Animales

Llevan a cabo el primer estudio de la raya marina más grande documentada

La Megatrygon microps, que posee un aguijón afilado y ojitos diminutos, realiza la migración más larga entre los animales de su familia.viernes, 21 de junio de 2019

Por Douglas Main
Llevan a cabo el primer estudio de la raya marina más grande documentada
Llevan a cabo el primer estudio de la raya marina más grande documentada

La Megatrygon microps tiene una envergadura de más de dos metros, pero ojos del tamaño de uvas pasas. Aunque la mayoría de las rayas evitan a los humanos, la Megatrygon microps parece ser curiosa y a veces nada a escasos metros de los buceadores. Pero a pesar de ser la raya marina más grande del mundo, rara vez se la observa con vida y apenas se ha documentado información sobre ella.

Antes de principios de siglo, solo se habían producido un par de avistamientos verificados de ejemplares vivos de Megatrygon microps. Pero en los últimos 15 años, la bióloga Andrea Marshall y sus colegas han visto 70 ejemplares en la costa de Mozambique y han catalogado algunas de estas observaciones en el primer estudio mundial sobre los animales, publicado este mes en la revista PeerJ.

El estudio pone de manifiesto que estas rayas pueden identificarse a nivel individual gracias al patrón de manchas singular que tiene cada una en la espalda, lo que permite a los investigadores utilizar fotos y vídeos sacados por científicos ciudadanos de todo el mundo para rastrear a dónde viajan y qué hacen animales específicos. También aporta pruebas de que la costa de Mozambique es única a nivel biológico y que merece ser protegida.

«Como bióloga experta en tiburones y rayas, esto me ha sorprendido mucho, es rarísimo», cuenta Marshall, exploradora de National Geographic y fundadora y científica jefa de la Marine Megafauna Foundation, una organización independiente de investigación y sensibilización con sede en California que tiene un centro de investigación en Mozambique.

Por ejemplo, se avistó a un animal en la playa de Tofo, en el sur de Mozambique, y de nuevo en el archipiélago de Bazaruto, a casi 240 kilómetros al norte. A continuación, volvió a Tofo en un aparente viaje migratorio mucho más largo de lo observado antes en cualquier especie de raya, según Marshall. El animal, una hembra, estaba embarazada cuando la observaron por primera vez, pero no en los avistamientos posteriores, lo que sugiere que habría viajado al norte para dar a luz.

El sur de Mozambique es un punto caliente global de diversidad de tiburones y rayas y tiene una abundancia aparentemente superior de estos animales que otras partes del océano Índico occidental, según Rhett Bennet, agente de conservación en la ONG Wildlife Conservation Society, que no participó en la presente investigación. «El estudio aporta información nueva para apoyar ese punto caliente, que es un área de conservación importante», afirma. Algunas franjas de esta región están protegidas, como el parque nacional del archipiélago de Bazaruto, pero otras no lo están.

El estudio es una primera recopilación de observaciones que deberían utilizarse en las iniciativas para proteger al animal. Actualmente, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, que establece el estado de conservación de la fauna silvestre, considera que hay falta de datos sobre las Megatrygon microps. Pero Marshall cree que es probable que se encuentren en peligro de extinción, ya que ha sido difícil encontrarlas, aunque a veces las capturan los pescadores por accidente. Las observaciones también demuestran que solo tienen una cría de cada vez y que tardan muchos años en reproducirse.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

 

Seguir leyendo