Este paraíso del esquí en Canadá es uno de los lugares más nevados de la Tierra

Revelstoke, en la Columbia Británica, situada en un bosque pluvial templado del interior conocido por sus épicas nevadas, es el lugar perfecto para disfrutar del invierno y sus deportes.

Un "splitboarder" (tabla de snowboard que se desmonta en dos) atraviesa una ladera cubierta de nieve cerca de Revelstoke (Columbia Británica). Revelstoke, donde cada año se registran nevadas récord, atrae a viajeros que practican esquí, snowboard y raquetas de nieve.

Fotografía de Hywel Williams
Por Jayme Moye
Publicado 11 ene 2024, 15:03 CET

El bosque pluvial del interior de la Columbia Británica es uno de los lugares más nevados del planeta. Su principal estación de esquí, Revelstoke, ostenta el récord norteamericano de nieve caída en un solo invierno: la friolera de 20 metros en 1971-1972. Y Revelstoke Mountain Resort recibe entre 1000 y 1200 centímetros de nieve cada temporada.

Los bosques pluviales del interior son raros y se encuentran principalmente en el sureste de la Columbia Británica, Siberia y el este de Rusia. Estos inusuales ecosistemas permanecen húmedos todo el año (piensa en líquenes que gotean de las ramas de los árboles y rocas cubiertas de musgo esponjoso). Pero, a diferencia de otros tipos de selva, la mayor parte de la humedad cae en forma de nieve.

La ciudad de Revelstoke, en la Columbia Británica, recibe algunas de las nevadas más intensas del planeta.

Fotografía de Bruno Long

"Bosque de nieve es probablemente una palabra más adecuada", dice Christy Shaw, residente en Revelstoke, etnobotánica y cocreadora del libro y la exposición Historias del bosque: Reflexiones sobre un bosque templado interior.

Para los entusiastas de los deportes de nieve, no hay mejor lugar para estar en invierno que Revelstoke, perfectamente situado entre las subcordilleras Monashee y Selkirk de las montañas Columbia. He aquí cómo disfrutar al máximo de este paraíso invernal canadiense.

Mapa de situación de Revelstoke

Esquí en Revelstoke

Además de batir récords de nevadas, Revelstoke Mountain Resort (RMR) es la estación con más desnivel de Norteamérica: 1712 metros. The Last Spike es una de las pistas de esquí más largas del planeta, que serpentea por el flanco sur del monte Mackenzie a lo largo de 15,2 kilómetros. Para los expertos en nieve polvo, los bowls alpinos de la estación son la gran atracción, pero no hay que pasar por alto los árboles: lugares como Glades of Glory y Conifers of Gnarnia también ofrecen nieve polvo sin fondo.

Como novedad esta temporada, RMR trasladó su escuela de esquí de la base a la parte superior del telecabina e instaló un remonte de superficie llamado Cupcake Carpet para crear allí una zona para principiantes, atrayendo a los nuevos y a las familias a la montaña para que todos puedan experimentar las vibraciones y las vistas de gran altitud.

El año pasado, Revelstoke Outdoor Art Movement (ROAM) empezó a instalar discretamente obras de arte entre los cedros, abetos y píceas de la estación. Esta temporada habrá más, pero las ubicaciones seguirán siendo secretas, dejando que esquiadores y snowboarders descubran las instalaciones por su cuenta.

(Relacionado: Los 15 mejores lugares del mundo para esquiar)

Esquí de fondo y raquetas de nieve

En la base del monte Macpherson, los senderos cubiertos de nieve serpentean por una majestuosa franja de bosque pluvial templado interior. El Club de Esquí Nórdico de Revelstoke, uno de los más antiguos de Canadá (circa 1891), acondiciona 32 kilómetros para el esquí de fondo (tanto clásico como de patinaje) y mantiene otros seis dedicados a las raquetas de nieve.

Un esquiador recorre el bosque antiguo del monte Begbie en Revelstoke, Columbia Británica.

Fotografía de Ryan Creary

"Vengo aquí por el silencio y la soledad", dice Shaw de los senderos bordeados de cedros y cicutas. Busca el pelo de bruja, un fotogénico liquen amarillo verdoso que cuelga de las ramas de los árboles cargadas de nieve como oropel. Según Shaw, el pelo de bruja no sobrevive en entornos contaminados, por lo que su abundancia indica una excelente calidad del aire.

Los visitantes pueden alquilar esquís de fondo y raquetas de nieve en el refugio de día del Club de Esquí Nórdico de Revelstoke. Muestra la confirmación de tu reserva en un hotel de la zona, para una estancia de dos noches o más, y obtendrás un alquiler gratuito y un pase de un día de cortesía.

Esquí de travesía

Revelstoke es famosa en todo el mundo por sus lugares para hacer esquí fuera pista, sobre todo en Rogers Pass, en el Parque Nacional de los Glaciares de Canadá, una brecha natural entre una serie de picos de 3000 metros de la cordillera Selkirk que recibe una media de 9 metros de nieve al año. Los lugareños afirman que no es sólo la cantidad de nieve lo que hace que esquiar en Rogers Pass sea excepcional, sino también la calidad.

Un esquiador se desliza montaña abajo en el Parque Nacional de los Glaciares de Canadá, una de las zonas más populares para el esquí de travesía cerca de Revelstoke.

Fotografía de Tom Poole

Leah Evans, esquiadora profesional afincada en Revelstoke y fundadora de Girls Do Ski, una organización que dirige campamentos de esquí freestyle para atletas con identidad femenina, lo describe como una mezcla mágica entre un manto de nieve continental y costero. "La nieve engancha, así que tienes una base muy sólida, pero también una sensación de polvo de primera", dice; "te sientes como en un sueño, por la forma en que te mueves con la nieve".

La ciudad nevada de Revelstoke, en la Columbia Británica, brilla por la noche.

Fotografía de Tom Poole

En sus orígenes, Revelstoke era una ciudad ferroviaria, un antiguo centro de transporte donde el tráfico de barcos de vapor que remontaban el río Columbia conectaba con la Canadian Pacific Railway. Los niños de todas las edades aprecian el Museo del Ferrocarril de Revelstoke, que muestra cómo los trenes moldearon la vida en el montañoso Oeste canadiense. El Museo y Archivos de Revelstoke celebra la colorida historia de la ciudad, incluida su cultura del esquí, que data de 1890. No te pierdas la exposición permanente "Sinixt: People of the Place of the Bull Trout" (Sinixt: Pueblo del Lugar de la Trucha Toro), para conocer el pasado y el presente indígenas de Revy.

Jayme Moye es una escritora galardonada y entusiasta de los deportes de nieve. En 2017 se trasladó desde Colorado a la selva interior de la Columbia Británica.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved