Ciencia

La primera vacuna contra el zika comienza su ensayo clínico en humanos

Jueves, 23 Agosto

Por Cristina Crespo Garay - National Geographic

El Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), como parte del Instituto Nacional de Salud de EEUU, ha lanzado por primera vez un ensayo clínico en personas de una vacuna destinada a prevenir la infección por el virus del Zika.

Desde la epidemia del virus, que comenzó hace tres años y dejó tras de sí un gran rastro de afectados, son varias las investigaciones que se han desarrollado para descubrir su vacuna. Esta enfermedad vírica, transmitida por la picadura del mosquito Aedes, a través de relaciones sexuales o por contacto con la sangre, está considerada de riesgo leve por lo general, pero puede presentar malformaciones neurológicas en los bebés de madres contagiadas, como microcefalia.

Los científicos del Centro de Investigación de Vacunas del NIAID (VRC, por sus siglas en inglés) desarrollaron la vacuna a principios de año y esperan que participen en el ensayo hasta 80 voluntarios sanos de entre 18 y 35 años, según informan en un comunicado del Instituto.

Este estudio surgió como una respuesta a la epidemia de EEUU, donde se han detectado más de 6.400 casos de Zika, un virus que en un 75-80% de los casos es asintomático, según estima el Ministerio de Sanidad. Algunos afectados pueden presentar síntomas como fiebre, sarpullidos, conjuntivitis, dolor muscular y articular, cansancio o dolor de cabeza. En Europa se han notificado 2.327 casos en 21 países desde 2015, la mayoría en Francia (50%) y España (15%), según afirma el Ministerio de Sanidad en su informe de 2018. En España se han notificado 502 casos.

“Una vacuna segura y efectiva para prevenir la infección por el virus Zika y los devastadores defectos de nacimiento que causa es un imperativo de salud pública", afirmaba Anthony S. Fauci, director del NIAID en su comunicado. “Los resultados en pruebas con animales han sido muy alentadores. Nos complace que ahora podamos continuar con este estudio inicial en personas. Aunque tomará algún tiempo antes de que una vacuna contra el Zika esté disponible comercialmente, el lanzamiento de este estudio es un importante paso adelante”.

No exenta de controversia, la investigación de la vacuna ha pasado por varias fases debido a los diferentes estados de la epidemia, ya que al descender la urgencia, la prioridad hizo que el Zika se relegase a un segundo plano. Llegada la primera etapa del estudio en humanos, el proceso consistirá en evaluar la seguridad de la vacuna experimental y su capacidad para desarrollar anticuerpos en los participantes.

La investigación fue cuestionada por ello el pasado abril, cuando recibió diversas críticas éticas por parte de los miembros de un panel gubernamental de ética en Estados Unidos, que alegaban que debían implementarse comités de ética para regular esos estudios en humanos.

Desde el NIAID explican que esta vacuna es una ‘vacuna de ADN’, que no contiene material infeccioso y por ello no puede provocar un contagio de la enfermedad. Consiste en una pequeña inyección de plásmido por presión en el brazo a través de un método que los científicos diseñaron para contener genes que codifican proteínas del virus Zika. Cuando la vacuna se inyecta, las células leen los genes y fabrican las proteínas del virus Zika, que se autoensamblan en partículas parecidas a virus y el cuerpo activa una respuesta inmune a estas partículas.

“Las vacunas basadas en ADN o gen inducen anticuerpos, pero también pueden activar la respuesta inmune mediada por células, que en última instancia podría proporcionar una protección fuerte y duradera contra la enfermedad”, afirma John Mascola, director del VRC del NIAID en el propio comunicado del NIH.

Todos los participantes recibirán una, dos, o tres vacunas a través de un inyector sin aguja que empuja el líquido de la vacuna en el músculo del brazo. Después de este proceso, los voluntarios permanecerán en observación y registrarán cualquier síntoma. Con monitorizaciones y revisiones de los participantes, los investigadores del estudio pretenden comprobar el desarrollo de anticuerpos del virus Zika, lo que podría significar lograr finalmente la prevención del contagio de este virus.

Seguir leyendo