Descubren una nueva especie de caballito de mar pigmeo, la primera de este tipo en África

«Es como encontrar un canguro en Noruega», afirma un biólogo marino sobre la nueva especie de pez, descubierta a 8000 kilómetros de sus parientes más próximos.

jueves, 21 de mayo de 2020,
Por Douglas Main
Hippocampus nalu

El Hippocampus nalu, también conocido como caballito de mar pigmeo africano, tiene el tamaño de un grano de arroz y lo descubrieron camuflado entre las algas y la arena de la bahía de Sodwana, en Sudáfrica.

Fotografía de Richard Smith

Un equipo de investigadores ha descubierto una nueva especie en las aguas turbulentas y rocosas del este de Sudáfrica: un caballito de mar pigmeo del tamaño aproximado de un grano de arroz.

El hallazgo los ha desconcertado porque las siete especies de caballito de mar pigmeo (salvo una de Japón) viven en el Triángulo del Coral, una región biodiversa de más de cinco millones de kilómetros cuadrados situada en el sudoeste del Pacífico. Este vive a 8000 kilómetros y se trata del primer caballito de mar pigmeo documentado en el océano Índico y en el continente africano.

«Es como encontrar un canguro en Noruega», afirma Richard Smith, biólogo marino del Reino Unido y coautor de un nuevo estudio sobre la especie, bautizada caballito de mar pigmeo africano o de la bahía de Sodwana. El segundo nombre se refiere al lugar donde lo encontraron, un sitio muy popular entre los submarinistas cerca de la frontera con Mozambique.

Graham Short, coautor e ictiólogo de la Academia de Ciencias de California y el Museo Australiano en Sídney, explica que la nueva especie se parece a otros caballitos de mar pigmeos, aunque tiene un conjunto de espinas con puntas afiladas en la espalda. En cambio, otros caballitos de mar pigmeos similares tienen espinas de puntas planas.

«La verdad es que no sabemos para qué usan las espinas», afirma Short. «En general, muchas especies de caballito de mar son espinosas, así que su presencia podría deberse a la selección sexual; quizá las hembras prefieran machos más espinosos».

Según los autores, este hallazgo sorprendente evidencia lo poco que sabemos del océano, sobre todo de sus habitantes más diminutos, ya que es probable que aún haya muchas especies de caballito de mar pigmeo sin identificar.

«Un regalo del mar»

La instructora de submarinismo Savannah Nalu Olivier se topó con la criatura en la bahía de Sodwana en 2017 cuando examinaba trocitos de algas en el fondo marino. La bahía es famosa por albergar muchas especies de tortugas marinas, tiburones y peces poco comunes.

Compartió las fotografías del pez con sus colegas y en 2018 llegaron a manos de Smith, que junto a su colega Louw Claassens capturó varios especímenes del animal a profundidades de entre 13 y 17 metros.

El nombre científico del nuevo caballito de mar es Hippocampus nalu en honor a Olivier, a quien en su círculo apodan «Fish» (y que, además, es piscis). En los idiomas sudafricanos xhosa y zulú, «nalu» quiere decir «aquí está».

«Le dije que esto era un regalo del mar», cuenta Louis Olivier, el padre de Savannah, que es dueño de una tienda de sumbarinismo llamada Pisces Diving Sodwana Bay. Añade que está «emocionadísimo por su descubrimiento».

Una anatomía misteriosa

Smith envió varios especímenes de la nueva especie a Shrot, quien analizó su genética y su estructura corporal con un tomógrafo.

Su investigación reveló que, al igual que otros caballitos de mar pigmeos, la nueva especie tiene dos estructuras alares en la espalda en lugar de una, como sucede en los caballitos de mar más grandes. En general, se desconoce qué fin tienen estas «alas» en los caballitos de mar.

Como otros pigmeos, la especie africana solo tiene una apertura de la branquia en la parte superior de la espalda en vez de las dos bajo cada lado de la cabeza que presentan los caballitos de mar de mayor tamaño, otro misterio.

Eso sería como «tener una nariz en la nuca», afirma Short.

Pero el nuevo caballito de mar difiere de sus parientes pigmeos porque lo descubrieron viviendo en algas entre bloques de piedra y arena. La bahía de Sodwana tiene un oleaje intenso y estos peces parecen sentirse cómodos con los vaivenes, según indicó Smith, que vio cómo un caballito de mar pigmeo quedaba enterrado en la arena y después se desenterraba.

«Se quedan cubiertos de arena a menudo», afirma Smith. Otros caballitos de mar pigmeos que viven en las aguas más tranquilas en torno a arrecifes de coral «son más delicados, pero esta [especie] está hecha de una pasta más robusta».

Se cree que el caballito africano consume copépodos y crustáceos diminutos, como otros congéneres pigmeos. También se camufla muy bien en su entorno.

Esta nueva especie de caballito de mar pigmeo es del tamaño de un grano de arroz
Este caballito de mar pigmeo es diminuto, del tamaño de un grano de arroz. Hace poco, un equipo de investigadores descubrió que el colorido animal es una especie diferente. Se llama Hippocampus japapigu, caballito "cerdo de Japón" en latín, ya que algunas personas creen que se parece a un cerdito. Estos hipocampos tienen una cresta singular en la espalda, compuesta por huesos triangulares. También tienen una estructura única en forma de alas, en lugar de dos. Estos rasgos los distinguen de otras especies de caballitos pigmeos. Como otros caballitos pigmeos, el "cerdo de Japón" evita a los depredadores camuflándose con su entorno. Se ha observado a la especie en el sureste de Japón y en la isla de Hachijō-jima, al sur de Tokio. Viven en aguas poco profundas y se alimentan de plancton. El investigador de la Academia de las Ciencias de California lo describe como un animal "bastante activo, hasta juguetón".

Muchos más por descubrir

Este hallazgo «demuestra que aún queda mucho por descubrir en los océanos, incluso en aguas poco profundas cerca de la costa», afirma Thomas Trnski, director de ciencias naturales en el Museo de Auckland, Nueva Zelanda, que no participó en el estudio. Añade que casi todos los caballitos de mar pigmeos se han descubierto solo en los últimos 20 años.

El único descubierto fuera del Triángulo del Coral es el caballito de mar pigmeo japonés, también conocido como «cerdo japonés» y que se describió en agosto de 2018.

Short señala que, aunque las poblaciones de caballitos de mar han disminuido en muchas zonas debido a su captura para usarlos en la medicina tradicional china y el mercado de acuarios, esto no supone un problema para los pigmeos porque cuesta mucho encontrarlos. Dicho esto, Smith admite que algunas de estas especies tienen densidades poblacionales muy bajas y no hay datos suficientes para saber cuántos hay.

Estos peces solo pueden extenderse por áreas muy pequeñas mediante las corrientes. El estudio sugiere que el Hippocampus nalu divergió de los antepasados de todas las especies de caballitos de mar pigmeos conocidas hace más de 12 millones de años.

«Esto quiere decir que es muy probable que haya muchas especies más de caballitos de mar pigmeos por descubrir en el océano Índico occidental», afirma Short.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo