está integrada en las prácticas indígenas animistas y budistas contemporáneas", dice Tara Gujadhur, cofundadora del Centro de Artes Tradicionales y Etnología (TAEC), un museo de Louangphabang donde se puede ver la serpiente de río en las exposiciones de la colección textil o entre las artesanías a la venta en la tienda de regalos.

(Mekong: el río más importante del Sudeste Asiático se adentra en terreno desconocido)

El mejor lugar para ver nagas puede ser Louangphabang (a menudo llamada Luang Prabang), una ciudad reconocida por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad y situada en la confluencia de los ríos Mekong y Nam Khanh. Los viajeros la conocen por su mezcla de deslumbrantes templos budistas y arquitectura de la época colonial francesa; pero para Laos, es un importante centro de tránsito para los naga, que se dice que utilizan sus vías fluviales para viajar entre el mundo de los espíritus y el de los humanos. Las serpientes custodian cada uno de los 33 templos de la ciudad, gruñendo en la base del monte Phousi -un montículo en el centro de la ciudad- y blandiendo sus colas en las columnas del Wat Xieng Thong, del siglo XV.

Izquierda: Arriba:

Construido en 1904, el palacio Haw Kham de Louangphabang fue el hogar de los reyes laosianos hasta que la monarquía fue derrocada en 1975. Las cabezas de naga adornan sus tejados.

Derecha: Abajo:

Las formas naga decoran las columnas de Wat That Luang, un templo budista de Louangphabang que data de 1548.

fotografías de iStock Photos, Getty Images

Según la leyenda, 15 nagas protegen a Louangphabang, que honra a sus espíritus patronos con un Festival de Carreras de Barcos en agosto y un Festival de Luces en otoño, en el que las carrozas con forma de serpiente desfilan por la ciudad y se liberan en el Mekong.

Historias tejidas en nagas

Antes de que Laos adoptara una lengua escrita, los tejidos transmitían la historia oral y los cuentos populares de una generación a otra. En estas historias, contadas en seda y algodón, el naga es un protagonista formidable, a la vez noble y traicionero, un espíritu guardián capaz de conceder la abundancia o desatar la calamidad.

En el pasado, "las mujeres tejían complejos motivos para mostrar su habilidad. Otras mujeres los compraban porque mostraban su estatus", dice Nanthavongdouangsy. Sin embargo, décadas de guerra prolongada e inestabilidad a mediados del siglo XX afectaron a la producción de seda y al acceso a los tejidos de alta calidad.

Las generaciones más jóvenes emigran cada vez más a las zonas urbanas, por lo que es menos probable que se dediquen a tejer. En los bazares y mercados artesanales, las ventas de sinhs y baratijas baratas hechas en fábrica ya superan a las de los tejidos a mano. "Si el tejido desaparece", dice Nanthavongdouangsy, "también lo hacen las historias naga que cuentan".

Izquierda: Arriba:

Una tejedora trabaja en su telar en Ock Pop Tock, un estudio artesanal de Louangphabang.

Fotografía de Chisanu LIENGPAN, Alamy Stock Photo
Derecha: Abajo:

Los nagas mitológicos se tejen en un tejido tradicional laosiano. Los motivos son populares en los sinhs (faldas), así como en pañuelos y colgantes.

Fotografía de GFC Collection, Alamy Stock Photo

Muchas tejedoras laosianas siguen ejerciendo su oficio en sus aldeas natales; otras se encuentran en talleres y centros de formación como Ock Pop Tok y Houey Hong en Vientiane, ambos abiertos a los visitantes para visitas y clases.

Trabajando en seda o algodón en telares tradicionales de madera, los tejedores crean los "cuerpos" de las nagas con hilos blancos, reservando madejas de color rojo, verde y dorado -colores asociados al poder y la magia- para sus crestas. Las tejedoras lanzan y anudan los hilos formando cuadrados, triángulos y líneas paralelas que sugieren una serpiente dejando huellas en un lienzo de seda.

¿Qué es el patrimonio cultural inmaterial?

La UNESCO (brazo cultural de las Naciones Unidas) comenzó a reconocer los sitios del Patrimonio Mundial en 1972, centrándose en obras maestras de la arquitectura como el Coliseo de Roma, la Gran Muralla China y Machu Picchu (Perú).

Por aquel entonces, la UNESCO definía el patrimonio cultural como estructuras realizadas con materiales y métodos antiguos. Este criterio, un tanto estrecho de miras, pasaba por alto el hecho de que la cultura puede expresarse de múltiples maneras. En 2003, la UNESCO amplió sus parámetros para incluir expresiones vivas o intangibles como la música, la danza, la narración, los festivales y la artesanía.

Para entrar en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial, los países presentan una solicitud a la Secretaría de la UNESCO en París. A continuación, un grupo de folcloristas y antropólogos de los países miembros evalúa las tradiciones propuestas en función de su contribución a la diversidad mundial y de su representatividad en las comunidades. Finalmente, los miembros de la UNESCO votan qué elementos se añaden a la lista durante una reunión anual en diciembre. 

"El patrimonio cultural inmaterial es la vida que hay detrás de una cultura", dice Gujadhur. "Sin las creencias, las ceremonias, la música, la comida, la lengua -acciones que dan vida a una comunidad-, lugares como Louangphabang serían cascarones vacíos".

El 16 de diciembre, la UNESCO añadió 48 nuevas inscripciones a la lista de intangibles, entre las que se encuentran la caza de trufas italiana y las orquestas gamelán indonesias. Los motivos naga de los tejidos laosianos no pasaron el corte, pero quienes trabajaron en la candidatura esperan que el reconocimiento acabe llegando. 

Distinciones como lo tangible y lo intangible no existen para tejedoras como Ounphaivong, para quien la poderosa serpiente del río es inmutable, serpenteando en espiral a través de los trozos de seda y algodón que prepara cada día. "Nak mee u jing", me dice Ounphaivong. "Naga es importante. Está en todas partes".

Rachna Sachasinh escribe sobre viajes y cultura y ha trabajado con grupos de artesanos, incluso en Laos. Vive en Chiang Mai (Tailandia). Síguela en Instagram.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
Tablas japonesas de deseos y oración, un bello símbolo de esperanza
Viaje y Aventuras
Explora la antigua ciudad de piedra de Siem Reap, en Camboya
Viaje y Aventuras
Estos frescos rompieron las convenciones del mundo del arte italiano
Viaje y Aventuras
¿Es Mérida la joya más desconocida e infravalorada del Imperio romano?
Viaje y Aventuras
38 lugares sagrados con una arquitectura impresionante

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved