Historia

Mesopotamia 101

La historia de la escritura, la astronomía, el derecho y la propia civilización empezó en un lugar. No fue Egipto, ni Grecia, ni Roma. Fue Mesopotamia.Tuesday, November 13, 2018

Por Redacción National Geographic

La historia de la escritura, la astronomía y el derecho. La historia de la civilización empieza en un lugar. Ni Egipto, ni Grecia, ni Roma, sino Mesopotamia.

Mesopotamia es una llanura fértil entre los ríos Tigris y Éufrates. Durante 5.000 años, esta franja de tierra situada en los actuales Irak, Kuwait y Siria fomentó innovaciones que cambiarían el mundo. Habitada durante casi 12.000 años, su clima estable, suelo fértil y suministro constante de agua dulce la hacían ideal para el desarrollo y el progreso de la agricultura.

Hace unos 6.000 años, algunos asentamientos agrícolas se convirtieron en las primeras ciudades del mundo. Entre el 4.000 y el 3.100 a.C., Mesopotamia era una constelación de ciudades-estado rivales. En cierto momento, se unificaron en el Imperio acadio y después se separaron en los Imperios de Asiria y Babilonia.

Pese a la guerra casi constante, la innovación y el desarrollo prosperaron en la antigua Mesopotamia. Construyeron a gran escala de palacios a zigurats, templos enormes donde se celebraban rituales para comunicarse con los dioses.

Desarrollaron matemáticas avanzadas, como un sistema sexagesimal que creó un minuto de 60 segundos, una hora de 60 minutos y un círculo de 360 grados. Los babilonios usaron su sofisticado sistema de matemáticas para cartografiar y estudiar el cielo.

Dividieron el año en 12 periodos con los nombres de las constelaciones más destacadas, tradición adoptada por los griegos para crear el zodíaco. Dividieron la semana en siete días, con los nombres de sus siete dioses representados por los siete planetas observables.

La innovación más impactante de Mesopotamia fue la alfabetización. Imágenes simples pintadas en arcilla húmeda para registrar bienes y riqueza, se convirtieron en un sistema de escritura sofisticado en el 3.200 a.C. El sistema de escritura se denominó cuneiforme en tiempos modernos y resultó ser tan flexible que durante 3.000 años sería adaptado a más de doce idiomas importantes y a infinidad de usos como registrar la ley del rey Hammurabi de Babilonia, la base de un sistema de justicia unificado.

Pero el éxito de Mesopotamia fue su perdición. Babilonia fue un estado demasiado rico para resistir la envidia externa. En el 539 a.C., el rey persa Ciro conquistó Babilonia y pasó a controlar toda Mesopotamia. Durante siglos, la zona fue el territorio de imperios extranjeros.

Finalmente, Mesopotamia desapareció, como sus reyes, en las brumas históricas. Sus ciudades se hundieron bajo las arenas de Irak. Pero sus ideas prevalecieron en la alfabetización, el derecho, las matemáticas, la astronomía y la civilización en sí misma.

Seguir leyendo