Viaje y Aventuras

Explora una aldea pesquera abandonada de China dominada por la vegetación

Houtouwan, en su día una importante aldea pesquera, ahora atrae a exploradores con ansias de aventurarse en su vegetación.lunes, 30 de abril de 2018

Por Elaina Zachos - National Geographic

A unos 64 kilómetros al sureste de Shanghái, la pequeña isla de Shengshan se eleva en pleno mar de la China Oriental. Allí, la antigua aldea pesquera de Houtouwan está cubierta por un follaje exuberante y descuidado que ha crecido sobre la sombra de lo que solía ser.

En los 90, la localidad era el hogar de unos 2.000 pescadores y sus familias. La prosperidad reinó en Houtouwan un tiempo, pero con el paso del tiempo, la comunidad pesquera no pudo mantener el ritmo de la creciente competencia de la cercana Shanghái. Por eso la población que dependía de la pesca finalmente migró a la China continental en busca de un futuro mejor. Durante las décadas siguientes, las casas cayeron en desuso y las plantas locales las invadieron.

 

Docenas de casas modernas dominadas por la naturaleza salpican la ladera junto al mar. Algunas de sus paredes o tejados se han derrumbado, mientras que los acabados industriales de otras han sido remplazados por mantos de viñas y hierba. Las serpenteantes carreteras de tierra conectan las casas abandonadas y los restos de un puerto pesquero insinúan el pasado comercial de la ladea. Si miras dentro de las casas, puedes ver artículos domésticos deteriorados y muebles decrépitos.

En la actualidad, menos de una docena de personas viven en Houtouwan. Pero en lugar de obtener beneficios de la pesca, han recurrido a algo diferente. Los lugareños conducen a unos cuantos viajeros a través de la aldea y les venden agua, el único artículo en venta en la aldea.

El año pasado, el cámara Joe Nafis, que vive en Shanghái, visitó la zona para documentarla con otro fotógrafo. Aunque normalmente lleva cinco o seis horas, la pareja tardó casi 36 en llegar a la aldea desde el continente, ya que no pudieron encontrar los ferris o conexiones adecuadas a otras localidades. Cuando llegaron a la aldea en ruinas, Nafis la exploró desde el suelo y a vista de pájaro con su dron.

Desde Shanghái, puedes ir a la estación de autobuses del puente Nanpu y coger un bus y un ferry hasta la isla de Shengshan o la isla de Gougi, conectadas a Shengshan mediante un puente. Ese viaje lleva unas cuatro horas. Desde allí, puedes coger un taxi a Houtouwan y caminar por la aldea y la zona circundante. Cuando veas un gran templo, sabrás que estás cerca.

Los vendedores de las islas venden marisco fresco. Como Houtouwan está casi abandonada, no puedes pasar la noche allí, pero hay alojamientos disponibles en aldeas cercanas.

Seguir leyendo