Animales

Rescatada una iguana de 1,8 metros a la que habían disparado con una ballesta

El animal recibió varios disparos y necesitó ser operado de urgencia cuando llegó al centro para vida silvestre.Friday, January 19, 2018

Por Heather Brady
ver galería

El 18 de enero, trajeron a una iguana verde al South Florida Wildlife Center en Fort Lauderdale con heridas graves: alguien le había disparado varias veces con una ballesta.

La iguana, un macho adulto al que llamaron Godzilla, que mide 1,8 metros y pesa 4,5 kilogramos, recibió cinco disparos de flechas. Una de ellas estaba clavada en su abdomen y sufría heridas punzantes como resultado.

Debra Parsons-Dranke, directora ejecutiva del centro, contó que un hombre que cuenta con un permiso para acoger animales durante una noche y llevarlos a centros de ayuda encontró a la iguana. «Encontró al animal con las flechas sobresaliendo de su cuerpo y lo llevó a Flamingo Gardens, un santuario de fauna silvestre cerca de aquí», explicó.

Cuando el personal intentó quitarle las flechas, se dieron cuenta de la magnitud de los daños. Acudieron al South Florida Wildlife Center, filial de la Humane Society, ya que Flamingo Gardens no tenía los recursos necesarios para proporcionar a la iguana el tratamiento adecuado. El South Florida Wildlife Center acoge a unos 12.000 animales al año, lo que lo convierte en el mayor hospital, centro de traumatología y centro de rehabilitación para animales de Estados Unidos.

Cuando la iguana llegó al centro, los veterinarios la sedaron y la operaron para quitarle las flechas restantes. Ahora está recuperándose, pero Parsons-Drake dijo que el pronóstico es reservado: los graves daños implican riesgos de hemorragia interna e infección.

«Alguien ha tenido que capturar a este animal y haberlo usado para practicar tiro al blanco», afirma.

Casos de crueldad

Aunque Parsons-Drake dijo que este es el primer caso en el centro de una iguana con heridas por ballesta, el año pasado también tuvieron ocho casos de iguanas que supuestamente habrían sido víctimas de crueldad contra los animales. Solo dos de ellas sobrevivieron.

«Menos del 20 por ciento de los casos de crueldad que tenemos sobreviven», explicó refiriéndose a todas las especies. «La gente dispara a los animales con escopetas de perdigones, los apedrea... Hace poco habían atado a una [iguana] y le habían amputado parte de sus extremidades».

Actualmente, Godzilla está estable, conectado a un monitor cardíaco y descansando en una pequeña jaula bajo una lámpara de calor. Aunque reacciona con miedo ante los humanos, lo que sugiere que sus facultades mentales funcionan bien, según Parsons-Drake, el personal del centro todavía no está seguro de cómo afectarán sus heridas a su movilidad. Tendrá que pasar aproximadamente una semana hasta poder rehabilitarse y volver a la naturaleza.

Especies no nativas

El centro de fauna no suele recibir reptiles y anfibios, que son un seis por ciento de los animales que acogen. Cuando reciben una iguana, según Parsons-Drake, suele ser porque la han atropellado, se ha quedado atrapada en una valla o un perro la ha atrapado.

Las iguanas se consideran una especie invasora en Florida y pueden vivir hasta 20 años en la naturaleza. Como no son una especie nativa, se clasifican como «fauna exótica no protegida» según la legislación de Florida, lo que significa que pueden ser atrapadas legalmente en trampas para sacarlas de forma humana de la propiedad de alguien. Sin embargo, están protegidas por la legislación estatal anticrueldad.

Seguir leyendo