Descubren cómo detienen algunos mamíferos sus embarazos

Una nueva investigación desvela cómo posponen algunos mamíferos el desarrollo de sus embriones con el objetivo de esperar a que las condiciones sean mejores para su descendencia.miércoles, 12 de febrero de 2020

Por Cristina Crespo Garay, National Geographic

A modo de estrategia reproductiva para asegurar la supervivencia, más de 130 especies de animales son capaces de retrasar la implantación de los embriones tras la fecundación hasta que consideren que las condiciones son mejores para dar a luz y sacar adelante a las crías.

Los investigadores de la Universidad de Ciencias de la Salud de Washington han encontrado algunos de los mecanismos biológicos detrás de esta capacidad de suspensión del desarrollo embrionario. Desde una pausa de un par de días hasta letargos de once meses, tanto mamíferos como marsupiales posponen el desarrollo del embarazo cuando el embrión tiene aproximadamente 80 células, justo antes de que se adhiera al útero.

A pesar de que la comunidad científica conoce esta curiosa habilidad desde 1850, este nuevo estudio publicado en Developmental Cell, revista científica de Cell Press, saca a la luz cuáles son los engranajes que lo hacen posible y cómo esto podría tener relación con las células madre y el cáncer.

Estos resultados ahondan en la comprensión de la llamada diapausa embrionaria, un proceso biológico en el que, en una etapa muy temprana, el embrión no se implanta en el útero de la madre, sino que permanece en letargo hasta que algunos reguladores moleculares lo impulsan a desarrollarse.

Osos, focas, roedores, nutrias, armadillos y osos hormigueros son capaces de detener sus embarazos. En la naturaleza, los embriones retrasarán su desarrollo hasta que la madre tenga suficiente grasa acumulada, energía y nutrientes para sacarlos adelante, por lo que si el cuerpo detecta la falta de alguno de estos elementos provocará una pausa en el desarrollo embrionario.

Células madre y cáncer

Los investigadores han realizado amplios estudios sobre cómo el cuerpo controla el estado latente o activo de los embriones con pruebas en ratones y células madre, introduciendo la diapausa al aumentar los niveles de estrógeno en los ratones hembra. También analizaron qué proteínas fundamentales se producen en este proceso, tanto en el estado suspendido como en el activo.

Además de ahondar en el conocimiento de este curioso proceso biológico, los investigadores también se han centrado en cómo estas células podrían ayudarnos a comprender los estados de activación o suspensión, o la rápida división que a veces se da en las células cancerígenas.

En esta línea, mTOR, una proteína que ayuda a controlar varias funciones celulares como la multiplicación y la supervivencia de las células, es un regulador central del metabolismo, el envejecimiento y el cáncer en los mamíferos, así como también gestiona aspectos del desarrollo embrionario.

Los investigadores descubrieron que, inhibiendo la proteína mTOR, se conduce al perfil metabólico que caracteriza la diapausa y, también, confirmaron que esta inhibición era reversible. Por este motivo, consideran importante el estudio del proceso de la diapausa para valorar si estas respuestas celulares pueden utilizarse en terapias, averiguando por qué y cuándo las células cancerígenas entran o salen del estado de reposo.

Seguir leyendo