Tortuga de las galápagos

Estos reptiles se encuentran entre los más longevos de todos los vertebrados terrestres, con un promedio de más de 100 años.

Por Redacción National Geographic
Tortuga gigante de Fernandina
La última tortuga gigante de Fernandina viva se documentó en 1906.
Fotografía de

Es posible, aunque tal vez poco probable, que entre las tortugas que quedan vivas en las Islas Galápagos se encuentre una veterana que era una cría en la época en que Charles Darwin's realizó su famosa visita al archipiélago en 1835.

Las tortugas gigantes incluyen diversas especies del género Chelonoidis, también conocidas como tortugas gigantes de las islas Galápagos. Son las más longevas de todos los vertebrados, con un promedio de vida de más de 100 años; la tortuga más vieja que se conoce vivió hasta los 175 años.

Las tortugas de las Galápagos son también las tortugas más grandes del mundo: algunos especímenes superan el metro y medio de longitud y alcanzan los 250 kilogramos de peso.

Estos animales bautizaron estas islas cuando fueron descubiertas en 1535 como "Insulae de los Galopegos" (Islas de las Tortugas), ya que los navegantes encontraron allí estas tortugas gigantes, a las que se refirieron como "galápago", la palabra utilizada entonces en español como "tortuga".

En la actualidad sólo quedan 13 clases de tortuga gigante en las Galápagos, cinco menos que cuando Darwin desembarcó allí. Se estima que más de 100 000 tortugas murieron a manos de piratas, balleneros y mercaderes durante los siglos XVII, XVIII y XIX.

Aunque alguna vez se pensó que las islas eran el hogar de al menos 250 000 tortugas, hoy solo quedan vivas apenas 15 000 en estado salvaje. 

comparación de la tortuga de las galápagos
Tortuga de las Galápagos

Evolución y taxonomía de las tortugas

Los científicos creen que las tortugas de Galápagos migraron desde América del Sur al archipiélago hace unos dos o tres millones de años . Para 1835, cuando Charles Darwin llegó para la expedición que finalmente inspiraría su teoría de la selección natural, estas tortugas se habían convertido en especies distintas pero estrechamente relacionadas. Las similitudes entre los animales eran tan sorprendentes que los científicos debatieron durante mucho tiempo si en realidad eran diferentes tipos de la misma especie.

Ahora, sin embargo, la comunidad científica generalmente acepta que hay 13 especies vivas de tortugas de Galápagos. Una de ellas, la Chelonoidis donfaustoi , no fue identificada hasta 2015 , cuando los investigadores determinaron que las tortugas de la isla de Santa Cruz son, de hecho, dos especies separadas. Al menos dos especies se han extinguido.

Apariencia, dieta y comportamiento

Las tortugas gigantes tienen patas gruesas y pequeñas cámaras de aire dentro de sus caparazones que ayudan a sostener sus enormes cuerpos. Hay dos tipos principales: las tortugas que viven en las regiones más frías del archipiélago y las tortugas que viven en ambientes costeros secos y que tienen una abertura frontal acampanada que permite a los animales extender el cuello para alcanzar cactus altos.

Las tortugas de Galápagos llevan una vida sin complicaciones, pastan hierba, hojas y cactus, toman el sol y descansan durante casi 16 horas al día. Un metabolismo lento y la capacidad de almacenar grandes cantidades de agua le permiten sobrevivir hasta un año sin comer ni beber. Las tortugas de Galápagos juegan un papel clave en la configuración de su ecosistema al dispersar semillas de plantas en su estiércol .

Reproducción y ciclo de vida de las Galápagos

Las tortugas gigantes alcanzan la madurez alrededor de los 20 o 25 años. Por lo general, se reproducen durante la temporada de calor, que ocurre de enero a mayo. El apareamiento puede durar varias horas, después de lo cual la hembra migra a un área con suelo seco y arenoso. Allí, cava un hoyo en el que pone de dos a 16 huevos. Los huevos eclosionan después de unos 130 días, después de lo cual las tortugas jóvenes deben abrirse camino hasta la superficie.

La temperatura del nido determina el sexo de la tortuga joven, y los nidos más cálidos tienden a producir más hembras.

(Relacionado: El 99% de estas tortugas marinas nacen hembras: esta es la razón)

Amenazas a la supervivencia

Cazadas como alimento por piratas, balleneros y comerciantes desde el siglo XVII hasta el XIX, se estima que murieron entre 100 000 y 200 000 tortugas de Galápagos. También se cazaban tortugas por su aceite, que se usaba para encender lámparas.

Hoy en día, las especies no nativas que los colonos introdujeron en las islas, incluidos los jabalíes, los perros, los gatos, las ratas, las cabras y los burros, son una amenaza persistente, ya que se alimentan de huevos y crías de tortuga y compiten con las tortugas gigantes por el alimento.

(Relacionado: Seis de las siete especies de tortugas marinas están en peligro de extinción)

Conservación

Muchas de las subespecies de tortugas están catalogadas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza como en peligro o en peligro crítico y se hallan estrictamente protegidas por el gobierno ecuatoriano desde 1970, así como por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), que prohíbe todo comercio internacional. En 1959, el gobierno ecuatoriano creó el Parque Nacional Galápagos para proteger el hábitat de las tortugas.

Los esfuerzos de cría en cautiverio en Galápagos están dando resultados positivos. Galápagos Conservancy ha criado en cautiverio a más de 7000 tortugas de varias especies y las ha liberado a la naturaleza. Chelonoidis hoodensis una especie de la isla Española, ha pasado de una población de solo 14 tortugas a más de mil.

En 2021, los científicos confirmaron el descubrimiento en 2019 de una tortuga gigante Fernandina ( Chelonoidis phantastica ), una especie que antes se creía extinta. La tortuga hembra soltera, que se encuentra en su homónima isla Fernandina, ha sido llevada a un centro de reproducción. Los investigadores también han encontrado huellas de tortugas que podrían indicar la presencia de más individuos de  C. phantastica.

(Relacionado: Descubren una nueva especie de tortuga de 205 millones de años de antigüedad)

En 2012, la muerte de una querida tortuga gigante de 100 años llamada Solitario George se convirtió en un símbolo mundial de la necesidad de proteger a las especies en peligro de extinción. Como el último de su especie, la muerte de Lonesome George marcó la extinción de la tortuga de la Isla Pinta (Chelonoidis abingdonii.

Sin embargo, los esfuerzos de conservación, como los del Centro de Investigación Charles Darwin, han renovado la esperanza de supervivencia de otras especies de tortugas gigantes.

Artículo publicado el 5 de septiembre de 2010 y actualizado el 25 de abril de 2022. 

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
El galápago europeo continúa en grave declive en España
Animales
Rescatan a una tortuga marina atrapada entre fardos de cocaína
Animales
Descubren una nueva especie de tortuga de 205 millones de años de antigüedad
Animales
Estas crías de tortuga caminan en la cinta por la ciencia
Animales
Una tortuga boba desova en Calblanque por primera vez en más de 150 años

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved