Viaje y Aventuras

Las 10 mejores aventuras en el Mediterráneo

Eleva tus viajes por el Mediterráneo a la categoría de aventura en estos lugares que te recomendamos.

Por National Geographic

Tour de Francia

El principal evento ciclista de carretera del mundo no sólo es para profesionales, por ello no hay nada que nos impida disfrutar de algunas de las mejores rutas en bicicleta del planeta siguiendo anualmente los cambios de trayectoria del Tour, desde las montañas escarpadas a los encantos de la soleada costa mediterránea francesa. Muchos proveedores proporcionan apoyo logístico y material para los ciclistas que quieren pedalear una parte o incluso la totalidad de las legendarias etapas de Le Tour, y algunos paquetes turísticos combinan paseos con acceso VIP como espectador a la carrera de los profesionales.

Windsurf en Turquía

Las hermosas costas de Turquía y sus aguas atraen a legiones de visitantes cada año, pero los que busquen los mejores vientos tendrán que descender a un pintoresco pueblo pesquero llamado Alacati. Entre mayo y octubre los vientos del norte soplan de forma regular en la bahía de color turquesa de la península de Cesme. Los windsurfistas profesionales participan en la Copa Mundial en Alacati, inundando la ciudad con su ambiente festivo, aunque este lugar puede ser también muy adecuado para principiantes, ya que cuenta con una gran cantidad de escuelas de surf.

Inmersión en el pasado clásico de Alejandría

Imagina poder combinar el buceo con una visita a los tesoros hundidos de la antigua Alejandría. Esta visión de las antiguas civilizaciones, del paso histórico de los faraones a los romanos, sólo se puede hacer en un lugar del mundo: la costa de Egipto. Sitios como la ciudad hundida de Cleopatra, en lo que actualmente es el puerto, permiten a los buzos explorar estatuas, ánforas, columnas, e incluso edificios antiguos. Los restos de naufragios en la región van desde la antigüedad hasta la Segunda Guerra Mundial.

Esquiar los Abruzos

La diversión bajo el sol del Mediterráneo no tiene por qué incluir arena, y el snowboard es uno de esos deportes que prosperan lejos de las olas. La región de los Abruzos, Italia, ofrece la práctica del esquí, con una nieve sorprendente y pintorescos pueblos repletos de restaurantes. Los visitantes de la zona compartirán pistas como Roccaraso y Campo Felice con muchos más italianos que turistas, que por lo general se sienten atraídos por las estaciones más famosas de los Alpes del norte.

Kitesurf en Tarifa, España

En el punto más sureño de la península Ibérica, tenemos el estrecho de Gibraltar, lugar que atrae anualmente a miles de practicantes de kitesurf a su docena de playas perfectamente ubicadas para recibir los vientos del estrecho. Una amplia selección de escuelas puede ayudar incluso a los recién iniciados en este deporte a ponerse en marcha en un tiempo relativamente corto. Si el viento cesa, los viajeros pueden escapar de Europa a través de un catamarán rápido que llega a Tánger, Marruecos, en menos de una hora.

Caminata por el Atlas

Para los europeos y norteamericanos, las excursiones en la cordillera del Atlas ofrecen un paisaje impresionante emparejado con una aventura cultural más afín al Himalaya que a las vecinas sierras montañosas del norte del Mediterráneo. Las espectaculares montañas del norte de África son el hogar de la vibrante cultura de los bereberes, un pueblo nativo de mentalidad independiente que hoy en día recibe a los caminantes cansados con su famoso té de menta.

Navegar entre las islas Griegas

El Mediterráneo es el paraíso de los marineros, con rutas potenciales tan ilimitadas como los fondeaderos a lo largo de estas costas soleadas cargadas de historia. Saltar entre las miles de islas de Grecia permite a los navegantes crear un crucero particular que les permitirá navegar entre los mares del tiempo, disfrutando desde los tesoros arqueológicos de Delos a los viñedos de Santorini. Los cruceros comerciales de todo tamaño, duración y temática -desde civilizaciones antiguas a buceo- se encuentran disponibles para aquellos que prefieren que otro tome el timón.

Kayak de mar en Croacia

Los puertos de estilo clásico salpican las impresionantes costas e islas de Croacia, que tienen un regusto diferente a cualquier otra orilla del Mediterráneo. Su lado más salvaje se puede encontrar en el Parque Nacional de Kornati, donde los campistas pueden acampar en zonas habitadas por pastores desde hace 2.000 años. Remar entre las más de 1.200 islas de aguas azules de Croacia es una experiencia casi inimaginable.

Barranquismo en Eslovenia

El río Soca es un impresionante collar de agua verde esmeralda que se levanta en los majestuosos Alpes Julianos de Eslovenia y pasa por la legendaria montaña de Triglav antes de desembocar en el mar Adriático a través de la frontera italiana. Los navegantes pueden surcar felizmente el curso del Soca, pero el valle que genera, crea uno de los mejores lugares para practicar el barranquismo en lugares como Sušec, Fratarca, y Mlinarica.

Escalada en Córcega

La soleada Córcega es conocida como "la montaña del mar", y esta isla francesa con espíritu independiente cuenta con un paisaje privilegiado para el boulder, o la escalada en hielo, a media hora de las cálidas aguas que bañan las costas de la isla. De hecho, la isla también te invita a probar tu valía en los acantilados, donde saltar significa una inmersión en las profundidades salobres del mar. Más de 50 cumbres de Córcega superan los 2.000 metros, y la belleza natural de sus parajes y la gran diversidad de rutas en un lugar tan pequeño, dan a la isla la categoría de tesoro escondido... por el momento.

Seguir leyendo