Fotografían en Kenia un raro potro de cebra con lunares en vez de rayas

Es probable que este llamativo animal, observado en la reserva nacional de Masái Mara, tenga una mutación genética denominada pseudomelanismo.jueves, 19 de septiembre de 2019

En la reserva nacional de Masái Mara, Kenia, ha nacido un potro de cebra con pelo oscuro y lunares blancos.

El fotógrafo Frank Liu, que buscaba rinocerontes, observó a la llamativa cebra común, probablemente de una semana de edad. «A primera vista, parecía una especie diferente», afirma Liu. Antony Tira, el guía masái que avistó al potro por primera vez, lo ha llamado Tira.

Las rayas de las cebras son tan únicas como las huellas dactilares, pero la extraña coloración de Tira podría ser la primera observación documentada en Masái Mara, según Liu. Se han observado potros similares en el delta del Okavango en Botsuana.

Ren Larison, biólogo que estudia la evolución de las rayas de las cebras en la Universidad de California, Los Ángeles, explica que Tira y estos potros padecen una afección denominada pseudomelanismo, una mutación genética rara con la que los animales muestran algún tipo de anormalidad en el patrón de rayas.

Las cebras pueden sufrir otras variaciones de colores inusuales, como el albinismo parcial, observado en una rara cebra «rubia» fotografiada a principios de año en el parque nacional del Serengueti, Tanzania.

Llevar un registro de estas anomalías equinas es útil para la ciencia dentro de la meta más general de supervisar los cambios en las especies y la forma en que los gestionan las comunidades locales.

Una melanina anormal

Los melanocitos, unas células especializadas, se encargan de producir melanina, el pigmento rojo, amarillo, marrón o negro que determina el color de las células cutáneas y capilares en mamíferos.

«Son una variedad de mutaciones que pueden alterar el proceso de la síntesis de melanina y, en estas afecciones, se cree que los melanocitos se distribuyen con normalidad, pero la melanina que fabrican es anormal», explica por email Greg Barsh, genetista del Instituto de Biotecnología HundsonAlpha.

En las cebras, los melanocitos se distribuyen de manera uniforme por la piel, así que una cebra afeitada sería totalmente negra. En el caso de Tira y otras cebras con pseudomelanismo, Barsh cree que los melanocitos están ahí, pero la propia melanina no se manifiesta correctamente en forma de rayas por algún motivo.

El futuro de Tira es incierto; según Larison, es improbable que la mayoría de las cebras con una coloración tan inusual sobrevivan mucho tiempo. «Estudios de otras especies han demostrado que, aunque es más difícil que un depredador ataque a un individuo dentro de un grupo, es más fácil si el individuo es diferente», afirma.

«He visto varias fotos de potros con este patrón específico durante años, pero solo una foto —de los años 50— en la que el ejemplar era juvenil o adulto».

Obstáculos para la supervivencia

Por desgracia para Tira, una reciente investigación de Larison y otros autores ha sugerido que las cebras desarrollaron rayas para disuadir a los tábanos. Esta es una de las cinco teorías planteadas, junto con el camuflaje y la regulación térmica. Por ejemplo, los experimentos de campo han demostrado que los tábanos prefieren no aterrizar en superficies rayadas.

Las cebras emprenden cada año un arriesgado viaje hasta las salinas de Makgadikgadi

Según Tim Caro, biólogo de la Universidad de California, Davis, de ser así Tira no podrá repeler a los tábanos —portadores de enfermedades como la gripe equina— tan bien como una cebra con rayas normales.

Sin embargo, si Tira logra sobrevivir a estos peligros y convertirse en adulto, no hay motivo para pensar que no pueda encajar en la manada.

Investigaciones llevadas a cabo en Sudáfrica han determinado que en al menos dos casos de cebras comunes con coloración anormal, los animales establecían relaciones normales con otras cebras, incluso en el apareamiento.

Sigue a Katie Stacey en Twitter.
Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.
Seguir leyendo