Este hombre tiene una misión: construir un arca fotográfica para los animales

El fotógrafo de National Geographic Joel Sartore nos cuenta lo que le inspiró a documentar 12.000 especies de animales en cautividad en todo el mundo.

Por Christy Ullrich Barcus - National Geographic
Esta historia forma parte de Photo Ark, de Joel Sartore, el mayor catálogo fotográfico de especies en peligro de extinción. No te pierdas la exposición fotográfica en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, del 5 de octubre al 5 de enero. Más información aquí.

25 de noviembre de 2015

Hace 10 años, diagnosticaron cáncer de mama a Kathy, mujer del fotógrafo de National Geographic Joel Sartore.

Dicho diagnóstico, y la necesidad de que Sartore se quedara en casa y cuidara de su mujer e hijos en Lincoln, Nebraska, dio lugar a un proyecto fotográfico inesperado —y sin precedentes— llamado Photo Ark, un proyecto para salvar las especies del mundo.

A través de su proyecto Photo Ark, Sartore ha hecho retratos fotográficos de más de 5.400 animales de zoos y acuarios de todo el mundo y no se detendrá, según dice, hasta llegar a las 12.000 especies cautivas.

Este mes, se inauguró en el Museo National Geographic de Washington D.C. una exposición de Photo Ark en la que aparecen sus icónicas imágenes.

National Geographic habló con Sartore para saber de su pasión por Photo Ark.  

¿Qué te inspiró a crear Photo Ark?

Llevo muchos años siendo un fotógrafo de National Geographic que recorre el mundo y he hecho muchas historias. Entonces, a mi mujer le diagnosticaron cáncer de mama y se sometió a quimio y radiación durante casi un año.

Cuando Kathy mejoró, empecé a visitar el zoo infantil de Lincoln, a un kilómetro y medio de mi casa, y a sacar fotos de los animales sobre fondos negros o blancos, algo que jamás había hecho. La primera foto fue de una rata topo desnuda.

¿Cómo pasó Photo Ark a convertirse en el proyecto que es hoy en día?

Han pasado 10 años y he visitado más de 200 zoos y acuarios solo en Estados Unidos, y muchos más en el extranjero. Desde entonces, he fotografiado 5.400 especies y en el mundo hay unas 12.000 cautivas. Mi objetivo es fotografiarlas a todas antes de morirme y mostrar al mundo cómo es la biodiversidad en este momento de la historia.

Uso fondos blancos y negros porque los igualan. Un tigre no es más importante que un escarabajo. Y un ratón importa tanto como un oso polar. Quiero que el público preste atención a la crisis de la extinción y que se preocupen por salvar a estas especies mientras todavía quede tiempo.

¿Qué despertó tu pasión por los animales?

Siempre me ha interesado la historia natural porque a mis padres les interesaba. Mi madre me compró un libro de Time Life titulado The Birds donde había una foto de Martha, la última paloma migratoria. Murió en 1914 en el zoo de Cincinnati.

Pasé mucho tiempo mirando la imagen, releyendo el libro una y otra vez. Hubo millones de palomas migratorias, pero la gente las cazó hasta que solo quedó una. El libro mencionaba la permanencia de la extinción, algo que me marcó durante mi infancia. Nunca he olvidado aquel libro ni aquella fotografía.

¿Cómo inspiras a la gente para que actúe?

Ahora es una especie de carrera, porque la mitad de las especies podría haberse extinguido para 2100. Afectaría a la humanidad de forma muy real. Necesitamos insectos polinizadores como abejas y moscas para tener frutas y verduras. Necesitamos selvas sanas para regular nuestro clima y hacer que las precipitaciones caigan en zonas agrícolas. Necesitamos océanos sanos que nos aporten alimentos y también regulen nuestro clima.

Ojalá cada especie de Photo Ark suponga una nueva oportunidad para conectar con la gente y hacer que les interese la conservación antes de que sea demasiado tarde. Es fundamental que la gente preste atención y se de cuenta de las criaturas maravillosas con las que compartimos el planeta. De lo contrario, el Arca será más para generaciones futuras que para nosotros, porque habremos fracasado a la hora de salvar lo que teníamos. Imagina estar en el mar en un bote salvavidas en llamas. ¿Podemos lograr que el público entienda que, cuando salvamos otras especies, en realidad nos salvamos a nosotros mismos?

¿Por qué crees que los zoos y los acuarios son fundamentales para la supervivencia de estas especies?

Hoy en día, los zoos y acuarios son las arcas reales y suelen contar con las únicas poblaciones reproductoras de muchos animales extintos en la naturaleza. Además, para mucha gente que vive en ciudades, los zoos son el único lugar donde pueden ver animales en directo. No es lo mismo verlos en la televisión o en Internet. Tienes que escuchar un animal, verlo, olerlo. Cuando un animal te mira a los ojos, eso te afecta y te cambia.

En una nación desarrollada donde muchos nos ganamos la vida con ordenadores, los lugares donde podamos ver aves, mamíferos, ranas y peces son un recordatorio fundamental de que estamos juntos en esto, de que estamos vinculados al mundo natural. Los zoos y acuarios son vitales en lo que a la educación se refiere y los necesitamos si vamos a intentar que la gente se implique, salve la naturaleza, restaure hábitats y restablezca a los animales salvajes. Los zoos del mundo financian más labores de restauración de las que puedas imaginar.

Joel Sartore lucha por salvar a los animales a través de la fotografía

Has fotografiado muchos animales. ¿Cuáles han sido los más memorables?

Cuando la gente me pregunta cuál es mi favorito, suelo decirles que será el siguiente. Siempre me emociono cuando pienso cuál será el siguiente y me encanta tener la oportunidad de conocer tantos animales que necesitan que cuente su historia.

Por ejemplo, acabo de volver de Madagascar y he visto a los últimos sifacas de Decken cautivos en un zoo local. Parece que llevan abrigos de lana blanca, tienen un aspecto muy interesante y el mundo apenas ha oído hablar de ellos. Es un honor contar su historia.

¿Qué puede hacer el público ahora?

La gente puede darse cuenta de que no necesita salvar todo el mundo, solo su entorno. Conducir menos. Comer frutas y verduras producidas a nivel local. Aislar mejor las casas. Reducir, reutilizar y reciclar lo que compres.

Saber qué te apasiona más y actuar para hacer del mundo un lugar mejor. Hacerse miembro del zoo o acuario local y visitarlo a menudo. Es un punto de partida maravilloso y divertido, sobre todo si tienes hijos.

¿Qué te gustaría hacer cuando acabes de fotografiar a todos los animales de Photo Ark?

Descansar en paz. (Se ríe). No me quedará nada cuando acabe dentro de 15 años. Tendré el cuello, la espalda y las rodillas destrozados, porque siempre estoy arrastrándome por el suelo cuando trabajo.

También me gustaría pescar. Pero solo para atrapar y soltar, claro.

La entrevista ha sido editada y resumida.

Puedes ver más imágenes de Photo Ark de Joel Sartore o hacer un donativo al proyecto.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo