Por qué algunos murciélagos cazan durante el día

Los murciélagos que hacen frente a la luz del día nos enseñan por qué la mayor parte de sus parientes son nocturnos.jueves, 29 de noviembre de 2018

A 32 kilómetros al este de la península de Malaca se encuentra la isla Tioman, una franja de terreno cubierta por selva densa y orillas de arena dorada. Cientos de especies habitan la isla, entre ellas rarezas como el pez gato Clarias batrachus, un «lémur volador» denominado colugo y un murciélago que caza durante el día, descubierto recientemente.

Sí, has leído bien. Los científicos han observado varios murciélagos Rhinolophus lepidus que persiguen insectos en el bosque en plena luz diurna, día tras día.

Este comportamiento los distingue de casi todas las especies de murciélago del mundo —de México a Vietnam—, ya que dichos murciélagos cazan durante la noche.

«Se trata de un caso particularmente interesante en la isla», afirma Marcus Chua, estudiante de posgrado en la Universidad George Mason que describió la conducta de este tipo de murciélago a principios de año en la revista Mammalia. «Es bastante surrealista».

Pero no es la primera especie de murciélago que sale durante el día, sino la cuarta. Y las otras tres también habitan islas. Los científicos no han pasado por alto esa similitud. En lugar de eso, la han usado para responder a una gran pregunta evolutiva: ¿por qué son nocturnos los murciélagos?

Nocturnidad forzosa

En el mundo viven casi 1.400 especies de murciélago. Y ya coman fruta, néctar, insectos o ranas, casi todas cazan por la noche.

Durante los últimos 40 años, los científicos han planteado hipótesis como que las aves han obligado a los murciélagos a hacerse nocturnos. La competición de las aves que también se alimentan de insectos, como los vencejos y las golondrinas, o la amenaza de las aves que se alimentan de murciélagos, como los halcones, podría haber presionado a estos mamíferos voladores a abandonar la luz diurna hace 54 millones de años, cuando se convirtieron en los animales que conocemos hoy en día.

Otra teoría es que los murciélagos también podrían tener baja tolerancia del calor. Sus alas finas y oscuras absorben fácilmente los rayos del sol. Por tanto, los murciélagos se arriesgarían a sobrecalentarse si salen durante el día.

John Speakman, zoólogo de la Universidad de Aberdeen, empezó a investigar la nocturnidad de los murciélagos a principios de los años 90, principalmente porque nunca había sabido qué responder cuando el público le preguntaba el porqué.

Para poner a prueba esas hipótesis, Speakman buscó un lugar donde los depredadores o los competidores de los murciélagos, o ambos, estuvieran ausentes, como una isla.

Intentó encontrar una respuesta en la isla de San Miguel, en la costa oeste de Portugal. La isla alberga un murciélago insectívoro denominado nóctulo de las Azores que, según había leído Speakman, había sido observado volando durante el día. Como la isla no alberga casi ningún ave depredadora ni insectívora, parecía un buen punto de partida.

«Creo que para intentar entender por qué vuelan por la noche, hay que examinar las excepciones para ver qué hacen, qué les ocurre», explica Speakman.

Él y un colega viajaron a San Miguel en 1988. Tras unas pocas horas de viaje, observaron un murciélago volando en plena luz del día.

Un comportamiento excepcional

Aunque hay pocos murciélagos que vuelen durante el día, Speakman tenía una habilidad especial para encontrarlos, ya estuvieran en Europa continental o en el círculo polar ártico. Sin embargo, las islas aportaban los experimentos naturales necesarios para poner a prueba cada teoría.

En 1995, Speakman envió a un alumno a Samoa para poner a prueba la hipótesis del sobrecalentamiento con el zorro volador samoano, un murciélago endémico que vuela con el calor del día. Comparó los momentos en que los murciélagos salían para comer frutas con los cambios meteorológicos anuales de la isla. Speakman explica que el alumno observó que los murciélagos acostumbraban a evitar las horas de más calor, pero aparecían con frecuencia durante el día. Estas observaciones sugieren que la hipótesis de que los murciélagos se hicieron nocturnos para evitar el sobrecalentamiento no es incorrecta.

En otros lugares, depredadores, competidores u otros podrían estar ausentes, lo que da a los murciélagos la oportunidad de salir durante el día. Es un escenario ideal para los murciélagos insectívoros, ya que los insectos son 100 veces más abundantes durante el día.

«Es precisamente lo que ocurre en unas cuantas islas», afirma Danilo Russo, ecólogo de fauna en la Universidad Federico II de Nápoles, Italia, que se unió más adelante a la investigación para entender la nocturnidad de los murciélagos.

Entre 2009 y 2010, Russo y sus colegas viajaron a la isla de Santo Tomás, al oeste de Gabón. Su objetivo era registrar la actividad de la especie de murciélago de la isla, Hipposideros ruber. Como la isla carece de aves depredadoras, los científicos sospechaban que los murciélagos aparecerían durante el día. Como era de esperar, observaron que los murciélagos cazaban con regularidad de las nueve de la mañana a las tres o cuatro de la tarde.

«Los murciélagos que vuelan durante el día son la excepción que confirma la regla», afirma Russo.

¿Qué significa?

Todos los científicos están de acuerdo en que la depredación es la razón más probable de que los murciélagos sean nocturnos. Hasta los murciélagos de la isla Tioman vuelan sin el acecho de depredadores aéreos.

Pero todavía se muestran cautela respecto a esa conclusión. Algunas de las islas con murciélagos diurnos también albergan murciélagos que no cazan durante el día. Y teniendo en cuenta la diminuta muestra de murciélagos que lo hacen, Speakman dice que es complicado llegar a una conclusión con seguridad.

Sin embargo, hallazgos como el de la isla Tioman siguen dando a los científicos nuevas oportunidades para abordar la cuestión de la nocturnidad de los murciélagos.

«Lo que creo que sugiere esta conducta es que son mucho más plásticos [flexibles] de lo que creíamos», afirma Chua.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo