especial gatos

Este no es un "gatito" cualquiera: es un gato leopardo rescatado

Un hombre encontró un gatito solo y se lo llevó a su casa en las tierras de labranza montañosas de la provincia de Yunnan, China. Tres días después, se dio cuenta de que no era un gato normal, sino un gato leopardo, un animal protegido.

Visita Houtong, la aldea de los gatos de Taiwán

Houtong (猴硐), Taiwan, se conoce como la "aldea de los gatos" (貓村). En su día fue un gran centro de minería de carbón, pero ahora la economía se centra en el "turismo gatuno". Cuando la minería cesó en los 90, la población se desplomó. Pero el ratio gatos-humanos se disparó, ya que hubo quien se mudó sin su mascota. Quienes se quedaron alimentaron a los gatos callejeros. Tras una visita a Houtong en 2007, Jian Peiling, conocida como "Mrs. Kitty" y ahora fotógrafa de gatos profesional, organizó una campaña voluntaria de protección para los felinos. Ha habido momentos tristes. Hay quien ha robado gatos y los ha abandonado en la aldea de los gatos. Los nuevos animales aumentan el riesgo de enfermedad. Los gatos de Houtong reciben vacunas. Y todos son fijos, por eso una población de gatos estable refleja una llegada ilícita. Las estimaciones varían: de 100 a 200 gatos, igual o el doble de la población humana. Los turistas de dos patas son muy bien recibidos. En 2009, la estación de tren de Houtong tuvo más de 25.000 llegadas, un aumento diez veces superior a la década anterior. Pero el año pasado, las visitas llegaron a un millón.

La patita Kitty ha sido acogida por una familia de gatos

La pata Kitty vive en una granja familiar a unos 160 kilómetros de Brisbane, Australia. Su nombre refleja su estatus de honor como única pata en una colonia de gatos (kittens en inglés). 

Así fue el rescate de Zion, un gato que había quedado atrapado en un barranco

Este gato negro, llamado Zion, estaba en la ladera de un barranco en los ángeles, california. Zion estaba atrapado en un lugar del barranco desde el que no podía subir ni bajar. Los vecinos vieron al angustiado felino y llamaron al equipo de rescate de animales. El equipo de rescate descendió por la ladera del barranco y puso al gato a salvo en una red. Aunque a Zion no pareció gustarle la red, fue una medida necesaria para salvarlo. Finalmente, consiguieron bajarlo hasta el suelo.