Una araña camello captura y devora a un milpiés

Un inusual vídeo de una araña camello atacando a un milpiés muestra la rapidez espectacular del depredador.jueves, 5 de julio de 2018

Por Annie Roth - National Geographic
Una araña camello captura y devora a un milpiés
Una araña camello captura y devora a un milpiés

Con depredadores icónicos como leones, leopardos y guepardos recorriendo la sabana africana, es fácil pasar por alto las habilidades intrínsecas de uno de los cazadores más pequeños de la región: las arañas camello.

Las arañas camello, también conocidas como escorpiones del viento, no son ni arañas ni escorpiones (¡ni camellos!), aunque suelen identificarse erróneamente como tal. Las arañas camello pertenecen a un grupo de arácnidos conocido como solpúgidos. Aunque no pueden tejer telarañas ni producir veneno, tienen una velocidad increíble y están armadas con enormes mandíbulas dentadas que pueden cortar en dos a un lagarto pequeño con facilidad.

Mientras guiaba una excursión por la reserva de caza de Londolozi, adyacente al parque nacional de Kruger, en Sudáfrica, el guía de safaris Guy Brunskill vio una araña camello en pleno ataque y sacó su cámara de inmediato.

El vídeo de Brunskill no está acelerado, aunque pueda parecer que no es así, sino que la araña camello es, sencillamente, así de rápida. Usando sus rápidas patas, estos arácnidos ágiles pueden alcanzar velocidades de hasta 16 kilómetros por hora.

Pero la velocidad no es el único recurso de la araña camello. También cuenta con unas mandíbulas que pueden extenderse hasta un tercio de la longitud del cuerpo del arácnido. Estas mandíbulas están forradas de varias espinas afiladas que le permiten desgarrar la parte externa de lagartos pequeños, termitas y otros artrópodos.

Hechas para la velocidad

Las arañas camello usan su velocidad excepcional para emboscar a sus presas y, una vez que consiguen atraparlas, usan sus fuertes mandíbulas para desgarrarlas.

En una entrada de blog que describe la escena, Brunskill expresó su admiración por el depredador. «A todos nos intriga este arácnido pequeño y singular y cómo se ha adaptado para dominar a sus presas mediante la velocidad».

Tener patas rápidas permite a la araña camello acabar enseguida con el milpiés, pero el medioambientalista y explorador de National Geographic Alberto Borges cree que esa podría no ser la razón de que la araña optara por moverse velozmente.

La araña camello debe competir con escorpiones, ciempiés gigantes, arañas lobo (en el desierto) y tarántulas (en bosques húmedos) como superdepredadores, según explicó Alberto Borges en un email. «Por lo tanto, debe consumir su comida muy rápido para no perder su presa ante sus competidores».

Los científicos han identificado más de 1.000 especies de arañas camello, y las más grandes pueden alcanzar 15 centímetros de largo. Estas siniestras arañas habitan desiertos, estepas y sabanas de África, Oriente Medio, Asia Central, el suroeste de Estados Unidos, México y Sudamérica.

Hay mucho que los científicos desconocen sobre estos animales. Como las arañas camello habitan regiones inhóspitas y pasan gran parte de sus vidas bajo tierra, estudiarlas es difícil.

A la defensiva

Comparado con la araña camello, el milpiés del vídeo está en clara desventaja. Su único medio para disuadir a los depredadores es un grueso exoesqueleto y glándulas que secretan un líquido maloliente. Su defensa primaria consiste en hacerse un ovillo, como vemos en el vídeo.

«Los milpiés han aprendido que, para mantenerse con vida, deben enrollarse para poner la cabeza lejos de las mandíbulas del depredador», explica Borges.

Pero eso no es suficiente para detener a la araña camello, que es lo bastante rápida para envolver al milpiés con su mandíbula para cuando este empieza a enroscarse.

Las arañas camello son similares a los leones en el hecho de que prefieren matar a sus presas antes de consumirlas, por eso suelen decapitar a sus víctimas. Una vez matan a su presa, la devoran llenando la cavidad del cuerpo de la criatura muerta con fluidos digestivos que convierten sus entrañas en una especie de puré que la araña puede sorber.

Los vídeos como este pueden ser inquietantes, pero sirven a una importante función científica. Contar con vídeos de arañas camello ayudará a los científicos a probar sus teorías sobre la conducta de estos arácnidos esquivos.

La experiencia «sirve para demostrar que hay mucho que ver y con lo que cautivarnos, si permanecemos atentos», afirma Brunskill.

Seguir leyendo