Indignación tras décadas de hastío y laxitud del Gobierno de EE.UU. hacia el maltrato animal

Un organismo de control del Gobierno ha cuestionado en repetidas ocasiones a la agencia gubernamental USDA por la forma en que calcula las sanciones. En 2022, más de la mitad de las multas impuestas fueron inferiores a 9000 euros.

Por Rachel Fobar
Publicado 13 dic 2022, 13:07 CET
Beagle fue rescatado de Envigo

Este beagle fue rescatado de Envigo, un centro de cría para investigación de Cumberland, Virginia, citado por inspectores del USDA por docenas de infracciones contra el bienestar en cinco visitas a lo largo de un año. La agencia no impuso multas y el centro se cerró en julio.

Fotografía de Gregory Rec, Portland Press Herald, Getty Images

Hace dos años, tres murciélagos muertos fueron hallados en un lavabo de la Universidad Estatal de Colorado, donde los investigadores estudian enfermedades víricas transmitidas por murciélagos. Una tela de sombreo del recinto de murciélagos se retiró para ser limpiada y, cuando "se desplegó a la mañana siguiente... se encontraron tres murciélagos muertos en su interior", señala un informe de enero de 2020 elaborado por un inspector del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), que vela por el cumplimiento de la Ley de Bienestar Animal.

Según se lee en el informe, la Universidad Estatal de Colorado "desarrolló nuevos procedimientos y volvió a formar al personal de cría" para garantizar que no quedaran más murciélagos atrapados y murieran en la tela de sombra, según el informe.

Pero sirvió de poco.

Dos años después, los inspectores del USDA encontraron otro murciélago muerto, atrapado "en los pliegues de una de las lonas de sombreo". El murciélago parecía seco y era "fácilmente visible" sin que el inspector tuviera que mover la lona, dice el documento, de febrero de 2022.

Colorado State mantiene más de 1900 animales, incluidos 650 murciélagos frugívoros jamaicanos para su Centro de Enfermedades Infecciosas Transmitidas por Vectores y 350 ovejas para su Laboratorio de Reproducción Animal y Biotecnología, así como caballos y vacas.

(Relacionado: Los delitos de maltrato animal aumentan más de un 400% en España en la última década)

En abril de 2022, el USDA multó a la Universidad Estatal de Colorado con el equivalente a 5800 euros, citando infracciones veterinarias y de manejo de animales de la Ley de Bienestar Animal que contribuyeron a la muerte de los murciélagos y observando "una acumulación de heces y heno deteriorado" en noviembre de 2021 y febrero de 2022 en varios recintos de ovejas, caballos y vacas. La multa también incluía el hecho de que la universidad "no hubiera construido y mantenido una valla perimetral de altura adecuada", lo que, según el USDA, permitió que un gato montés entrara y matara a ocho ovejas.

El 30 de abril de 2022, el personal encargado del cuidado de los animales en la universidad encontró una lona caída, "que provocó la muerte" de 20 murciélagos. Se informó de las muertes al USDA, pero no se impuso ninguna multa adicional.  

En febrero de 2022, inspectores del USDA encontraron un murciélago muerto en la Universidad Estatal de Colorado. Estaba atrapado "en los pliegues de una de las lonas de descanso", y se trata del cuarto caso de este tipo en tres años. El animal parecía seco y era "fácilmente visible".

Fotografía de People for the Ethical Treatment of Animals

"La CSU tiene un cuidado excepcional para garantizar la seguridad de los animales", afirma Greg Harrison, vicepresidente adjunto de comunicaciones estratégicas de la universidad. Siempre "se esfuerza por cumplir la Ley de Bienestar Animal" y los laboratorios de la CSU "normalmente superan los estándares". Tras las muertes iniciales de murciélagos y antes de la multa del USDA, Harrison afirma que la universidad "instituyó medidas adicionales para proteger a los murciélagos", entre ellas hacer que el personal inspeccionara la tela de sombreo antes de desinfectarla y cambiar el color de la tela para que los animales fueran más visibles.

La universidad "informó por sí misma al USDA" de la reciente muerte de los 20 murciélagos y "tomamos medidas correctoras por nuestra cuenta", añade. "A pesar de una revisión exhaustiva, no está claro por qué se cayó la tela. Desde aquel incidente, hemos cambiado la forma de gestionar la tela, y lo hicimos antes de la acción del USDA."

La multa máxima que puede imponer el USDA por una infracción del bienestar animal es de 12 771 euros al día, según una norma de 2022 publicada por la agencia. A menudo, sin embargo, las sanciones son tan pequeñas que los infractores las consideran simplemente "un coste de hacer negocios", según numerosos informes de la Oficina del Inspector General (OIG) del USDA, que audita a la agencia.

(Relacionado: Varios mercados de animales vivos son acusados de maltrato animal en San Francisco)

Una multa total de 5800 euros por infracciones de la Universidad Estatal de Colorado (especialmente por infracciones que implicaron la muerte de animales), que recibió una subvención de 6,7 millones de euros de los Institutos Nacionales de Salud para financiar un nuevo centro de investigación sobre murciélagos,  "es profundamente preocupante", afirma Delcianna Winders, directora del Programa de Derecho Animal de la Facultad de Derecho de Vermont. Esa multa, dice, es menos del 2% del máximo de 306 504 euros, teniendo en cuenta la naturaleza y el número de infracciones y el número de animales afectados (en octubre, el USDA concedió a la universidad más de 12 millones de euros para investigación sobre agricultura sostenible).

En un correo electrónico, el portavoz del USDA, Andre Bell, dijo que la agencia "no puede hacer más comentarios sobre las acciones de aplicación", pero animó a revisar la sección de la Ley de Bienestar Animal sobre sanciones civiles.

En lo que va de año, el USDA ha impuesto multas a 22 instalaciones (expositores de animales, instituciones de investigación y criadores) por infracciones de la Ley de Bienestar Animal que incluyen muertes de animales, sufrimiento prolongado, recintos sucios y atención veterinaria inadecuada. Más de la mitad de las multas, que el USDA publica en su web, fueron inferiores a 9000 euros, y la mayoría por problemas de atención veterinaria.

El USDA calcula las multas mediante una hoja de cálculo interna, que tiene en cuenta factores como la gravedad de las infracciones, el historial de la instalación y el tamaño de la empresa, según la Ley de Bienestar Animal. National Geographic presentó una solicitud de registros para la hoja de cálculo, pero la agencia se negó a compartirla porque podría permitir a los titulares de licencias "eludir las sanciones propuestas" y podría "socavar de otro modo las investigaciones". 

(Relacionado: La industria que hizo famosa a 'Tiger King' ponto será ilegal)

"¿Qué se necesita para que el USDA haga algo significativo, si las repetidas muertes de animales y los animales obligados a pasar el día sobre sus propias heces durante meses y meses no es suficiente?". dice Winders, refiriéndose a los murciélagos y las ovejas de la Universidad Estatal de Colorado. "El Departamento de Agricultura de EE.UU. está intentando hacer un show para hacer ver que aplica la ley", añade. "La gente sigue violando la ley, y en algunos casos, probablemente haciendo los cálculos para decir que vale la pena el riesgo".

En abril, la Universidad Estatal de Colorado fue multada por el equivalente a 5.800 euros por la muerte de murciélagos y "la acumulación de heces y heno deteriorado" en varios recintos de ovejas, caballos y vacas.

Fotografía de People for the Ethical Treatment of Animals

Un historial de multas bajas o nulas

En informes que se remontan a 1995, la OIG ha cuestionado repetidamente el método del USDA para calcular las multas. En 2010, la OIG denunció a la agencia por reducciones "excesivas" de las sanciones. En 2014, la OIG señaló que en 2012, las multas del USDA "se redujeron en un promedio del 86 por ciento de la pena máxima contemplada por violación en [la] Ley de Bienestar Animal (AWA, por sus siglas en inglés)."

Mientras tanto, en junio de 2021, la Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad contra los Animales demandó al USDA por su "política de no aplicación de la Ley de Bienestar Animal", en parte por la reticencia de la agencia a imponer multas significativas. La demanda está pendiente.

La mayoría de las veces, en lugar de aplicar multas, el USDA no las impone, afirma Robert Hensley, asesor principal de defensa legal de la Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (ASPAC). Desde 2017, el USDA no ha cobrado ninguna multa de las instalaciones de cría de perros con licencia, ni siquiera en casos de extrema crueldad o negligencia, según la ASPCA. Por ejemplo, los inspectores documentaron docenas de violaciones del bienestar en Envigo, una instalación de cría de investigación en Cumberland, Virginia, donde se encontraron más de 5000 perros hacinados en jaulas estériles y mohosas. En cinco visitas realizadas a lo largo de un año, el USDA no confiscó los perros ni impuso multas. La empresa accedió a cerrar las instalaciones en julio, y los perros fueron entregados en adopción.

Cuando el USDA no hace nada, dice Hensley, "claramente deja de disuadir del mal comportamiento; en todo caso, lo fomenta porque da a entender a la comunidad regulada que no habrá consecuencias".

Incluso cuando el USDA impone sanciones más elevadas de lo habitual, las cantidades no suelen acercarse al máximo permitido, afirma Winders. Por ejemplo, el USDA multó a la empresa de carga Alliance Ground International con 22 000 euros en agosto después de que se encontraran 18 perros "en jaulas sin comida ni agua y cubiertos de materia fecal." El personal de la empresa también encontró un bulldog francés muerto en su perrera. Aunque Alliance no tenía antecedentes penales, según Winders, la multa por esas infracciones podría haberse acercado a los 460 000 euros.

Eric Kleiman, investigador del Animal Welfare Institute, critica el sistema de multas del USDA. Con sanciones tan "patéticas", afirma, instalaciones como éstas "pueden actuar con impunidad, con el consiguiente sufrimiento animal, porque saben que [el USDA] no actuará con ninguna contundencia". Estas pequeñas multas pasan "desapercibidas" al escrutinio público y reflejan la ineficacia de la aplicación de la ley por parte del USDA, afirma.

(Relacionado: Monos de laboratorio: nuestra deuda con los simios)

Se han encontrado más de 5000 perros hacinados en jaulas estériles y mohosas en las instalaciones de Envigo en Virginia. En julio, Envigo entregó los perros a la Humane Society of the United States, que facilitó adopciones en todo el país.

Fotografía de Joshua Lott, The Washington Post, Getty Images

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos "mima la investigación"

En octubre de 2019, el personal del Instituto de Investigación Biomédica Lovelace, una empresa privada de investigación de Albuquerque (Nuevo México), encontró muerto en su recinto a un macaco cynomolgus macho de dos años y medio. Una necropsia encontró "poca o ninguna" grasa corporal, "deshidratación marcada" y "ojos prominentemente hundidos."

En mayo de 2022, el USDA multó a Lovelace con 6200 euros por tres infracciones entre agosto y noviembre de 2019, dos de ellas relacionadas con la muerte de este y otro macaco cynomolgus. Por estos problemas, dice Winders, el USDA podría haber multado a la compañía con 293 733 euros.

En 2020, el Instituto de Investigación Biomédica Lovelace ingresó más de 76 millones de euros.

Lovelace Biomedical no respondió a múltiples solicitudes de comentarios.

En agosto de 2022, el USDA multó a un laboratorio de Bedford, Massachusetts, propiedad de Labcorp (que utiliza conejos, perros, cerdos y otros animales en sus experimentos de desarrollo de fármacos) con 3375 euros por tres infracciones que datan de octubre de 2018 a mayo de 2021. Las violaciones resultaron en la eutanasia de un conejo después de que el personal "no manejara adecuadamente" al animal, que se lastimó al escapar de un dispositivo de sujeción dañado, y la muerte de otro animal no identificado que fue "el resultado directo de que el personal no configurara correctamente" una máquina anestésica durante un procedimiento. En ese caso, dice Winders, la multa podría haber sido de hasta 38 313 euros.

El año pasado, Labcorp ingresó más de 16 000 millones de euros.

Estas infracciones son anteriores a la adquisición del centro de Bedford por parte de Labcorp, según un comunicado de la empresa. "Labcorp prioriza el cumplimiento y la calidad en todo lo que hacemos", decía. "El centro de Bedford se ha adaptado a las prácticas de formación del personal de Labcorp, a los procedimientos operativos estándar y a nuestros compromisos de cultura asistencial, que incluyen estrictas normas de conducta ética". Toxikon, la empresa propietaria de las instalaciones de Bedford en el momento de las infracciones, ganaba 40 millones de euros anuales.

El USDA "mima la investigación", afirma Kleiman. Las multas impuestas a Colorado State, Lovelace Biomedical y el antiguo laboratorio Toxikon "son cantidades insignificantes por muchas razones, entre otras, la gravedad de las infracciones (todas ellas relacionadas con la muerte de animales), el elevado poder adquisitivo de estos ricos centros de investigación y el historial de los tres", afirma.

(Relacionado: Un pequeño cambio en la normativa podría transformar la regulación del maltrato animal en EE.UU.)

Las críticas de Kleiman se hacen eco de un informe de 2005 de la OIG en el que se pedían multas más elevadas para los centros de investigación que infringieran la Ley de Bienestar Animal. Señalaba que las cuantías no varían en función de si el infractor es "un pequeño granjero que cría perros" o "un centro de investigación con miles de millones en activos", por lo que las sanciones a los centros más grandes son "insignificantes".

La Ley de Bienestar Animal también permite que las multas se basen en el historial de cumplimiento de las instalaciones. En 2011, el USDA multó a Lovelace Biomedical con 21 750 euros por infracciones que incluían procedimientos médicos innecesariamente dolorosos o angustiosos y alojamiento inadecuado, lo que provocó que un mono muriera asfixiado al quedar atrapado en un gancho de su recinto. Pero desde 2014, Lovelace ha tenido 12 citaciones graves, muchas de ellas relacionadas con la muerte de animales.

En diciembre de 2021, después de que el criador de perros Daniel Gingerich acumulara más de 200 infracciones a la Ley de Bienestar Animal (se cree que la mayor cantidad jamás cometida por un titular de una licencia de la Ley de Bienestar Animal), los legisladores bipartidistas presentaron un proyecto de ley en el Congreso llamado Ley de Goldie. Lleva el nombre de un golden retriever que el USDA encontró demacrado en múltiples inspecciones de sus criaderos en el transcurso de cuatro meses. Posteriormente, un veterinario practicó la eutanasia al perro y, en octubre de 2021, el USDA revocó la licencia de Gingerich. La ley pretende prohibir que el USDA descuente las multas máximas en un 10% o más.

"La agencia ya no trabaja para proteger a los animales y servir al público", dice Hensley. "Trabaja a favor de la industria". La Ley Goldie "llega al corazón de algunos de los problemas" que se repiten en el USDA, afirma, al exigir a la agencia que realice inspecciones anuales en todas las instalaciones, que confisque los animales que sufren y que alerte a las fuerzas de seguridad locales sobre los casos de maltrato animal.

El USDA debe replantearse su proceso de imposición de multas, afirma Kleiman, aunque cree que debe revisarse todo el organismo, que, según él, "lleva décadas sin aplicar adecuadamente la ley". "No puedo expresar lo hartos y cansados que estamos yo y otros defensores de la protección de los animales de opinar, una vez más, sobre otro fracaso en la aplicación de la ley [por parte del USDA]", afirma Kleiman. "Treinta años de informes de la OIG, escrutinio del Congreso, presión pública, [exposición] mediática y, sin embargo, ¿qué cambia realmente?".

La National Geographic Society apoya Wildlife Watch, nuestro proyecto de reportaje de investigación centrado en los delitos y la explotación de la fauna salvaje. Lee más reportajes sobre Wildlife Watch aquí, y envía sugerencias, comentarios e ideas para reportajes a NGP.WildlifeWatch@natgeo.com. Más información sobre la misión sin ánimo de lucro de la National Geographic Society en natgeo.com/impact. 

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Varios mercados de animales vivos son acusados de maltrato animal en San Francisco
Animales
Un pequeño cambio en la normativa podría transformar la regulación del maltrato animal en EE.UU.
Animales
La venta de elefantes salvajes en Namibia provoca una condena mundial
Animales
Indonesia, un oasis de impunidad para los cazadores de orangutanes
Animales
Cómo los vídeos falsos de rescates de animales se han convertido en una nueva frontera para el maltrato animal

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved