Animales

Estas crías de raya son las primeras de su especie nacidas en cautividad

Tras el primer nacimiento histórico de cinco rayas mariposa en cautividad en agosto del año pasado, este acuario brasileño está listo para más.martes, 16 de julio de 2019

Por Jill Langlois
Las rayas mariposa se colocan sobre la arena para camuflarse y poder cazar peces pequeños, crustáceos y moluscos. Se criaron en cautividad por primera vez en agosto de 2018, en el marco de un proyecto para conservar la especie.

Casi un año después del nacimiento histórico de cinco rayas mariposa en el Acuario Marino de Río de Janeiro (AquaRio), biólogos y veterinarios se preparan para recibir a otra ronda de crías.

En solo seis meses —el periodo gestacional de la Gymnura altavela, autóctona de las aguas costeras del Atlántico, incluidas las del sudeste de Brasil—, otro grupo de crías se unirá a tres machos y dos hembras, los primeros nacidos en cautividad en todo el mundo, una señal positiva para una especie que podría extinguirse en el futuro.

Pese a que en Brasil es ilegal capturarlas y venderlas, la pesca es una de las principales amenazas para las rayas mariposa, que pueden alcanzar una envergadura de casi dos metros. Las capturan los pescadores artesanales para venderlas o los barcos de arrastre costeros por accidente. La otra amenaza para su población es la contaminación. Ambos factores han hecho que la especie esté clasificada en la Lista Roja de la UICN como «vulnerable», ante el descenso de su población. En Brasil, se consideran una especie en peligro crítico de extinción debido a la intensa actividad pesquera en su litoral.

Hogar, dulce hogar

El público vio a las primeras rayas nacidas en cautividad por primera vez cuando el canal de televisión local Globo las filmó a finales del mes pasado. Marcelo Szpilman, biólogo marino y consejero delegado de AquaRio, afirma que se encuentran bien y espera que pronto hagan su debut en el recinto oceánico público, donde desempeñarán un papel importante en la educación de los visitantes.

Tres de las primeras rayas mariposa nacidas en cautividad nadan en un tanque del Acuario Marino de Río de Janeiro.

«No conservas lo que no conoces», afirma. «El acuario tiene el deber de mostrar a la gente especies amenazadas y ayudar a que comprenda la importancia de su conservación. Hay que conocerlas para conservarlas».

Los nacimientos sin precedentes del pasado agosto en AquaRio, así como la gestación previa y el cuidado posterior de las cinco crías, formaron parte de un meticuloso proceso planificado por el equipo del acuario.

Como las rayas mariposa son particularmente sensibles a su entorno, los investigadores debían crear las condiciones óptimas para que se sintieran cómodas y vivieran la vida natural que tendrían en el océano.

«Queríamos asegurarnos de contar con las condiciones que permitieran que las rayas se reprodujeran por sí solas», afirma Szpilman. Según él, el tamaño del recinto oceánico, que contiene 3,5 millones de litros de agua, la calidad excepcional del agua y el ecosistema estable creado por las diversas especies de tiburones, rayas y peces que lo habitan forman parte de su éxito.

«La reproducción en cautividad es importantísima para la conservación de la especie», afirma Patricia Charvet, del grupo de especialistas en tiburones de la UICN y bióloga especializada en tiburones y rayas. «Es importante porque es una señal de que están tan bien mantenidas que quieren dejar descendencia».

El nacimiento se produjo en un tanque más pequeño dentro del enorme recinto oceánico, que en general se utiliza cuando los buzos entran para cuidar de las especies que lo habitan. Permitió que la hembra permaneciera en su hábitat mientras los veterinarios supervisaban a sus crías con ultrasonidos y ayudaban a las recién nacidas a entrar en el agua por primera vez. Como hay una alta mortalidad infantil por depredadores naturales entre las rayas, pusieron a las cinco crías en cuarentena, una medida que las mantendría alejadas de los tiburones del recinto.

Ahora, con 11 meses, gozan de buena salud y se espera que las introduzcan pronto en el recinto oceánico.

Regreso a mar abierto

Para Izeni Pires Farias, bióloga y profesora de la Universidad Federal del Amazonas, los nacimientos de AquaRio no solo son emocionantes e importantes por tener más rayas en cautividad, sino también por la posibilidad de reintroducirlas en el mar.

«Una vez se logra la cría en cautividad, el siguiente paso sería la introducción futura de las criaturas en la naturaleza para repoblar las zonas afectadas», afirma.

Szpilman espera que puedan reintroducir a las rayas mariposa en la naturaleza. «Esa es la meta real del proceso», afirma, pero aún quedan años para cruzar esa meta porque, sin una mayor población de rayas hembra y macho criadas en cautividad y sin mejores condiciones para que sobrevivan en la naturaleza, no supondría mucha diferencia.

Sin embargo, está seguro de que lo lograrán. Y si por algún motivo no lo consiguieran, está seguro de que el trabajo del equipo de AquaRio ha ayudado a las rayas mariposa a alejarse un paso más de la extinción.

«Cuando un animal se extingue en la naturaleza, si no hay ninguna en cautividad, en zoos o acuarios, la especie quedará extinta en el mundo», afirma. «Si por algún motivo la raya mariposa desapareciera de la naturaleza, que no es improbable, al menos podremos aferrarnos a la biodiversidad de nuestro planeta en cierto modo, porque aún existirá en cautividad».

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo