Animales

Descubierta una nueva especie de tardígrado en un aparcamiento de Japón

Esta nueva especie de «oso de agua» podría aportar pruebas sobre cómo han cambiado estos animales con el paso del tiempo.Friday, March 2

Por Elaina Zachos - National Geographic
Una nueva especie de tardígrado, Macrobiotus shonaicus, descubierta en Japón.

Los tardígrados son organismos microscópicos muy resistentes que podrían sobrevivir al Sol, y su mundo conocido acaba de hacerse un poco más grande.

Kazuharu Arakawa, investigador de la Universidad Keio, en Tokio, atrapó un espécimen de tardígrado mientras tomaba muestras en el aparcamiento de su edificio en la ciudad de Tsuruoka, Japón. Arrancó un poco de musgo que sobresalía del hormigón y se lo llevó al laboratorio para hacerle pruebas. Tras descubrir al microanimal y analizar su ADN, Arakawa y sus colegas polacos reprodujeron al diminuto tardígrado. Lo que distingue a esta nueva especie —llamada Macrobiotus shonaicus— de otras son sus patas fornidas y sus huevos irregulares.

Sus hallazgos se publicaron el miércoles en la revista PLoS One.

No te metas con los osos de agua

Un zoólogo alemán descubrió a los tardígrados en 1773, pero no se caracterizaron por completo hasta unos años después. Las criaturas, también conocidas como osos de agua, son organismos regordetes con varias patas que pueden verse a través de un microscopio. Tienen ojos primitivos, miden unos 0,5 milímetros de largo y se han encontrado en prácticamente cualquier entorno de la Tierra, desde las profundidades oscuras del mar a la húmeda y cálida selva.

Aunque pasan sus vidas deambulando por hábitats de musgo, líquenes u hojarasca, los tardígrados son las criaturas más resistentes conocidas. Pueden vivir décadas y se han descubierto tardígrados fosilizados que se remontan a hace más de 500 millones de años.

Los científicos llevan años poniendo a prueba a los tardígrados, calentándolos a 150 grados centígrados o congelándolos a -200 grados centígrados. También han enviado tardígrados al espacio. En estos entornos extremos, los animales entran en un tipo de hibernación llamada criptobiosis, en la que se encogen en una bola seca y compacta y permanecen inactivos durante un periodo de tiempo indefinido. Hace unos años, un tardígrado logró sobrevivir tras haber permanecido congelado durante 30 años. Pueden suspender su metabolismo y sobrevivir a grandes cantidades de presión, y también se les ha sometido a rayos X.

Galería relacionada: Los mejores camuflajes de la naturaleza

ver galería

«Los tardígrados son animales extremadamente resistentes», contó a National Geographic el investigador posdoctoral Thomas Boothby en 2017. «Los científicos todavía intentan descubrir cómo sobreviven en estas condiciones extremas».

Esta nueva especie es la 168ª descubierta en Japón. En todo el mundo existen más de 1.000 especies diferentes de tardígrados y se descubren unas 20 nuevas especies cada año. Los órganos visuales, las bocas, las manchas y la forma de las patas del M. shonaicus son similares a las de otros tardígrados, pero esta especie tiene un pliegue adicional en la superficie interna de sus patas.

Los huevos esféricos y sólidos que produce el M. shonaicus también son diferentes, llenos de protuberancias rematadas en un anillo de filamentos flexibles. Arakawa dice que estas protuberancias podrían ayudar a los huevos a adherirse a la superficie donde los ponen.

El M. shonaicus se parece bastante a otras dos especies conocidas de tardígrado, una de África y otra de Sudamérica. Esto significa que la nueva especie podría descender de una rama antigua, lo que podría proporcionar información sobre la diversificación y adaptación de los tardígrados con el paso del tiempo.

Galería relacionada: Los 10 animales más raros del mundo

ver galería

Osos de agua duros de roer

La capacidad del tardígrado para resistir temperaturas gélidas podría ayudar a los científicos a crear vacunas liofilizadas. Estos materiales pueden almacenarse a temperaturas más altas que las vacunas tradicionales y solo se necesita añadir agua antes de usarlas. La resistencia a la deshidratación de los osos de agua podría ayudar a los científicos a averiguar cómo preservar material biológico, como células, cultivos y carnes.

«Los tardígrados son lo más cercano a un ser indestructible que existe en la Tierra», contó el año pasado a National Geographic Rafael Alves Batista, investigador de tardígrados de la Universidad de Oxford. «Pero es posible que existan otros ejemplos de especies resilientes en otras partes del universo».

Seguir leyendo