Animales

¿Por qué cantan los gallos al amanecer?

Por Redacción de National Geographic

5 de junio de 2013

Despertarse cada mañana con el despertador es un suplicio para muchos, pero para los gallos, no supone ningún problema. Según un nuevo estudio, estas aves, no necesitan la luz del sol para despertarse, pues tienen un reloj interno que les alerta de la hora del amanecer, incluso en los cambios de estación.

Si bien los investigadores de la Universidad de Nagoya en Japón estaban estudiando las bases genéticas de las vocalizaciones o comportamientos innatos como el cacareo de los pollos, y descubrieron que los machos no necesitan señales externas de luz para saber cuándo comenzar a cantar.

"Para nuestra sorpresa, nadie había demostrado la participación del reloj biológico en este conocido fenómeno experimental", según ha afirmado, vía correo electrónico el coautor del estudio Takashi Yoshimura, que se especializa en relojes biológicos en la Universidad de Nagoya.
 

Arrojando luz sobre los Gallos

Durante sus experimentos, Yoshimura y su colega Tsuyoshi Shimmura, de su misma universidad, expusieron a los gallos a 12 horas de luz y 12 horas de condiciones de luz débil durante 14 días. Los científicos descubrieron que los animales comenzaban a cantar dos horas antes de la llegada de la luz del amanecer.

En el segundo experimento, los gallos se mantuvieron bajo 24 horas de luz débil durante 14 días. Yoshimura y Shimmura notaron que los animales cantaban en días de 23,8 horas cuando pensaban que era el amanecer, según el estudio, publicado 18 de marzo en la revista Current Biology.
 

Segundas opiniones

Kristen Navara, un especialista en hormonas en aves de corral en la Universidad de Georgia en Athens, dijo que no está seguro de por qué no se ha tomado una mirada más cercana a este fenómeno antes.

"Creo que muchas veces no pensamos en estudiar lo que aparece justo delante de nosotros", dijo Navara, que no participó en la investigación, por correo electrónico.

Por ejemplo, " habíamos notado en nuestros propios gallos que empiezan a cantar antes del amanecer y nos habíamos preguntado por qué era eso, pero simplemente nunca había pensado en probar si se trataba de un ritmo circadiano impulsado por un reloj interno en lugar de una señal externa."

Navara concluye con: "Creo que este es un estudio muy interesante y es algo que debería haber hecho hace mucho tiempo.

Seguir leyendo