¿Pueden perros y gatos ser veganos? Esto dice la ciencia

La comida para mascotas elaborada a partir de hongos tiene un alto contenido de proteínas de origen vegetal, pero quizá no todas las mascotas puedan hacer este cambio.viernes, 16 de marzo de 2018

Por Michelle Z. Donahue - National Geographic

¿Qué tienen en común la salsa de soja, la sopa de miso y el sake? Si has contestado que son alimentos deliciosos, no te equivocas. Pero la respuesta que buscábamos es el koji.

El koji, nombre común del hongo Aspergillus oryzae, es un microorganismo que se encuentra en muchos platos de la gastronomía tradicional asiática. Es también el ingrediente clave de un nuevo tipo de comida para mascotas anunciada ayer y que su creador espera que pueda cambiar el futuro de la producción de los alimentos para animales.

El koji se suele cultivar directamente en granos como el arroz, que aporta el almidón que necesita el hongo para proliferar. El cofundador de Wild Earth Ryan Bethencourt dice que han puesto el koji directamente en una solución de remolacha con base de azúcar. Tras extraerlo, lo prensan como el tofu, lo cortan y lo hornean para crear un producto final parecido a un cracker de queso en cuanto a sabor y aroma.

Su objetivo final, como explica Bethencourt, es crear un alimento para mascotas que sea vegano y sabroso, de alta calidad y respetuoso con el medio ambiente. La empresa planea sacar su primer producto —un aperitivo para mascotas— en junio, y una comida para perros a finales de 2018.

Aunque no es el primer alimento vegano para mascotas que sale al mercado, su nuevo producto a base de koji sin duda atraerá a una gran cantidad de humanos que ya han adoptado un estilo de vida sin carne: el mercado de alimentos a base de vegetales que remplazan directamente la carne tiene un valor de 4.000 millones de euros, y un análisis reciente indica que las ventas aumentaron un 8,1 por ciento en 2017.

La idea de usar koji como una forma de entrar en el sector de comida vegetal para mascotas fue del cofundador de la empresa Ron Shigeta, un japonés-estadounidense de tercera generación que cultiva koji.

«Ron siempre tiene kojis creciendo por todas partes y empezamos a pensar: "¿Podríamos usar el koji como producto proteico primario en vez de como algo para añadir sabor?"», dice Bethencourt.

Un análisis de sus primeros koji sólidos demostró que eran un 50 por ciento proteína; en comparación, un filete es aproximadamente un 30 por ciento proteína. Para obtener grasa, fibra y otros nutrientes, la empresa planea mezclar otros alimentos como calabaza, batata, trigo sarraceno o harina de patata.

Opciones dietéticas

Aunque el koji es una buena fuente de proteínas, ¿es adecuado para perros y gatos?

Pese al creciente deseo de alimentar a las mascotas con comida alta en proteínas y de alta calidad, no existe una definición oficial de «alto en proteínas» en lo que a alimentos para animales se refiere. Por eso la nutricionista veterinaria Amy Farcas sigue una serie de pautas como reglas de oro: para los perros, una dieta baja en proteínas consiste en obtener entre un 10 y un 15 por ciento de las calorías diarias de proteínas, mientras que una dieta normal sería entre un 20 y un 35 por ciento. Por encima del 35 por ciento se consideraría una dieta alta en proteínas.

«Es un poco arbitrario», afirma Farcas. «En perros sanos no hay límite superior de ingesta de proteínas, lo que significa que siempre y cuando reciban su ración necesaria de grasas, los perros pueden tener una dieta alta en proteínas».

Zach Ruiter, director de documentales de Toronto, dice que a Alvie, su fox terrier de pelo duro de 13 años, le va bien en una dieta vegana casera. Ruiter dice que probaría el koji. A Alvie le encanta el tofu, así que no sería una gran direfencia.

«Sería interesante ver si hay algún estudio que analice la esperanza de vida o lo sanos que están con diferentes tipos de dietas», afirma Ruiter. «¿Qué efectos tendría sobre la salud de un perro seguir una dieta vegana?».

Bethencourt dice que su empresa espera ayudar a responder a esa pregunta. «Es una cuestión para la que todavía no disponemos de datos, pero como hemos observado en deportistas veganos, creemos que una dieta sin carne también sería beneficiosa para los animales, pese a resultar extraño».

En lo que respecta a los gatos, comer solo koji no sería adecuado: como carnívoros por obligación, necesitan comer carne para obtener nutrientes como la taurina y el ácido araquidónico. Pero «los gatos sí pueden tolerar una cantidad determinada de materia vegetal en su dieta, aunque tienen necesidades más altas de proteínas y grasas que los perros o los humanos», añade Farcas.

Bethencourt dice que su empresa está en proceso de desarrollar una comida para gatos a base de carne y desarrollada en laboratorio, hecha a partir de cultivos de células de ratón.

Galería relacionada: Imágenes antiguas de gatos de nuestros archivos

El coste de la comida

Además de ser más humanos, dichos productos pretenden reducir los impactos medioambientales de alimentar a las mascotas del mundo. Los estadounidenses comparten sus hogares con 47,1 millones de gatos y 60,2 millones de perros, según datos de la National Pet Owners Survey 2017-2018.

Dichas cifras y la proliferación de comida para mascotas «premium» despertaron la curiosidad del geógrafo de la UCLA Gregory Okin, que calculó la producción y el consumo de la comida para mascotas.

En un estudio publicado el año pasado, Okin estimó que solo en Estados Unidos, perros y gatos comen las calorías equivalentes a las de 62 millones de estadounidenses, una quinta parte de la población del país. Como la mayor parte de esas calorías proceden de productos animales, su producción requiere más recursos.

«Aunque los productos derivados de animales no son caros, producirlos es un proceso que requiere altas temperaturas», afirma Okin. Señala que el siguiente paso, la producción de comida, también puede requerir bastante energía, ya que la mezcla se pasa a través de extrusores a altas temperaturas que esterilizan el alimento a medida que se elabora.

«Si la elaboración [del koji] requiere un elevado consumo energético y usa materiales determinados, es posible que no sea mejor en términos de impacto medioambiental», explica Okin. Pero el producto necesita llegar al mercado con un proceso de producción a mayor escala antes de poder establecer comparaciones.

¿Proteínas para las personas?

El koji también podría ser una solución útil para determinadas circunstancias dietéticas de las personas, según Bethencourt. Por ejemplo, esta proteína a base de hongos podría ser apropiada para los países en vías de desarrollo, donde el deterioro de los alimentos es un problema real, o para usarse como fuentes de alimento no perecedero y de alta calidad para los soldados destinados en zonas remotas.

Okin dice que la comida para perros convencional podría satisfacer dichas necesidades, debido a su contenido en proteínas, pero reflexiona sobre el potencial del koji como alternativa más apetecible.

«Si podemos sacar algo de esto, ¿por qué no pensamos en cómo alimentar con esto a los humanos?», pregunta. «Hay personas en todo el mundo que necesitan proteínas. Tenemos un posible alimento de emergencia, duradero y esterilizado. Podemos dárselo a las personas. O podemos dárselo a los perros».

Seguir leyendo