La rabia sigue siendo una amenaza, pero los expertos dicen que no tiene por qué ser así

Aunque sabemos cómo prevenirlo, el virus mata a unas 60 000 personas al año.

Por Amy McKeever, Redacción National Geographic
Un murciélago es sujetado por un científico que investiga la rabia

Con gruesos guantes blancos, un naturalista sostiene suavemente un Tadarida brasiliensis, llamado murciélago de cola libre, guanero o de cola de ratón, fuera de la reserva Eckert James River Bat Cave, en Texas. En países donde los perros están ampliamente vacunados contra la rabia, la enfermedad sigue siendo endémica entre murciélagos, zorros, mapaches y otros mamíferos.

Fotografía de Milehightraveler, Getty Images

Artículo publicado el 21 de diciembre de 2012. Actualizado el 18 de agosto de 2022 con un artículo publicado originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

A principios de año, la rabia sorprendió a los funcionarios de salud pública de Estados Unidos cuando un zorro rojo mordió a nueve personas en Washington DC. Un laboratorio confirmó que el zorro, que había sido sacrificado, había dado positivo en la enfermedad mortal.

La rabia mata a unas 60 000 personas cada año en todo el mundo, especialmente en las zonas rurales de África y Asia. Principalmente propagada a través de mordeduras de animales, la enfermedad es letal en prácticamente el 100 por cien de los casos una vez que aparecen los síntomas.

“Tendemos a pensar que es una enfermedad del pasado, pero alguien muere cada 10 minutos en todo el mundo”, dice Katie Hampson, profesora de biodiversidad, salud animal y medicina en la Universidad de Glasgow, y especializada en la ecología de la rabia. “Es una manera horrible de morir”.

Un hombre que fue mordido por un perro sospechoso de rabia recibe una vacuna posterior a la exposición, en el Instituto Pasteur de París, en 1905. Louis Pasteur desarrolló la primera vacuna contra la rabia en 1885 y la tecnología moderna la ha hecho más eficaz y fácil de administrar.

Fotografía de Bettmann, Getty Images

Esas muertes se pueden prevenir casi por completo gracias a la vacuna contra la rabia, que fue desarrollada por primera vez por Louis Pasteur en 1885 y se ha mejorado con el tiempo gracias a los avances tecnológicos. Como resultado, los EE. UU. registran miles de casos de rabia entre la vida silvestre cada año, pero solo una o dos muertes humanas.

Dado todo lo que se sabe sobre la enfermedad, los expertos dicen que la erradicación sería una victoria fácil para la salud pública, y el impulso se ha ido acumulando en los últimos años. En 2018, la Organización Mundial de la Salud y sus socios anunciaron un plan para eliminar las muertes humanas por rabia para 2030.

“Es uno de esos temas sobre los que realmente podemos hacer algo”, dice Andy Gibson, director de investigación estratégica de Mission Rabies, una organización benéfica con sede en el Reino Unido. "Hay un rayo de luz".

¿Qué es la rabia y cómo se transmite?

El lyssavirus de la rabia es un virus de ARN que se especializa en atacar el sistema nervioso central del cuerpo. Se transmite a través del contacto con la saliva o el tejido del sistema nervioso de un animal infectado. Eso generalmente ocurre por mordedura de animal o, con menos frecuencia, por rasguños o exposición a la saliva de un animal infectado.

Una vez que infecta, el virus se adhiere a las células nerviosas y se propaga a lo largo de las vías neurales hasta llegar a la médula espinal y al cerebro. En el cerebro, comienza a replicarse y pasar a las glándulas salivales, que es cuando comienzan a aparecer los síntomas clínicos.

Se sospechaba que este canino tenía rabia, ya que mostraba síntomas como inquietud y un comportamiento agresivo poco característico en general. La prueba de anticuerpos fluorescentes directos utilizada para diagnosticar la rabia requiere la recolección de tejido cerebral y solo se puede realizar post-mortem.

Fotografía de CDC

Todos los mamíferos son susceptibles a la rabia, pero Hampson dice que los carnívoros son particularmente buenos para transmitirla porque sus fuertes mordeduras pueden romper fácilmente la piel. Los perros se asocian más comúnmente con la rabia porque viven junto a los humanos y deambulan libremente en muchas partes del mundo, lo que aumenta la probabilidad de que la propaguen.

(Relacionado: La adopción de perros callejeros es cada vez más popular en la India)

Pero en países donde los perros están ampliamente vacunados contra la rabia, la enfermedad sigue siendo endémica entre otros carnívoros como zorros, mapaches y murciélagos. Los EE. UU., por ejemplo, vieron un aumento de los casos de rabia humana relacionados con los murciélagos. Los animales nocturnos son la principal causa de exposición a la rabia en el país, lo que, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., posiblemente se deba a que las personas no son conscientes de los riesgos que representan los murciélagos

La rabia y los murciélagos

Una imagen vale más que mil palabras, o en el caso de los murciélagos, que un diagnóstico de rabia. Un estudio realizado en 2012 reveló que los murciélagos con rabia tienen la cara más fría que los no infectados. Los investigadores estudiaban si los escáneres térmicos del rostro de los murciélagos permitan mejorar el control de las colonias salvajes, evitando el brote de infecciones que pueden afectar a otros animales, incluidos los humanos.

La rabia suele contagiarse por la saliva y afecta al cerebro, siendo casi siempre mortal para animales y personas que no reciben tratamiento. 

En su búsqueda por dar con una forma de detectar el virus en murciélagos vivos, el especialistas en esta enfermedad James Ellison y sus compañeros del Centro de Control y Prevención de Enfermedades centraron su atención en los murciélagos morenos (Eptesicus fuscus). Estudios previos ya habían mostrado aumentos de temperatura en el hocico de mapaches con rabia, por lo que el equipo esperaba resultados similares con los murciélagos.

La rabia mata a unas 60 000 personas cada año en todo el mundo, especialmente en las zonas rurales de África y Asia. Principalmente propagada a través de mordeduras de animales, la enfermedad es letal en prácticamente el 100 por cien de los casos una vez que aparecen los síntomas.

Los científicos establecieron rangos normales de temperatura para los Eptesicus fuscus e inyectaron el virus en 24 ejemplares. Durante los 21 días que duró el estudio analizaron la temperatura facial con cámaras infrarrojas y descubrieron que 13 de los 21 murciélagos que resultaron infectados experimentaron bajadas de temperatura de más de 4ºC.

"Me sorprendió comprobar que los rostros de los murciélagos perdían temperatura, porque la rabia provoca inflamación, que suele ir acompañada de calor", reconoce Ellison. Hasta ese momento, "nadie había hecho un estudio así con murciélagos", añadió, por lo que el equipo no sabe con seguridad qué provoca estos cambios de temperatura

A pesar de que los análisis térmicos no recogen todos los casos de rabia, lo cierto es que este método podría ser una forma de detectar el virus en murciélagos antes incluso de que aparezcan los síntomas, algo que el equipo espera poder poner en práctica.

¿Cuáles son los síntomas de la rabia?

Cuando la mayoría de las personas piensan en la rabia, imaginan a un animal echando espuma por la boca y actuando agresivamente. Pero los expertos advierten que los síntomas de la rabia no son tan sencillos y pueden variar ampliamente para incluir convulsiones, ansiedad, delirio, insomnio, dificultad para respirar, automutilación y otros comportamientos anormales.

“La rabia es la maestra del engaño. Puede parecerse a cualquier cosa”, dice Gibson. “El único signo común es la muerte súbita”.

Según los CDC , los primeros síntomas de la rabia son similares a los de la gripe, e incluyen debilidad, fiebre, dolor de cabeza y hormigueo en el lugar de la picadura. A medida que el virus se propaga al cerebro, un viaje que puede llevar semanas o incluso meses, pueden surgir una variedad de síntomas más graves.

La Organización Mundial de la Salud describe dos manifestaciones principales de la enfermedad: la rabia furiosa y la rabia paralítica. Las personas o los animales con rabia furiosa pueden parecer agitados, volverse agresivos y babear en exceso, mientras que otros síntomas incluyen hiperactividad, miedo al agua e incluso miedo al aire libre. Los síntomas de la rabia paralítica, por otro lado, son más discretos y, por lo general, causan una parálisis gradual a medida que el paciente permanece tranquilo y lúcido.

¿Qué hacer si sospecha una infección de rabia?

La rabia casi siempre es fatal una vez que aparecen los síntomas clínicos, por lo que es fundamental actuar de inmediato si usted o su mascota han sido mordidos por un animal sospechoso de tener rabia. Dado que las mordeduras de murciélago no siempre son visibles, los expertos recomiendan comunicarse con las autoridades si entra en contacto con un murciélago.

Pero Gibson dice que el primer paso para tratar la rabia es algo que puedes hacer por tu cuenta. “Puedes reducir enormemente el riesgo de contraer la rabia si lavas la herida con agua y jabón durante 15 minutos”, dice, y explica que el virus de la rabia es bastante frágil y puede ser interrumpido por el jabón.

A continuación, sin embargo, los expertos aconsejan buscar atención de un proveedor médico que pueda evaluar su riesgo y administrar profilaxis posterior a la exposición (PEP), un tratamiento que es 100 por ciento efectivo si se administra de manera rápida y correcta. La PEP generalmente incluye cuatro inyecciones de la vacuna contra la rabia que se toman durante dos semanas, así como una dosis de inmunoglobulina contra la rabia, un suero que neutraliza el virus en el sitio de la mordedura y ofrece protección a medida que el cuerpo genera una respuesta inmunitaria.

La vacuna contra la rabia es única porque generalmente se administra después de una infección y no como medida preventiva. Hampson dice que eso se debe a que es poco probable que la mayoría de las personas, particularmente en países que han controlado la rabia en los perros, estén expuestas. Sin embargo, aquellos que están en riesgo debido a sus trabajos o que viajan a un país de alto riesgo pueden considerar una vacunación previa a la exposición.

“Serías muy desafortunado si te mordiera un perro rabioso, pero miles de personas que viven en estos países son mordidas todos los días, por lo que es un riesgo no despreciable”, dice Hampson.

¿Qué amenaza representa la rabia para los humanos?

Para las personas que viven en países ricos, el riesgo de contraer la rabia en primer lugar es extremadamente bajo. Esto se debe a que los científicos saben qué funciona para prevenir la rabia: generar inmunidad colectiva al vacunar al menos al 80 por ciento de la población huésped local, generalmente perros domésticos.

“Si puede lograr esa inmunidad colectiva crítica, detiene la transmisión, detiene el ciclo”, dice Louis Nel , director ejecutivo de la Alianza Global para el Control de la Rabia, una ONG que trabaja con gobiernos y organizaciones internacionales para combatir la rabia. “Así es como se erradica el virus”.

En los EE. UU., la cantidad de muertes por rabia humana se redujo de más de cien al año a principios del siglo XX a solo una o dos al año desde 1960, cuando el país comenzó a vacunar a los perros. Ha habido éxitos similares en Europa occidental y, más recientemente, en América Latina y el Caribe, donde los casos han disminuido un 95 por ciento desde 1983 para hacer que la región esté casi libre de rabia.

Eso no quiere decir que no haya ninguna amenaza en estos países. Además del riesgo que representan otros animales salvajes como zorros y mapaches, los perros rabiosos pueden cruzar fronteras y reintroducir la enfermedad. Incluso en los EE. UU. hay informes ocasionales de rabia entre perros importados, y aproximadamente una cuarta parte de los casos de rabia humana involucran a personas que se infectan mientras viajan.

Pero la amenaza es mucho mayor en los países que no han controlado la rabia en los perros. En 2018, un estudio del Consorcio de Modelado de Rabia de la OMS publicado en The Lancet estimó que más de un millón de personas morirían de rabia entre 2020 y 2035 si esos países no toman medidas.

¿Qué se puede hacer para controlar la rabia a nivel mundial?

La OMS y sus socios globales han pedido la eliminación de las muertes por rabia humana para 2030. Dado que ya sabemos cómo prevenir la rabia, los expertos dicen que lo que realmente se necesita en los países afectados es voluntad política y una mejor infraestructura de atención médica.

“No siempre es lógico que los gobiernos se den cuenta de que esta es un área en la que podrían marcar una gran diferencia en la salud pública”, dice Nel. “Por eso es que necesitamos construir el caso para la inversión”.

En 2013, Mission Rabie pudo hacer precisamente eso cuando comenzó a trabajar en Goa, India. En ese momento, el gobierno estatal solo encontraba alrededor de cinco perros rabiosos al año. Pero el aumento de los esfuerzos de vigilancia mostró un problema mucho más grave con dos casos positivos por semana. “De repente descubrimos que había rabia en todas partes”, dice Gibson.

Armado con una mejor comprensión del problema, Goa firmó un programa de un año de duración para eliminar la rabia al vacunar a más de 95,000 perros cada año para alcanzar una cobertura de vacunación del 70 por ciento. Con la ayuda de la tecnología de teléfonos inteligentes que facilita la búsqueda de perros y el seguimiento del progreso, Goa ahora ha eliminado la rabia humana

El estudio de modelado de la OMS de 2018 también recomendó brindar a los países de bajos ingresos un mejor acceso al tratamiento posterior a la exposición, que según Hampson, el autor principal del artículo, es una forma rentable de mantener a las personas seguras mientras los países trabajan para alcanzar la inmunidad colectiva en perros. Desde entonces, la Iniciativa de Vacunas de la Alianza Global ha agregado la vacuna contra la rabia a su cartera.

Sin embargo, el COVID-19 ha complicado estos esfuerzos globales, desviando recursos de la rabia para enfrentar una amenaza aún más grave. Nel admite que el objetivo Cero para 2030 puede estar desapareciendo, pero agrega que es un objetivo importante al que aspirar. Gibson está de acuerdo y agrega que incluso un pequeño progreso contra la rabia ayudará a salvar muchas vidas.

“El encanto de la erradicación es muy atractivo”, dice. “Pero hay muchas cosas buenas que podemos hacer simplemente tomando las medidas que podamos mientras tanto”.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
¿Por qué algunos animales son más inteligentes que otros?
Animales
Estos murciélagos imitan a los avispones para evitar ser devorados por los búhos
Animales
Un murciélago diminuto para una inmensa migración de récord: 2400 kilómetros
Animales
Esto es lo poco que se sabe del misterioso murciélago caníbal
Animales
El síndrome de la nariz blanca ha devastado a los murciélagos, pero algunos han desarrollado inmunidad

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved