¿Te atreves a descubrir Chiapas en busca de las ciudades mayas perdidas de México?

Tumbas llenas de jade. Pistas de pelota milenarias. Rituales de sangrientos. Visita Chiapas para conocer las ruinas y los secretos de las ancestrales civilizaciones mexicanas.

Por Erick Pinedo
Publicado 23 nov 2023, 16:45 CET
Antiguo yacimiento maya de Palenque en Chiapas, México

En Chiapas (México), el antiguo yacimiento maya de Palenque alberga pirámides escalonadas, plazas ceremoniales y un gran palacio.

Fotografía de MacDuff Everton, Nat Geo Image Collection

Los antiguos mayas prosperaron durante unos 3000 años y crearon un legado monumental que sigue inspirando la cultura pop, desde series de animación hasta videojuegos. Sus pirámides escalonadas de piedra y los muros de sus templos tallados con glifos se encuentran en Guatemala, Belice y México, ubicación de los conocidos yacimientos de Tulum, Chichén Itzá y las pirámides de Uxmal.

Pero los asentamientos y lugares de culto mayas menos conocidos y transitados de Chiapas (el estado más meridional de México) también merecen ser descubiertos por su combinación de arqueología y naturaleza.

El más famoso y grande de ellos, Palenque, es el tema central del primer episodio de la segunda temporada de Ciudades perdidas al perdidas con Albert Lin, que se estrenará en España el 4 de diciembre a las 22.00 (hora peninsular) en el canal de National Geographic y en NatGeo NOW un día más tarde. En él, el científico y explorador de National Geographic Albert Lin utiliza métodos de alta tecnología para adentrarse en el histórico yacimiento.

"Palenque es el lugar donde comenzó la arqueología maya, desde aquel primer atisbo de glifos y pirámides en la selva", dice Lin, refiriéndose al redescubrimiento del yacimiento por los exploradores españoles del siglo XVIII.

Un bajorrelieve del dios maya Xibalba está esculpido en la pared de un templo de Palenque. Aparece con un enorme puro y se cree que es la imagen más antigua de alguien fumando en el mundo.

Fotografía de MacDuff Everton, Nat Geo Image Collection

He aquí cómo sumergirse en esta influyente historia entre las montañas y selvas de Chiapas.

(Relacionado: Descubre Oaxaca, el estado más dinámico de México)

Un antiguo templo y ruta comercial

La sociedad maya prosperó en Palenque entre los siglos V y IX d.C., impulsada por su ubicación en una ruta comercial entre el centro de México y la península de Yucatán. Los comerciantes transportaban sílex y obsidiana desde Guatemala y "los artesanos eran capaces de modelar estuco con un estilo muy avanzado", afirma el arqueólogo Carlos Miguel Varela Sherrer, jefe de campo del yacimiento.

En la actualidad, la mayoría de los visitantes llegan a la moderna ciudad de Palenque en avión desde Ciudad de México (1 hora 40 minutos) o Cancún, antes de recorrer un trayecto de 15 minutos en coche a través de las estribaciones sombreadas por ceibas hasta el yacimiento, reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Cientos de edificios mayas (muchos aún por excavar) se extienden por 1500 hectáreas de selva tropical.

La zona central del yacimiento, que funcionó como centro residencial, gubernamental y religioso, está dominada por el impresionante Templo de las Inscripciones, una pirámide escalonada de piedra caliza de 15 metros de altura. Este tributo de piedra al antiguo gobernante más famoso de la región, Pakal el Grande (615-683 d.C.), se excavó entre 1949 y 1954. Su máscara mortuoria de jade se exhibe ahora en el Museo Nacional de Antropología de Ciudad de México, pero el Museo de Sitio de Palenque conserva una réplica de ella y de la cámara funeraria.

Se cree que una torre de cuatro pisos en Palenque se utilizó con fines defensivos y rituales.

Fotografía de MacDuff Everton, Nat Geo Image Collection

La tumba bajo la pirámide, cerrada al público para evitar daños, tiene paredes de piedra talladas con relieves estilizados de Pakal, su familia y el inframundo, así como un enorme sarcófago hecho de una sola pieza de piedra.

"El interior parece una cueva de cristal porque la piedra caliza ha filtrado calcita en pequeñas estalactitas", dice Lin, que entró en la tumba y utilizó lidar (detección y alcance de luz) para explorarla en el programa. "A lo largo de las paredes se ven inscripciones, la historia del origen de Palenque".

Palenque también alberga más de 1500 estructuras mayas, como el Grupo de la Cruz, un trío de templos construidos a diferentes alturas, probablemente para representar el cielo, la Tierra y el inframundo. Su "Templo de la Calavera" tiene tallado en su base el relieve de un cráneo humano. Las ruinas de un palacio central, que se cree que es el de Pakal, tienen una torre de piedra de cuatro pisos, así como fontanería interior y un baño de vapor.

"La región tiene mucha piedra, lo que permitió un trabajo arquitectónico único", dice Varela.

(Relacionado: Visita esta preciosa isla mexicana sin coches)

Una ruta maya por Chiapas

Más allá de Palenque, se puede seguir la ruta comercial maya a través de Chiapas. 128 kilómetros al sur, la ciudad-estado de Toniná estuvo habitada entre los siglos I y XVI d.C. por los enemigos ancestrales de Palenque. En el siglo XIV, erigieron la pirámide más alta que existe en América, la "Acrópolis", de 320 metros de altura.

Es el ancla de un yacimiento en el que los templos-pirámides están dispuestos en terrazas de tierra sobre una plaza central en la que los mayas jugaban a la pelota. Estudios arqueológicos recientes sostienen que los habitantes de Toniná combinaban las cenizas de sus gobernantes difuntos con caucho para fabricar pelotas de pelota.

A tres horas en coche hacia el oeste, las ruinas de Yaxchilán bordean las orillas del río Usumacinta (la frontera natural entre México y Guatemala). Es probable que encuentres más monos aulladores que turistas entre las estelas y templos de intrincada talla donde el clan "Jaguar" prosperó entre los años 500 y 700 d.C.

A cinco horas en coche hacia el este desde Yaxchilán, Bonampak alberga estructuras en ruinas como el Templo de los Murales, donde coloridos frescos de la vida en la corte maya adornan las paredes. Escenas que representan rituales de derramamiento de sangre y desfiles de músicos dan idea de una cultura compleja que sigue fascinándonos.

Puedes ver la primera temporada de 'Ciudades perdidas con Albert Lin' en Disney+. The Walt Disney Company es el socio mayoritario en National Geographic Partners.

El periodista mexicano Erick Pinedo fue editor de la edición latinoamericana de National Geographic. Síguelo en Instagram.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved