Nápoles, un viaje de 2000 años a un pasado que ahora baila con la modernidad

Excavaciones arqueológicas recientes, restauraciones artísticas y mucha pizza hacen que ahora sea el momento de visitar esta ciudad del sur de Italia.

Bajo las calles de Nápoles (Italia), las catacumbas de San Gaudioso albergan restos de cristianos de los siglos IV al XVII d.C. La ciudad, de 2.000 años de antigüedad, es una fascinante mezcla de lugares antiguos, comida tradicional y nuevas energías.

Fotografía de Massimo Siragusa, Agence VU/Redux
Por Julia Buckley
Publicado 10 feb 2022, 11:50 CET

En Nápoles, Italia, el pasado y el presente se entremezclan constantemente. Sí, es bulliciosa. Sí, es caótica. También es eléctrica y llena de intriga. Algunos de los nuevos descubrimientos actuales cuentan con siglos de historia: un alijo de tumbas griegas en las profundidades de la ciudad moderna; un merendero de la época romana con grafitis en la cercana Pompeya.

Una vista de Nápoles incluye sus estrechas calles del centro, así como la colina del Vomero, un punto elevado que alberga una fortaleza medieval y un monasterio histórico.

Fotografía de Salvatore Laporta, Kontrolab/LightRocket/Getty Images

Esta mezcla de pasado y futuro ha sido siempre la belleza de Nápoles: fundada como Neapolis ("ciudad nueva") por los colonos griegos en torno al año 600 a.C., es un lugar que está constantemente recontando su propia historia. En lugar de dar la espalda a la pizza, los jóvenes napolitanos la reimaginan; las galerías alternan obras contemporáneas entre las obras maestras del Renacimiento; y los artistas encuentran inspiración para su trabajo en una historia de 2000 años. 

Todo esto da a Nápoles una energía que pocas ciudades tienen. He aquí cómo explorar la metrópolis del sur de Italia.

Barrio antiguo, energía nueva

En Sanità es donde late actualmente esta energía con más intensidad. Antes era una de las zonas más pobres de Nápoles y, hoy, una de las más populares. Pero mientras que en otras ciudades la gentrificación excluye gradualmente a los lugareños, la aparición de Sanità ha sido más bien una revalorización de lo que ya existía.

Sanità no sólo es un microcosmos de Nápoles (restos arqueológicos romanos, palacios renacentistas elegantemente descascarillados, motos que se cuelan mires donde mires...), sino que es otro lugar donde lo antiguo y lo nuevo se entremezclan. En la iglesia de Santa Maria della Sanità, el arte moderno se codea con el antiguo; en sus entrañas, los jóvenes del quartiere (barrio) ofrecen visitas a las catacumbas de San Gaudioso, con frescos de esqueletos del siglo XVII.

En el centro de la Piazza Sanità del barrio, hay una estatua de bronce contemporánea de un joven en vaqueros y camiseta, con el brazo izquierdo sobre la rodilla mientras mira tímidamente hacia abajo. Es un retrato de Genny Cesarano, que tenía 17 años cuando fue asesinado por la mafia de la Camorra en 2015, un transeúnte inocente atrapado en el fuego cruzado mientras charlaba con sus amigos en la plaza. Su muerte conmocionó al barrio obrero. 

"Todo el mundo acudió a la plaza para protestar", cuenta el artista Paolo La Motta. Nadie quería olvidar, así que los vecinos pidieron a La Motta que hiciera la escultura para recordarlo. 

Sin embargo, la figura resulta familiar, ya que el artista basó su postura en la de un bronce desnudo del dios romano Hermes, fundido hace casi 2000 años para la fastuosa Villa dei Papiri de Pompeya. La figura antigua está sola en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles y la Genny de bronce ocupa un concurrido espacio de reunión, con el cuello colgado de rosarios colocados con cariño por la comunidad local. 

Izquierda: Arriba:

Los pequeños restaurantes se alinean en una estrecha y centenaria calle de piedra en Nápoles, Italia.

Fotografía de Lorenzo Moscia, Archivolatino/Redux
Derecha: Abajo:

Los visitantes recorren el Lungomare de Nápoles (paseo marítimo), que ofrece vistas de la bahía y un respiro de la agitada ciudad.

Fotografía de Pablo Castagnola, Anzenberger, Redux

Más adelante, Alessandra Calise se prepara para abrir las tumbas de 2300 años de antigüedad que se encuentran bajo su elegante B&B, Casa d'Anna. El Ipogeo dei Cristallini es un extraordinario conjunto de cuatro tumbas pintadas al fresco, que formaron parte de una necrópolis más amplia de la Neápolis griega desde el siglo IV a.C. hasta el siglo I d.C. 

Perdidas durante casi dos milenios, las tumbas fueron descubiertas en 1889 cuando un antepasado del marido de Calise estaba cavando para obtener agua en su jardín. A partir de junio, la familia pretende abrirlas al público mediante pequeñas visitas guiadas. A 12 metros bajo tierra, la tumba más notable tiene nombres de los muertos garabateados en griego en las paredes; suntuosos sarcófagos con forma de cama pintados en brillantes escarlatas, turquesas y amarillos; y una gorgona con pelo de serpiente que lanza el mal de ojo.

Aquí no sólo se exhibe historia antigua; al lado, el joyero Vincenzo Oste ha abierto un pequeño hotel-galería sobre su taller y lo ha llenado de arte de su padre, el difunto escultor napolitano Annibale Oste.

Los napolitanos suelen recurrir a motos como las vespas para desplazarse por las estrechas calles de la ciudad.

Fotografía de Pablo Castagnola, Anzenberger, Redux

Una vez más, el pasado y el presente se fusionan: las habitaciones del Atelier Inés (que lleva el nombre de la esposa de Vincenzo Oste, también joyero) son una mezcla generacional: las lámparas y esculturas de Annibale Oste se combinan con los accesorios de Vincenzo e Inés. Las puertas están inspiradas en los jarrones encontrados en las antiguas tumbas griegas; incluso las escobillas del inodoro se diseñaron en la planta baja y se fundieron en la cercana fundición de Oste.

"Los artistas siempre han sacado a relucir nuestra historia", dice, y añade que la ubicación de Nápoles (junto a un volcán activo y abierta a los ataques del mar) ha inculcado la necesidad de tener la historia a mano. "Nápoles es un lugar de alto riesgo: sabemos que todo puede cambiar de un segundo a otro", dice. "Así que intentamos arrastrar cosas del pasado al presente antes de que desaparezcan. Y por esa incertidumbre del Vesubio, renovamos, renovamos, renovamos".

El arte a través de los tiempos

En el ámbito del arte es donde se hace más evidente este entrelazamiento entre pasado y presente. La iglesia de Pio Monte della Misericordia, en el centro histórico, es conocida por su retablo de Caravaggio, Las siete obras de misericordia. Es un cuadro enorme y excéntrico de ángeles en picado y personas iluminadas en diversos grados de necesidad, pero me llaman la atención las esculturas de coral que lo rodean, del artista contemporáneo Jan Fabre, y la relajante escultura de Anish Kapoor en la galería de arriba. Cerca, un Banksy se ha instalado junto a una de las pizzerías más tradicionales del centro histórico.

La iglesia de Pio Monte della Misericordia, en el centro de Nápoles, alberga un retablo pintado por Caravaggio en el que aparecen ángeles aéreos y personas necesitadas.

Fotografía de Mario Laporta, Kontrolab/LightRocket/Getty Images

También está el Museo di Capodimonte, en un extenso palacio real del siglo XVIII. En su interior, las obras de arte moderno se intercalan entre los Tizianos y los Caravaggios, dinamizando a los antiguos maestros, mientras que la planta superior está dedicada a los artistas contemporáneos. Junto a Andy Warhol y Louise Bourgeois está Paolo La Motta, de Sanità, cuyo políptico de Genny Cesarano, inspirado en el Renacimiento, resplandece con su fondo mostaza que brilla como el sol. Según La Motta, esto se debe a los ocres inspirados en Pompeya que ha utilizado.

Porque incluso los restos antiguos de la ciudad tienen esa misma energía frenética napolitana. Cerca de la catedral, las autoridades han abierto recientemente la zona arqueológica de Carminiello ai Mannesi. Una bomba de 1943 destruyó aquí una iglesia medieval, revelando un complejo de baños romanos debajo. Los visitantes pueden ver los arcos de ladrillo de abajo, las bañeras de mármol de arriba y la ropa que cuelga de los bloques de apartamentos que se aprietan alrededor. El único teatro romano de Nápoles está siendo renovado para su apertura en 2023.

Incluso la inerte Pompeya está dando sorpresas, gracias a las excavaciones en el Regio V, una sección de la ciudad hasta ahora inexplorada. El Vesubio se asoma amenazante al fondo mientras camino por la calle original pavimentada con basalto hasta el thermopolium, un local de comida rápida romano, inaugurado en 2021.

(Herculano, en Napoles, y otras 9 ciudades fantasma)

Aquí, los arqueólogos encontraron restos de comida en ánforas encajadas en un mostrador de buffet, con olor a vino mientras excavaban. El mostrador está pintado con el color ocre de La Motta y pintado al fresco con imágenes de pollos y aves (el menú). En el exterior, los eslóganes electorales - "¡Es un hombre de honor! Vota por él!" - cubren las paredes.

Los turistas visitan las ruinas de Herculano, una de las dos antiguas ciudades romanas cercanas a Nápoles que quedaron preservadas en cenizas cuando el Monte Vesubio entró en erupción en el año 79 d. C.

Fotografía de Ivan Romano, Getty Images

Un trabajador friega el suelo del thermopolium (una especie de merendero antiguo), desenterrado en 2021 en Pompeya y abierto recientemente al turismo.

Fotografía de Michele Amoruso, AGF/Universal Images Group/Getty Images

Cerca de allí, en la Casa del Giardino, que estaba siendo renovada en el momento de la erupción, hay una inscripción que cambió la historia de Pompeya: "El material debe ser entregado antes de noviembre". Antes se pensaba que Pompeya había sido destruida en agosto del 79 d.C., pero esta inscripción, garabateada en una pared por los constructores, retrasa la fecha a octubre. Y ahí lo ha vuelto a hacer, pienso, Nápoles reescribiendo su historia 2000 años después.

Pizza tradicional, pero con un giro

Por supuesto, los equivalentes modernos de Nápoles a ese termopolio son las pizzerías. En Le Figlie di Iorio, Teresa Iorio echa los ingredientes (bolas de carne, maíz, incluso crema) en la masa, mientras su hermana grita los pedidos. Su especialidad es la pizza frita, me dice, de la que se encargaron las mujeres durante siglos mientras los hombres giraban los discos de masa.

Gino Sorbillo, uno de los cerca de 3.000 pizzaiuoli (pizzeros) de Nápoles, estira la masa en su restaurante homónimo. Los pizzeros están reconocidos como patrimonio de Italia por la UNESCO.

Fotografía de Gianni Cipriano, The New York Times/Redux

La tradición es importante para ella. "Tenemos que recordar nuestras raíces", dice. "Si una pizza se convierte en gourmet, ya no es pizza". Sin embargo, su creación, que le valió el galardón de mejor pizza frita del mundo en 2017 (Femmena e Fritta, o "Femenina y Frita") parece cualquier cosa menos tradicional: ricotta, limón, pistachos, mortadela y provolone.

(Este es el país menos visitado de Europa)

Ahí es donde me equivoco, me dice Teresa. Para empezar, ella creció comiendo mortadela porque el jamón serrano era caro. Además, los panecillos rellenos de ricotta eran populares cuando era niña. "Así que en mi pizza, asocié muchas cosas con las que me crié", explica. "Hay que seguir innovando, pero hay que encontrar la manera de mantener la tradición al mismo tiempo". 

Frenética, inventiva y siempre despojándose de una piel para revelar la que hay debajo: pocas ciudades son tan emocionantes como Nápoles.

Julia Buckley es una escritora afincada en Venecia, Italia. Síguela en Twitter.

Una versión de este artículo se publicó por primera vez en inglés en el número de diciembre de 2021 de National Geographic Traveller (Reino Unido) y más tarde en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
¿Es Mérida la joya más desconocida e infravalorada del Imperio romano?
Viaje y Aventuras
Así es la vida a la sombra de un volcán activo
Viaje y Aventuras
Un tentador viaje al corazón de Sicilia
Viaje y Aventuras
¿Podrán los secretos de la isla de Kárpatos atraer al turismo sostenible?
Viaje y Aventuras
Estos frescos rompieron las convenciones del mundo del arte italiano

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved