Nacen cachorros de jaguar en un parque argentino por primera vez en 100 años

Dos cachorros han nacido en el parque nacional Iberá, y los científicos quieren ser tan poco invasivos como sea posible.viernes, 15 de junio de 2018

Por Elaina Zachos - National Geographic
Nacen cachorros de jaguar en un parque argentino por primera vez en 100 años
Nacen cachorros de jaguar en un parque argentino por primera vez en 100 años

El destino de la población menguante de jaguares de Argentina podría descansar sobre la espalda de dos cachorros de una semana de edad.

El miércoles, dos jaguares nacieron en el noreste del parque nacional Iberá, en Argentina, uno de los sistemas de humedales de agua dulce más grandes de las Américas. Los cachorros no tienen nombre ni han sido sexados, pero los investigadores están emocionados por el tipo de implicaciones de conservación que tiene su nacimiento para la especie casi amenazada.

«Han pasado los días más críticos y parecen estar sanos y maman bien de su madre», escribe en un email Ignacio Jiménez Pérez, becado de National Geographic y coordinador de conservación en el Conservation Land Trust Argentina.

Los jaguares son los grandes felinos más grandes de Sudamérica. Las sociedades mesoamericanas primitivas los adoraron como dioses y solían vagar desde la Patagonia al sur de los Estados Unidos.

Pero hoy, el número de jaguares se encuentra en un 40 por ciento de sus estimaciones históricas y ahora ocupan una fracción de su distribución original. La deforestación mata a sus presas y hace que los felinos sean más vulnerables ante los cazadores, que los quieren por su pelaje, sus dientes y sus cráneos. Los jaguares también han sido presa de caza deportiva y los ganaderos los persiguen como represalia por que les roben su ganado.

Para luchar contra su reducción, la Tompkins Conservation con sede en Sudamérica lanzó el Jaguar Reintroduction Program en el parque nacional Iberá en 2011. El parque es una biodiversa franja de 138.080 hectáreas de tierra protegida en la parte norte de Argentina y Pérez dice que este es el mejor lugar donde reintroducir jaguares en Sudamérica.

La financiación de la National Geographic Society contribuyó a construir las instalaciones de cría y a iniciar el programa. La organización también apoya un segundo proyecto de resilvestración en Iberá para restablecer las especies extintas a nivel local como el tapir, el venado de las Pampas, el pecarí de collar y el guacamayo rojo, los animales conocidos tradicionalmente por sus papeles ecológicos como pastores, exploradores y dispersadores de semillas.

Los cachorros de jaguar son los primeros nacidos en este programa de conservación y los primeros en décadas en el parque nacional Iberá. Son los descendientes de unos jaguares prestados al programa de instituciones asociadas: el padre, Chiqui, nació en estado salvaje pero creció en un centro de rescate después de que un cazador lo dejara huérfano, y la madre, Tania, nació y se crió en un zoo. Pérez dice que Tania está bien para una madre inexperta, y los cachorros tienen apariencia sana.

Seguir leyendo