Cómo engañan las serpientes de cascabel a los humanos sobre dónde están exactamente

Nuevos estudios descubren que las serpientes de cascabel cambian la velocidad de su sonajero cuando una potencial amenaza se acerca.

Publicado 20 ago 2021 13:04 CEST
Cascabel diamantina del oeste

Una cascabel diamantina del oeste se coloca en posición de ataque. Nuevos estudios descubren que las serpientes de cascabel cambian la velocidad de su sonajero cuando una potencial amenaza se acerca.

Fotografía de Karine Aigner

El aviso de la serpiente de cascabel, ese famoso chi-chi-chi, es uno de los ruidos más de la naturaleza que más nos pone los pelos de punta, porque cuando lo oyes, ya estás demasiado cerca.

Pero, según un nuevo estudio, publicado el 19 de agosto en la revista Current Biology, ese aviso es más complejo de lo que pensábamos.

Al analizar las vibraciones de advertencia de la cascabel diamantina del oeste (Crotalus atrox), los científicos descubrieron que las serpientes agitan sus sonajeros a frecuencias bajas de hasta 40 hercios, o más despacio, cuando la amenaza está lejos. Pero cuando el intruso se acerca demasiado a su zona de confort, una distancia que varía según espécimen, el traqueteo cambia repentinamente a una velocidad mayor, emitiendo un aviso a una mayor frecuencia de entre 60 y 100 hercios.

Cuando a las personas que participaron en el estudio se les preguntó a qué distancia estaba la cascabel en una pradera de realidad virtual, sus respuestas eran bastante precisas cuando el traqueteo eran más lentos, o a una frecuencia más baja. Sin embargo, cuando el sonajero se aceleraba, los humanos caían en el engaño de pensar que las serpientes estaban mucho más cerca de lo que realmente estaban.

Cuando una serpiente de cascabel agita su cola lentamente, el oído humano percibe bien cada sonajeo. Pero a una frecuencia más alta, los sonidos individuales se fusionan en una canción continua, que suena "totalmente diferente a nuestro oído humano", afirma Boris Chagnaud, un neurocientífico de la Universidad de Graz (Austria) y autor principal del estudio.

Es más, debido a una peculiaridad perceptiva, el traqueteo a altas frecuencias nos suena más alto pese a que básicamente está en la misma amplitud de onda, o volumen, dice Chagnaud.

"Tal vez esa sea otra de las funciones del cascabel, intentar confundir a los depredadores", dice Bree Putman, herpetóloga de la Universidad California State (Estados Unidos), que no participó en el estudio.

Una Crotalus atrox o serpiente de cascabel diamantina del oeste se prepara para atacar.

Fotografía de Joel Sartore

El lenguaje secreto de los cascabeles

Las serpientes de cascabel son oriundas de América y hay más de 35 especies distintas que viven entre el sur de Canadá y Argentina. Cuando se ven amenazas, la serpiente agita la punta de su cola como si fuera un sonajero natural, haciendo sonar secciones entrelazadas de queratina ahuecada, la misma proteína que forma las uñas y el pelo.

Mientras los humanos empezamos a indagar ahora sobre las complejidades del lenguaje de los cascabeles, otras especies llevan escuchando el sonajeo de estas serpientes mucho más tiempo.

Por ejemplo, las ardillas usan la frecuencia del traqueteo de la cascabel para saber cómo de peligrosa es la serpiente.

Esto funciona porque las serpientes son de sangre fría o ectotherms. "Su desempeño depende de cómo de calientes están", explica Putman; "así, una serpiente más caliente es más peligrosa y hace sonar su cascabel más rápido".

Las cascabel varían su sonajeo por otras razones. Las cascabel embarazadas o las que acaban de poner huevos tienden a ser más agresivas, mientras que las que están escondidas a salvo bajo una roca son menos propensas a hacer ruido. Algunas serpientes de cascabel son reacias a hacer uso de su sonajero, confiando más en su camuflaje para esconderse de los peligros.

Aunque Putman no se sorprendió de que las serpientes codificaran la información sobre dónde están con sus colas, sí que le pareció interesante que los humanos confundieran la distancia a la que están las serpientes.

No apto para los oídos humanos

Las serpientes de cascabel reptaban por América millones de años antes de que llegaran las migraciones humanas al continente, por lo que los científicos creen que la evolución del traqueteo se produjo como respuesta a otras amenazas. De hecho, algunos expertos creen que el origen del sonajeo puede ser evitar que los bisontes pisaran a las serpientes camufladas.

"Lo más interesante para biólogos como yo es que solemos oír cómo se comunican otros animales, pero todavía no sabemos la mayoría de las cosas de las que están hablando unos con otros", dice Chagnaud.

Los depredadores puede que también estén escuchando esa comunicación. Con una mordedura venenosa capaz de destruir piel y células sanguíneas, es tentador pensar que las serpientes de cascabel son del todo inmunes a los depredadores. Pero no hay nada más lejos de la verdad.

Scott Boback, ecologista evolutivo en el Dickinson College de Pensilvania (EE. UU), usa cámaras puestas en el campo para estudiar a las serpientes de cascabel como parte de un experimento llamado Project RattleCam. Dice que se ha quedado anonadado de la cantidad de criaturas, desde halcones de cola roja y urracas hasta mapaches y mofetas, que se juegan la vida para comerse una de estas serpientes.

"Tienen que competir con muchos otros animales", dice Boback sobre los retos que afrontan las serpientes de cascabel para sobrevivir.

Si a tantos depredadores les gusta comer serpientes de cascabel, entonces es posible que algunos animales usen el sonajeo de su cascabel no como una señal de advertencia sino como un faro que les guía hasta su siguiente almuerzo.

"Me pregunto si las serpientes de cascabel están usando ese traqueteo de alta frecuencia, con el que el depredador no puede determinar con exactitud su localización, más como un recurso de última hora [para escapar]", dice Boback.

Qué hacer si vemos una serpiente de cascabel

Incluso para los que están acostumbrados de ver a estos animales en el campo, el chi-chi-chi del sonajero de las cascabel nunca pasa de moda.

"En ese instante se te para el corazón", dice Asia Murphy, ecologista en la Universidad de California (EE. UU). "Me encanta encontrarlas, aunque el sonido me da miedo".

Murphy se suele encontrar con serpientes de cascabel mientras estudia su interacción con otros depredadores como linces, zorros y coyotes. Afirma que hay unas pocas y sencillas reglas para no correr peligro.

"Se siempre consciente de dónde te sientas y dónde pones las manos y los pies", dice Murphy. "Nunca intentes tocarlas, incluso si es con un palo o una pértiga. Y, obviamente, no las manipules".

Es importante también, mantener una distancia de unos dos metros y evitar la tentación de mover las ramas cercanas o partes de sus habitats para conseguir una buena foto.

Aunque hay un razón lógica para temer a cualquier animal venenoso, las serpientes de cascabel también merecen un respeto.

"Realmente son muy educadas", señala Murphy recordando lo consideradas que son al "avisarte de que están ahí".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved