Los delfines pueden identificar a sus amigos por el sabor

Un estudio revela que los mamíferos marinos utilizan varias señales, incluidos silbidos únicos y el sabor de la orina para formar una compleja conciencia de los demás en su mente.

Por Rebecca Dzombak
Publicado 19 may 2022, 10:21 CEST
Dolphin_Quest
A bottlenose dolphin calf explores an ocean-fed lagoon at Dolphin Quest Bermuda.
Fotografía de Christian Adair, Dolphin Quest

Los humanos nos basamos en un conjunto de señales para reconocer a nuestros amigos, como sus sonrisas, sus voces o su forma de caminar. Los biólogos saben desde hace varias décadas que los delfines forman amistades estrechas y que los cetáceos identifican a sus amigos por sus silbidos únicos. Ahora, una nueva y sorprendente investigación sugiere que los delfines mulares utilizan su sentido del gusto para distinguir la orina de sus amigos de la de otros delfines. 

El director del estudio, Jason Bruck, biólogo marino de la Universidad Estatal Stephen F. Austin de Texas (Estados Unidos), en realidad no se había propuesto comprobar si los delfines mulares podían identificarse entre sí a través de su orina: su objetivo original era comprobar si los delfines utilizan sus silbidos característicos del mismo modo que las personas se basan en los nombres. Pero para ello, necesitaba una segunda forma de que los delfines se identificaran entre sí. 

Para averiguar si los delfines podían asociar un silbido con un delfín específico, Bruck recurrió a una sustancia poco probable: la orina. Un científico había observado anteriormente que los delfines salvajes nadaban a propósito entre penachos de orina, lo que llevó a Bruck a sospechar que estaban recogiendo información de ella.

"Fue un tiro a ciegas", dice Bruck, cuyo estudio se ha publicado esta semana en la revista Science Advances. "Y no esperaba que funcionara, para ser sincero".

En experimentos con delfines en cautividad, el equipo descubrió que los delfines prestaban más atención a la orina y los silbidos de sus amigos, lo que sugiere que conocían a los animales que los emitían, dice.

Los resultados son la primera prueba sólida de que un animal identifica a otros miembros de su especie utilizando el gusto. También demuestran que, al utilizar al menos dos señales para identificar a los individuos, los delfines tienen un complejo conocimiento de su familia y amigos, de forma parecida a como lo hacen los humanos.

"Me quedé sorprendido, simplemente sorprendido", dice Bruck. "Tenía una gran sonrisa en la cara, como, Dios mío, esto ha funcionado".

(Relacionado: Los delfines salvajes tienen personalidad propia, como los humanos)

Participantes ansiosos

En 2016 y 2017, Bruck y sus colegas observaron a varios delfines mulares en instalaciones de interacción con delfines en Bermudas y Hawái (Estados Unidos) que también mantienen un consorcio de cría de la especie. En estos lugares de Dolphin Quest, los delfines viven en lagunas alimentadas por agua de mar natural, lo que simula su entorno en la naturaleza.

El primer paso de los investigadores fue comprobar si los delfines podían detectar la orina en el agua de mar. A lo largo de la evolución, los delfines mulares han perdido el sentido del olfato, pero han conservado un fuerte sentido del gusto.

En piscinas amplias que contenían delfines separados temporalmente, los científicos vertieron agua con hielo en el agua de la piscina y luego observaron para ver cómo respondía cada animal. Los delfines curiosos que exploraban el agua helada eran buenos candidatos para el experimento. A continuación, el equipo tenía que comprobar si las reacciones de los animales al agua helada y a la orina variaban, y si respondían de forma diferente a la orina conocida y a la desconocida. 

(Relacionado: Los delfines aprenden a usar herramientas de sus semejantes, igual que los simios)

El equipo sabía qué delfines se conocían entre sí en función de los que habían vivido juntos durante al menos cinco años. Así que los investigadores vertieron unos 20 mililitros de orina de delfines conocidos y desconocidos en la piscina, uno tras otro, con el orden determinado por el lanzamiento de una moneda. 

Los delfines pasaron aproximadamente tres veces más tiempo investigando la orina familiar que la desconocida, y unos pocos individuos tomaron muestras de la sustancia familiar durante más de 20 segundos. Los cetáceos prestaron poca atención a la orina desconocida, tomando muestras de ella sólo durante el mismo tiempo que el agua helada.

Descifran cómo se comunican los delfines
¿Quién necesita mensajes de texto? Los delfines mantienen comunicaciones extrañas cuando están enfadados, como hacer burbujas o nadar de forma sincronizada. Imágenes del programa “Los más raros”.

"Los delfines estaban muy, muy dispuestos a participar", dice Bruck, que añade que no se les recompensó con comida. "Normalmente, los delfines se aburren con mis experimentos. Estábamos aprovechando algo que forma parte del mundo de los delfines".

Expectativas de los cetáceos

La prueba final investigó si los delfines tenían una comprensión emparejada de las señales de otros delfines, es decir, si el silbido y la orina de un individuo estaban conectados en sus mentes.

Para ello, Bruck hizo lo que los ecologistas del comportamiento llaman un experimento de "violación de expectativas": mostrar a los animales algo que no tiene sentido y ver cómo reaccionan. En las personas, esto sería como ver la cara de tu mejor amigo pero escuchar una voz diferente. 

Para este experimento final, Bruck probó diferentes combinaciones de orina-silbido en 10 delfines, cinco de los cuales eran los mismos animales de las pruebas anteriores.

Cuando se expusieron a una combinación incorrecta de orina y silbato, los delfines no prestaron demasiada atención, tal vez una innovación útil para la naturaleza, donde los mamíferos estarían inundados de silbatos y orina que no coinciden, dice.

Pero cuando un delfín se encontraba con la pareja correcta de orina y silbato, el animal exploraba la zona durante una media de 10 segundos más que la pareja no coincidente. Dos individuos permanecieron en la zona durante más de 40 segundos, la prueba contundente que el equipo necesitaba para reconocer a sus amigos.

El sabor del éxito 

"Es muy difícil demostrar que un concepto existe en la mente de un animal, por lo que este tipo de experimentos que intentan responder a esa pregunta son muy interesantes y útiles", dice Bruno Díaz López, biólogo jefe del Instituto de Investigación del Delfín Mular, con sede en España, que no participó en el estudio.

López, a quien le gustaría que se realizaran estudios similares en la naturaleza, añade que "es una buena aproximación y un buen primer paso" para comprender el papel que puede desempeñar el gusto en el reconocimiento de los delfines. 

"Esto realmente profundiza nuestra comprensión de cómo los delfines se mantienen en contacto entre sí, lo que sabemos que es realmente importante para ellos", dice Laela Sayigh, bióloga marina del Instituto Oceanográfico Woods Hole en Massachusetts (Estados Unidos), que tampoco participó en el estudio.

"Esto abre las puertas a otro tipo de preguntas en torno a todo lo que podrían estar aprendiendo" de los rastros de orina, dice.

En cuanto a Bruck, está ansioso por profundizar en el siguiente mecanismo biológico que utilizan los delfines para saborear la orina.

Una posibilidad prometedora son los lípidos de la orina, que pueden detectarse con una "antena" física en sus papilas gustativas. Es especialmente urgente, añade, ya que se desconoce el impacto de la contaminación provocada por el hombre en las capacidades gustativas de los delfines.

Un delfín común retozando en aguas escocesas. Los investigadores han observado un delfín solitario salvaje llamado Kylie que puede vocalizar como una marsopa de puerto.

Fotografía de Scotland: The Big Picture, Minden Pictures

Los delfines mulares cazan en el canal de Rangiroa, Polinesia Francesa. Los mamíferos marinos utilizan dos tipos de herramientas para encontrar comida, un comportamiento poco común en la naturaleza.

Fotografía de GREG LECOEUR, Nat Geo Image Collection

Un delfín de Shark Bay practica la técnica «shelling», uno de los dos ejemplos conocidos de uso de herramientas en los cetáceos.

Fotografía de Sonja Wild, Dolphin Innovation Project

Unos delfines mulares nadan en el canal de Rangiroa, en la Polinesia Francesa. Estos mamíferos marinos viven en grupos de entre cuatro y 30 animales.

Fotografía de GREG LECOEUR, Nat Geo Image Collection
Los delfines nariz de botella —en esta foto, unos ejemplares en las Bahamas con un delfín moteado del Atlántico— golpean a los peces con la aleta de la cola y los arrojan por los aires antes de devorarlos.
Fotografía de Brian J. Skerry, Nat Geo Image Collection
Delfines nariz de botella.
Fotografía de THOMAS P. PESCHAK, Nat Geo Image Collection
Un delfín de nariz de botella llamado K-Dog salta del agua durante un ejercicio de formación de la Armada estadounidense en el golfo Pérsico.
Fotografía de Petty Officer First Class Brian Aho, U.S. Navy
Una beluga de la Armada estadounidense marca un objetivo de entrenamiento.
Fotografía de Petty Officer First Class Brian Aho, U.S. Navy
Estos delfines de nariz de botella (Tursiops truncatus) en Roatan, Honduras, están en semicautividad y se desplazan entre un gran recinto y el mar abierto como parte de un proyecto de investigación sobre su conducta.
Fotografía de Brian J. Skerry, National Geographic Creative

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Un delfín nariz de botella adopta a una cría de otra especie
Animales
Los delfines aprenden a utilizar herramientas de sus semejantes, igual que los grandes simios
Animales
Los delfines salvajes tienen personalidad propia, como los humanos
Animales
Estos delfines lanzan a los peces fuera del agua para aturdirlos y devorarlos
Animales
Graban por primera vez a cerdos usando herramientas

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved