¿Por qué esta subpoblación de osos polares recién identificada es tan especial?

Estos osos genética y geográficamente aislados sobreviven sin hielo marino más tiempo del que los científicos creían posible.

Por Elizabeth Anne Brown
Publicado 17 jun 2022, 14:20 CEST
Una osa polar y sus cachorros cruzan un glaciar de agua dulce cubierto de nieve en ...

Una osa polar y sus cachorros cruzan un glaciar de agua dulce cubierto de nieve en el sureste de Groenlandia. Los osos polares utilizan el hielo marino de alta mar para cazar focas, pero a medida que el Ártico se calienta, estas plataformas congeladas se derriten antes. Como resultado, los glaciares costeros podrían ser el lugar donde los osos polares hagan su última parada.

Fotografía de Kristin Laidre, University of Washington

Según todos los indicios, no debería haber osos polares en el sureste de Groenlandia, pero al parecer nadie se lo dijo a los osos polares.

Aunque son excelentes nadadores, los osos polares son fundamentalmente animales terrestres que subsisten casi exclusivamente de la vida marina. Para conseguirlo, estas enormes criaturas se ganan la vida como depredadores de emboscada, acechando junto a las grietas y agujeros en el hielo marino que las focas utilizan para respirar.

Pero en el sureste de Groenlandia, la temporada de hielo marino dura menos de cuatro meses, "demasiado corta para que los osos polares sobrevivan", dice Kristin Laidre, una científica de la Universidad de Washington (Estados Unidos) que investiga la ecología animal del Ártico en colaboración con el Instituto de Recursos Naturales de Groenlandia. ¿Cómo se explica entonces la presencia de osos allí?

(Relacionado: La sorprendente razón por la que los osos polares necesitan el hielo marino para sobrevivir)

Un glaciar de agua dulce se une al mar en un fiordo del sureste de Groenlandia, proporcionando un importante hábitat para los osos polares en una zona sin hielo marino la mayor parte del año.

Fotografía de Kristin Laidre, University of Washington

Los cazadores de subsistencia indígenas de Groenlandia llevan mucho tiempo sosteniendo que los osos polares pueden encontrarse todo el año en los fiordos hasta el extremo sur del país. Cuando el Gobierno de Groenlandia encargó un estudio sobre la distribución de los osos polares, Laidre y su equipo siguieron los "inestimables" mapas dibujados a mano por sus colaboradores inuit e identificaron osos no estudiados hasta entonces que vivían al pie de los glaciares, cerca del asentamiento abandonado del sureste de Skjoldungen-Timmiarmiit.

Su investigación, publicada esta semana en la revista Science, presenta pruebas de ADN que demuestran que unos pocos cientos de osos de esta parte de Groenlandia son lo suficientemente diferentes de sus vecinos como para ser considerados la 20ª subpoblación (un grupo de animales dentro de la misma especie que están genética y geográficamente separados) de los 26 000 osos polares del mundo. Los datos de seguimiento de 27 osos con collares de radio por satélite también confirmaron que esta población sobrevive sin hielo marino durante tres meses más de lo que los científicos creían posible. 

A la luz de esto, es tentador interpretar el estudio como una nueva esperanza de que los osos polares pueden sobrevivir con menos hielo marino, pero los autores subrayan que la conclusión no es que los osos polares sean más resistentes al cambio climático de lo que se creía. Es que en lugares como el sureste de Groenlandia (donde el hielo de los glaciares de agua dulce puede compensar la pérdida de hielo marino) podría ser donde los osos polares hagan su última parada.

Una trabajo de osos 

Laidre, junto con Fernando Ugarte, del Instituto de Recursos Naturales de Groenlandia, y una serie de colaboradores internacionales, peinaron los datos de movimientos y las muestras de ADN de 36 años para saber qué hace diferentes a estos osos. Los investigadores se sorprendieron al descubrir que los datos de localización revelaban un límite latitudinal a unos 64 grados norte. Los osos que vivían al norte de la línea permanecían allí mientras se recogía la información, y los osos del sureste permanecían en el sur, con poca o ninguna mezcla de las poblaciones.

Mientras que sus primos del noreste de Groenlandia recorren una media de 10 kilómetros al día sobre placas de hielo marino, los del sureste permanecen cerca de la costa en una serie de fiordos, largas y estrechas ensenadas esculpidas por los glaciares alimentados por el casquete polar de Groenlandia. En los meses de verano, los trozos de hielo se adentran en el océano, creando lo que los científicos denominan melaza glaciar de agua dulce, un lodo espeso que puede ser lo suficientemente compacto como para que los osos polares puedan caminar y cazar.

Laidre descubrió que algunos osos permanecían en un solo fiordo o en un par de fiordos adyacentes durante años, ocupando un área de residencia de tan solo ocho o nueve kilómetros cuadrados. Eso es un sello de correos comparado con las áreas de distribución de la población del noreste, donde un oso típico recorría unos 1500 kilómetros al año a través del hielo marino.

Osos polares abandonados y una cinta transportadora de hielo 

El análisis del ADN obtenido sobre el terreno por el equipo de Laidre, a partir de estudios anteriores y de muestras proporcionadas por cazadores de subsistencia, indica que los animales del sureste son los "osos polares más aislados genéticamente del planeta", afirma Laidre. En otras palabras, están menos relacionados con sus subpoblaciones vecinas que cualquiera de las 19 subpoblaciones reconocidas.

Pero, ¿cómo divergieron los dos grupos de osos polares? Los investigadores afirman que ven indicios de un "efecto fundador", es decir, que la población del sureste se estableció gracias a un pequeño número de individuos separados del grupo mayor, y sus descendientes se cruzaron a lo largo de generaciones. El análisis genético sugiere que todos los osos del sureste muestreados comparten un ancestro común reciente, de hace unos 200 años.

El culpable más probable de que los osos fundadores quedaran atrapados en los fiordos es la corriente costera de Groenlandia oriental, un enorme flujo de alta velocidad hacia el sur a lo largo de las costas de Groenlandia oriental. Esencialmente crea una cinta transportadora de hielo marino congelado desde la costa noreste que se descompone en témpanos más pequeños a medida que avanza hacia el sur.

Cada año, dice Ugarte, al menos un puñado de osos del noreste son arrastrados hacia abajo y alrededor del Cabo Farewell, el punto más meridional de Groenlandia. Los relativamente afortunados son depositados en el suroeste, donde pueden seguir su camino hacia el norte y el oeste hasta Canadá. Los desafortunados se ahogan en el mar.

"Lo interesante o especial de esta nueva población de osos es que realmente parecen saber cómo enfrentarse a esto", dice Ugarte. 11 de los osos rastreados se vieron atrapados por las corrientes y recorrieron una media de 188 kilómetros en el hielo en menos de dos semanas, pero en uno o dos meses todos consiguieron volver a sus fiordos de origen nadando en las aguas heladas y recorriendo tierra firme.

Un refugio, aunque sólo sea por un tiempo  

Andrew Derocher, profesor de biología de la Universidad de Alberta (Canadá) que ha estudiado los osos polares y el Ártico durante más de 40 años y que no participó en el estudio, dice que la investigación es "elegante" y que "reúne algunos resultados interesantes".

Añade que no es una revelación ver que el hielo glacial sostiene una población de osos polares en ausencia de hielo marino. Está el ejemplo bien documentado de Svalbard, un archipiélago noruego en el que también se descubrió que los osos polares se estacionan en pequeñas áreas de distribución complementadas por el hielo glacial.

Los científicos predicen que, a medida que el cambio climático modifique el Ártico, los glaciares de los fiordos permanecerán intactos durante más tiempo que el hielo marino, lo que podría crear refugios (representaciones temporales en medio de condiciones de vida desfavorables) para especies como los osos polares que dependen del hielo para cazar.

Pero eso no significa la "salvación de los osos polares", explica Steven Amstrup, científico jefe de la organización conservacionista Polar Bears International y ex director durante 30 años de la investigación sobre los osos polares de Alaska en el Servicio Geológico de Estados Unidos.

Aunque en el imaginario público el Ártico puede estar repleto de glaciares, gran parte del norte polar es tundra, llanuras sin árboles que se superponen a un suelo congelado llamado permafrost. "Los depósitos de hielo glacial de agua dulce del Ártico son principalmente Groenlandia y Svalbard, con un poco en el extremo norte de Canadá", dice Laidre. Estos mélanges glaciares son poco comunes en el Ártico y no podrían albergar un gran número de osos.

(Relacionado: ¿Qué es la tundra?)

Amstrup espera que la investigación "anime a los científicos y a los gestores a realizar algunos estudios sobre los demás lugares del Ártico" en los que los glaciares podrían ayudar a los osos polares a aguantar más tiempo.

"En todo caso, este estudio es realmente otra prueba de la relación fundamental entre los osos polares y el agua cubierta de hielo", dice. "¿Les importa realmente si ese hielo es agua dulce o salada? Probablemente no, mientras haya focas debajo".

Un subgrupo con cualquier otro nombre 

Los autores del estudio defienden que los osos del sureste de Groenlandia, en virtud de sus diferencias genéticas y su separación geográfica de los del noreste, deberían ser reconocidos como la 20ª subpoblación de osos polares del Ártico.

En última instancia, esa es una cuestión para los expertos en osos polares, incluidos Lairdre y Derocher, de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Tendrán en cuenta factores como el número de osos de la población (que los científicos aún no han precisado) y si sería beneficioso intentar gestionarlos como una población separada.

Los autores del estudio consideran que el carácter genético de los osos del sureste es algo que debe conservarse y protegerse. Derocher y Amstrup no discrepan, pero añaden una nota de preocupación.

"Mi opinión es que lo que tenemos es una población pequeña, endogámica y aislada", dice Derocher, "y este tipo de poblaciones sabemos por otros estudios de grandes carnívoros que son vulnerables a la depresión por endogamia, a los episodios de enfermedad y simplemente a los acontecimientos demográficos aleatorios."

"Las poblaciones aisladas, desde un contexto evolutivo, suelen ser más vulnerables", coincide Amstrup.

"Este tipo de aislamiento y fragmentación genéticos es el tipo de cosas que probablemente veremos mucho más en el futuro a medida que tengamos grupos cada vez más pequeños de osos que persistan en áreas [más distantes]", dice Derocher.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
La sorprendente razón por la que los osos polares necesitan el hielo marino para sobrevivir
Animales
Las crías de foca de Groenlandia están muriendo en una playa de Quebec por la falta de banquisa
Medio Ambiente
El deshielo de los glaciares de Groenlandia rebasa el punto de no retorno
Medio Ambiente
Una ola de calor está derritiendo el hielo de Groenlandia, una noticia pésima
Medio Ambiente
Este glaciar de Groenlandia está creciendo, pero esto no significa el fin del deshielo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved