Las mariposas monarca podrían estar mejor de lo que se pensaba, según un controvertido estudio

La población norteamericana de este lepidóptero, que podría figurar en la lista de la Ley de Especies en Peligro, sigue siendo abundante, según los datos de la ciencia ciudadana.

Las mariposas monarca se congregan en la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca, en Michoacán (México), que forma parte de su zona de invernada.

Fotografía de Jaime Rojo
Por Jason Bittel
Publicado 10 jun 2022, 13:42 CEST

Tras analizar 25 años de datos, un equipo de científicos ha llegado a una conclusión sorprendente: la población de mariposas monarca parece estar aumentando.

De ser cierto, los hallazgos podrían reescribir la narrativa del carismático insecto, que ha sido definida por la fatalidad y el pesimismo durante las últimas décadas. Para ser claros, la especie de mariposa monarca, Danaus plexippus, en general sigue siendo próspera y habita en una amplia zona que incluye lugares tan diversos como el norte de África y el sureste de Asia.

Pero las poblaciones de mariposa monarca oriental de Norteamérica son diferentes a las de sus congéneres, porque cada año se embarcan en una migración masiva desde los terrenos de verano en Canadá hasta los bosques del suroeste de México, donde pasan el invierno. 

(Puedes leer sobre el descubrimiento del hogar invernal de las monarcas en un número de 1976 de la revista National Geographic).

En los últimos años, la población invernante ha caído en picado, probablemente como consecuencia del uso de pesticidas y de la pérdida generalizada de plantas hospedadoras de mariposas, conocidas como algodoncillo, en toda el área de distribución estival del animal en Canadá y Estados Unidos.

Según algunos datos, la población oriental ha disminuido en un 80% en los últimos 40 años. Y las monarcas del oeste de Norteamérica (que también migran pero sólo llegan hasta el sur de California) habrían disminuido un 99% en el mismo periodo.

(Relacionado: ¿Por qué se están desplomando las poblaciones de insectos?)

Basándose en estos datos, en diciembre de 2020, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE.UU. anunció que la subespecie de mariposa monarca de Norteamérica (Danaus plexippus plexippus) cumplía los requisitos de protección establecidos por la Ley de Especies en Peligro. Sin embargo, debido a otras necesidades más graves de la especie, la agencia se negó a incluir el insecto en la lista, con planes para reevaluarlo en 2024.

Ahora puede que no sea necesario, según los autores de un nuevo estudio, publicado hoy en la revista Global Change Biology.

(Relacionado: Las mariposas monarca están extinguiéndose: ¿cómo pueden ayudarlas las ciudades?)

Izquierda: Arriba:

Un detalle de un ala de monarca muestra los vibrantes colores que indican a los depredadores que el insecto es tóxico para comer.

Derecha: Abajo:

En un año determinado, hay cinco generaciones distintas de monarcas que migran a través de América del Norte; un ciclo de vida tan complejo significa que contar las monarcas fuera de México es una tarea de enormes proporciones.

fotografías de Jaime Rojo

Cuando el autor principal, Andy Davis, ecólogo animal de la Universidad de Georgia, y sus coautores analizaron los datos recogidos durante los recuentos anuales de mariposas de la Asociación Norteamericana de Mariposas, descubrieron que, aunque la población ha disminuido en algunos lugares, también ha aumentado en otros. Y al observar esas cifras globales, los científicos estiman que los aumentos compensan las pérdidas.

Davis y sus colegas no son los primeros en llegar a esta conclusión basándose en los datos del NABA, pero el suyo es el análisis más completo hasta la fecha, afirma. 

El complejo ciclo vital de la monarca hace que sea especialmente difícil de controlar, afirma Davis.

Cada año hay cinco generaciones distintas de monarcas que migran por Norteamérica. Esa es una de las principales razones por las que los científicos se han centrado en las colonias de invernación de México: es el único lugar donde los animales se reúnen en un solo sitio, lo que facilita la realización de estudios.

Pero al centrarse en una parte del ciclo vital de la monarca se corre el riesgo de perder la visión de conjunto, por lo que Davis y sus colegas recurrieron a los datos de los ciudadanos, que, según ellos, proporcionan una estimación fiable del número de ejemplares del insecto.

"Es una situación disparatada en la que ahora estamos pensando en incluir en la lista a una de las mariposas más abundantes de Norteamérica", dice Davis, "por una cuestión de percepción, y no realmente por los datos". 

Las monarcas surcan el cielo en la reserva de la biosfera de Michoacán (México). La especie es especialmente vulnerable a los pesticidas y a la pérdida de plantas autóctonas debido a la agricultura.

Fotografía de Jaime Rojo

En busca de mariposas

Cada mes de julio, la asociación de mariposas, una organización sin ánimo de lucro con sede en Nueva Jersey, reúne a miles de voluntarios para buscar monarcas en círculos de 24 kilómetros de diámetro, una metodología que refleja los recuentos navideños de aves de la Sociedad Audubon

Este esfuerzo masivo garantiza la recogida de datos en más de 450 lugares de EE.UU. y Canadá, proporcionando una instantánea anual sin precedentes del número de monarcas para la investigación científica. 

En los últimos 25 años, la abundancia relativa de monarcas norteamericanas ha crecido un 1,36% al año. Es más, los autores señalan que, de todos los lugares monitorizados por NABA, las monarcas se ven en más sitios que cualquier otra especie de mariposa.

"Me gusta decir que en este proyecto han trabajado los mejores estadísticos del sector y que han utilizado los análisis más sofisticados y actualizados posibles", afirma Davis.

Añade que los datos a esta escala no serían posibles sólo con los esfuerzos de la universidad o el Gobierno.

"Este proyecto es una especie de historia de éxito, porque utilizamos sus datos para responder a una pregunta de larga duración sobre una de las especies de mariposas que han estado siguiendo".

(Relacionado: Las mariposas, biomarcadores de salud de los ecosistemas urbanos)

"Siempre hay incertidumbre"

Por muy crucial que sea el conjunto de datos de la NABA, no es perfecto. 

Kathleen Prudic, bióloga de la Universidad de Arizona que no participó en el nuevo estudio, dice que un estudio científico tradicional dividiría un lugar en una cuadrícula y se aseguraría de que cada sección de esa cuadrícula fuera muestreada por igual. 

Los transectos, es decir, los recorridos a pie a lo largo de una ruta determinada, son otra forma de cuantificar el número de animales en un área determinada. Los recuentos de la NABA, en cambio, no están tan regulados, porque los voluntarios no tienen que recorrer los mismos caminos cada año.  

Esto es lo que sucede durante la metamorfosis de una mariposa monarca

"El documento representa los datos, los que tenemos, y creo que los analiza bien", dice Prudic. "Pero siempre hay incertidumbre" al utilizar los datos de la ciencia ciudadana para sacar conclusiones sobre una especie tan compleja y de gran alcance.

Emma Pelton, bióloga conservacionista senior de la Sociedad Xerces para la Conservación de Invertebrados, expresó preocupaciones similares. La Sociedad Xerces es una de las organizaciones que originalmente solicitó al Servicio de Pesca y Vida Silvestre la inclusión de la monarca en la lista en 2014.

"Trabajamos con un montón de científicos de la comunidad, y este es otro ejemplo de los análisis realmente interesantes que podemos hacer cuando la gente sale a buscar insectos", dice Pelton, que tampoco participó en el estudio. "Sin embargo, hay que hablar de las limitaciones".

En concreto, Pelton dice que las encuestas conllevan cierto grado de sesgo, porque las realizan personas que normalmente sólo salen un día al año, en el pico del verano, a sitios que se sabe que son frecuentados por muchas mariposas. Además, "no son aleatorios en el espacio o en el tiempo, ni representativos del paisaje".

La mayoría de las monarcas viven sólo un mes, pero la quinta generación vive hasta ocho meses, el tiempo necesario para volar desde Canadá a Estados Unidos hasta el centro de México.

Fotografía de Jaime Rojo

"Y eso es realmente importante cuando tratamos de pensar en este insecto migratorio que puede estar en todas partes, esencialmente, en las 48 regiones más bajas", dice Pelton. Por ejemplo, las mariposas monarca también habitan en zonas urbanas y agrícolas que normalmente no se incluyen en los transectos del NABA.

"En general, se trata de personas muy respetadas, que han abordado este gran problema con un conjunto de datos realmente sólido", dice Pelton. "Pero no creo que sea el conjunto de datos adecuado para solucionar a las preguntas que intentan responder".

Por eso, ni Prudic ni Pelton creen que el nuevo estudio deba cambiar la decisión del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de que la especie está en peligro de extinción, en parte porque muchas poblaciones, como las del oeste de Norteamérica, siguen experimentando descensos.

Matt Forister, entomólogo de la Universidad de Nevada en Reno, dice que, a pesar de los resultados del documento, "tenemos que ser cautelosos a la hora de sacar conclusiones, especialmente cuando se sabe que esta especie en particular está en fuerte declive en otras partes de su ciclo de vida".

"Si estos descensos continúan, se podría llegar a una situación en la que todas las monarcas restantes se aferraran a un solo árbol en México", dice. "En ese punto, sólo haría falta una tormenta para acabar con ellas".

Georgia Parham, portavoz del Servicio de Pesca y Vida Silvestre, dice por correo electrónico que la monarca seguirá siendo evaluada para su inclusión en la lista cada año, y si todavía cumple las condiciones en 2024, se unirá a la lista de especies en peligro de extinción.

El "Bambi del mundo de los insectos"

Los autores del estudio afirman que los datos son sólidos y hablan por sí mismos.

"La diferencia clave aquí es que hemos ido más allá de un análisis regional y hemos hecho un análisis de todo el continente", dice el líder del estudio, Michael Crossley, entomólogo agrícola y ecólogo molecular de la Universidad de Delaware. "Y aquí es donde empezamos a ver quizá una imagen más completa de los aumentos junto a los descensos".

Las monarcas poseen un gen especial para una musculatura muy eficiente, lo que les da una ventaja para sus vuelos de larga distancia a través del continente.

Fotografía de Jaime Rojo

(Relacionado: Esta mariposa modifica sus rutas migratorias en busca de las mejores condiciones de supervivencia)

Davis añade que es difícil que la gente cambie su percepción de que las monarcas están en problemas, en parte porque es un "mito útil" para generar donaciones a organizaciones sin ánimo de lucro.

Mientras tanto, de las 456 especies de mariposas que la NABA ha rastreado durante el periodo de estudio, 320 especies están disminuyendo y necesitan más conservación, como el elfo escarchado y el pico de pelo de Avalon. 

"La monarca es la Bambi del mundo de los insectos. Cuando la gente se entera de que la monarca está en peligro, abre sus carteras", dice Davis.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Una ballena gris bate un nuevo récord tras nadar del norte del Pacífico a Namibia
Animales
¿Cuántas aves hay en el mundo?
Animales
Estos elefantes están atrapados debido al mayor campo de refugiados del mundo
Animales
¿Qué es la caza furtiva de animales?
Animales
Las vaquitas marinas aún podrían recuperarse si se acaba con la pesca ilegal

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved