Vida y resurrección del cocodrilo siamés en Camboya

Los cocodrilos del Siam estuvieron a punto de extinguirse. Ahora, los esfuerzos por reintroducir la especie pueden ser la historia de conservación más exitosa de Camboya.

Por Stefan Lovgren
Publicado 20 dic 2022, 10:35 CET
Un conservacionista libera un cocodrilo siamés

Un conservacionista libera un cocodrilo siamés en su hábitat natural en la provincia de Koh Kong, Camboya, el 7 de marzo. 2022.

Fotografía de Jeremy Holden, Fauna & Flora International

A la mayoría de la gente le aterrorizaría entrar en aguas con cocodrilos, pero no a Sao Chan. Al igual que otros habitantes de esta aldea selvática, en lo más profundo de las remotas montes Cardamomo del suroeste de Camboya, este agricultor de 73 años afirma que los cocodrilos siameses de los cursos de agua pueden parecer feroces, pero no hay que temerlos. "Si nos acercamos a ellos, huyen", dice Chan.

Y tiene razón. Se han registrado muy pocos ataques de cocodrilos siameses a humanos en el mundo, y al parecer ninguno en Camboya. En cambio, son los cocodrilos los que tienen motivos para temer a la gente. Antaño común en todo el Sudeste Asiático, el cocodrilo siamés, notoriamente tímido y que puede llegar a medir 3 metros de largo, fue cazado durante décadas por su piel y su carne hasta tal punto que, a principios de la década de 1990, se creía que la especie se había extinguido en estado salvaje. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza clasifica la especie como en peligro crítico.

Sin embargo, algunos de ellos sobrevivieron en los Cardamomo, donde se redescubrieron poblaciones dispersas de reptiles, probablemente con menos de 200 individuos en total, a principios del milenio. Desde entonces, la población local realiza patrullas periódicas para protegerlos de los cazadores furtivos y otras amenazas. "Creemos que los cocodrilos son sagrados", afirma Chan, uno de los principales guardas de la zona.

Aunque las patrullas y otros esfuerzos de conservación han contribuido a evitar la extinción de los cocodrilos del Siam, la supervivencia a largo plazo de la especie sigue siendo motivo de preocupación, ya que las cifras de población se han mantenido prácticamente estables desde su redescubrimiento.

(Relacionado: ¿El cocodrilo más grande jamás capturado?)

Ahora, sin embargo, las perspectivas para uno de los reptiles más raros de la Tierra pueden mejorar por fin. En 2022, los conservacionistas han introducido en la naturaleza más cocodrilos siameses que nunca, no sólo en los Cardamomo, sino por primera vez en una reserva natural del norte del país, donde históricamente se encontraban los cocodrilos. Los avances en las pruebas genéticas han agilizado la identificación de cocodrilos aptos para ser liberados, y el seguimiento por satélite de los cocodrilos reintroducidos ha mejorado los esfuerzos de protección.

"Nos queda mucho camino por recorrer, pero la posible reaparición del cocodrilo siamés podría ser el mayor éxito de la historia de la conservación en Camboya", afirma Pablo Sinovas, director del programa de Camboya de Fauna and Flora International, una de las organizaciones sin ánimo de lucro que reintroducen estos animales, y Explorer de National Geographic.

Un cocodrilo siamés en el centro de cría de Fauna y Flora Internacional en Phnom Tamao, Camboya.

Fotografía de Jeremy Holden, Fauna & Flora International

Creación de cocodrilos híbridos

De las dos docenas de especies de cocodrilos que hay en el mundo, siete están catalogadas en peligro crítico, entre ellas el cocodrilo del Siam. Su declive comenzó con la competencia de los cultivadores de arroz por el hábitat de los humedales, aunque fue la caza comercial para satisfacer la demanda mundial de productos derivados de la piel y carne lo que llevó a la especie al borde de la extinción.

Muchos cocodrilos siameses capturados en la naturaleza se suministraron inicialmente a granjas de cocodrilos. En su punto álgido en 2010, había unas 900 granjas en Camboya, que en conjunto albergaban más de 250 000 cocodrilos. Pero la demanda de productos de piel de cocodrilo ha disminuido en los últimos años debido a los cambios en las tendencias de la moda y al aumento de los costes de cría.

Estas condiciones han dejado a granjeros como Aim Kim San, que dirige una pequeña granja de cocodrilos cerca del lago Tonle Sap, en las afueras de la ciudad de Siem Reap, desesperado por vender su granja. "Antes era un negocio muy bueno", dice Kim, de 65 años, de pie en una pasarela sobre un lúgubre corral de hormigón repleto de algunos de los 135 cocodrilos reproductores de la granja; "ahora quiero dejarlo y dedicarme a vender piezas de motocicletas".

Podría parecer una buena idea liberar en la naturaleza a los cocodrilos no deseados de las granjas. Pero los cocodrilos siameses de granja han perdido en gran medida su distinción genética debido al cruce con cocodrilos de agua salada y cocodrilos cubanos, una especie introducida en Camboya hace décadas. Esta hibridación ha convertido a los cocodrilos siameses, tradicionalmente tímidos, en animales muy agresivos y no aptos para la vida en libertad.

En la última década, la mayoría de los cocodrilos siameses que Fauna y Flora Internacional ha liberado en los Cardamomos proceden de un pequeño programa de cría que la organización dirige cerca de Phnom Penh, la capital camboyana. Pero criar cocodrilos siameses es un proceso complicado, y hasta ahora sólo se han liberado unos 130 cocodrilos en los Cardamomo, algunos de los cuales proceden también de granjas. 

Aunque esto ha ayudado a aumentar la población salvaje hasta unos 300 ejemplares, los conservacionistas quieren aumentar los índices de reintroducción para garantizar la diversidad genética y la supervivencia general de la especie.

Un método probado es realizar pruebas de ADN para identificar cocodrilos siameses genéticamente más puros. Los investigadores camboyanos pueden ahora realizar estas pruebas en el país, en lugar de enviar muestras al extranjero. "Esto ha simplificado mucho nuestro trabajo", afirma Sinovas.

Despliegue de datos y herramientas de seguimiento

Las patrullas en las Cardamomo también han resultado más fáciles, ya que la tala ilegal en la zona ha disminuido gracias a la mejora de la aplicación de la ley y muchos menos cazadores furtivos tienen como objetivo a los cocodrilos. Pero las amenazas persisten, sobre todo por parte de los pescadores locales, que pueden dañar o incluso matar a los cocodrilos mientras pescan.

(Relacionado: Así es el polémico plan de reintroducción de guepardos en la India)

A menudo, la población local parece acoger con satisfacción los esfuerzos para salvaguardar a los cocodrilos, sobre todo porque el gasto en conservación en la zona ha ayudado a mantener nuevas infraestructuras, como un templo budista y una escuela. También se recompensa económicamente a los aldeanos que informan del avistamiento de nidos y huevos de cocodrilo. "Me alegra informar si veo cocodrilos en mis arrozales, como ya he hecho dos veces", dice Srey Ny, un agricultor de 78 años, que recuerda la época en que no sólo los cocodrilos siameses sino también los tigres eran comunes en los Cardamomos.

Los cocodrilos liberados este año en los Cardamomos llevan por primera vez localizadores por satélite. Los datos muestran que la mayoría de los animales han permanecido cerca de su lugar de liberación.

Los investigadores también han empezado a utilizar tecnología del ADN ambiental para detectar cocodrilos siameses en libertad. A pesar de sus dificultades, los investigadores detectaron ADN ambiental dejado por los reptiles en 19 de 21 escenarios. "Este podría ser el punto de partida de una nueva y revolucionaria forma de evaluar la presencia de cocodrilos amenazados en la naturaleza", afirma Sinovas.

(Relacionado: ¿Qué es el ADN ambiental y por qué ofrece tanta información sobre los animales?)

Reequilibrando los ecosistemas

A principios de este año, la liberación de 15 cocodrilos siameses en la remota Reserva Natural de Siem Pang, en el norte de Camboya, supuso la primera reintroducción de cocodrilos en cualquier lugar de Camboya fuera de los Cardamomo.

La suelta, organizada por un grupo conservacionista llamado Rising Phoenix, fue todo un reto porque, a diferencia de las Cardamomo, la población local se mostraba recelosa. Como hacía décadas que no se veían cocodrilos en la zona, muchos residentes cercanos al lugar de la suelta se mostraron escépticos ante la introducción de grandes depredadores en sus fuentes de agua locales.

Los conservacionistas pasaron muchos meses intentando calmar las inquietudes. Al final lo consiguieron, y los cocodrilos, procedentes de una granja y sometidos a pruebas genéticas, fueron liberados en una charca de un humedal. Al principio permanecieron en un gran recinto de madera. Pero el recinto estaba diseñado para romperse bajo fuertes lluvias, lo que permitió a los cocodrilos salir nadando a los canales del humedal.

Como parte del programa piloto, está previsto liberar otros 20 cocodrilos en un lugar cercano, en Siem Pang, el año que viene. "En última instancia, queremos ver aquí una población autosuficiente de cocodrilos del Siam como parte de un ecosistema acuático sano", dice Jonathan Eames, director general de Rising Phoenix.

Aunque los cocodrilos del Siam han formado parte históricamente del paisaje natural de Camboya, no está nada claro qué impacto tendrá su reintroducción en los peces y otros animales salvajes. "Me quedaría atónito si se introdujera un depredador ápice como éste y no viéramos cambios drásticos en el ecosistema", afirma Jack Eschenroeder, biólogo pesquero del grupo conservacionista FISHBIO, con sede en California (Estados Unidos), que ayudó a estudiar los hábitats para la liberación de cocodrilos en Siem Pang y ha realizado algunos de los estudios de ADNe.

Por su parte, Sinovas, de Fauna and Flora International, considera que la campaña para rescatar al cocodrilo siamés del borde de la extinción forma parte de una búsqueda más amplia.

"Su supervivencia no es sólo una necesidad ecológica, sino un imperativo simbólico si tenemos alguna esperanza de preservar la naturaleza en la Tierra", afirma.

-Chhut Chheana colaboró con este reportaje desde Pur Boeung, Camboya.

- Stefan Lovgren trabaja en el Proyecto Maravillas del Mekong, financiado por USAID. Es autor, junto con Zeb Hogan, del libro Chasing Giants: In Search of the World's Largest Freshwater Fish.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Así es el polémico plan de reintroducción de guepardos en la India
Animales
Un rayo de esperanza para uno de los pingüinos más raros del mundo
Animales
Así ha perturbado un museo de Chicago el hábitat de un ave en peligro de extinción
Animales
La mariposa monarca ya es una especie en peligro de extinción
Animales
Toda una isla movilizada para salvar a este loro en peligro de extinción

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved