¿Cómo de peligrosa es la variante Delta Plus? Esto es lo que sabemos

La última variante del coronavirus se ha propagado a casi una docena de países —entre ellos la India, Estados Unidos y el Reino Unido— mientras los científicos tratan de averiguar si la cepa es más letal y transmisible.

Publicado 5 jul 2021 12:37 CEST
Trabajadores descansan tras enterrar a una víctima de la COVID-19

Unos trabajadores que llevan trajes de protección descansan tras enterrar a una víctima de la COVID-19 en Bandung, provincia de Java Occidental, Indonesia, el 15 de junio de 2021.

Fotografía de Antara Foto, Raisan Al Farisi, via REUTERS

Ha aparecido una nueva variante del coronavirus y los científicos están esforzándose para averiguar si es más peligrosa que su infame pariente, la variante Delta, que ha matado a cientos de miles de personas en la India y se está convirtiendo rápidamente en la variante dominante en el mundo.

El estado de Maharashtra, la India, que se ha visto muy afectado por la devastadora segunda ola de la COVID-19, ha vuelto a imponer el confinamiento debido al temor por esta nueva variante, llamada Delta Plus (que no es un nombre oficial).

La Delta Plus difiere solo ligeramente de la Delta —la cepa predominante en la India y el Reino Unido—, que es más infecciosa y se cree que causa más hospitalizaciones que las cepas anteriores. Las vacunas existentes son eficaces contra la Delta, pero solo cuando las personas están completamente vacunadas.

Como medida de precaución, la Organización Mundial de la Salud ha instado a que las personas vacunadas sigan llevando mascarillas. «Hasta que estén totalmente vacunadas, sigan yendo sobre seguro porque podrían acabar formando parte de una cadena de transmisión. Quizá no estén totalmente protegidas. A veces las vacunas no funcionan», declaró Bruce Aylward, asesor de la OMS, en una conferencia de prensa la semana pasada.

La variante Delta Plus empezó a aparecer en las bases de datos globales después de mediados de marzo y para el 26 de abril se detectaron casos en Inglaterra, lo que hizo que el Reino Unido prohibiera los viajes internacionales el 4 de junio. Sin embargo, varios pacientes sin historial de viajes ni contacto con viajeros contrajeron la Delta Plus, lo que sugiere que la variante había empezado a circular por el Reino Unido a través de la transmisión comunitaria. Aunque la variante todavía no es común, el Ministerio de Sanidad de la India declaró la Delta Plus una variante de preocupación (VOC, por sus siglas en inglés) el 22 de junio, citando su mayor transmisibilidad, su capacidad para unirse con más fuerza a los receptores de las células pulmonares y el potencial para evadir la respuesta de los anticuerpos.

Pero no está claro si la Delta Plus cumple los requisitos para ser declarada VOC. «La India la declaró VOC por precaución, no basándose en datos sólidos», dice Ravindra Gupta, inmunólogo y especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Cambridge.

¿Es la Delta Plus una variante de preocupación?

Cuando una variante se vuelve frecuente y muestra características preocupantes, las autoridades de salud pública inician una investigación formal y la nombran variante en investigación (VUI, por sus siglas en inglés). Si se descubre que es más transmisible, más resistente a los anticuerpos o causa una enfermedad más grave, la variante se nombra VOC.

El Indian SARS-CoV-2 Genomic Consortium (INSACOG), una gran red nacional de laboratorios y agencias del gobierno que supervisa las variaciones en el código genético del coronavirus, describió la Delta Plus como variante de interés, no VOC, dice el virólogo Shahid Jameel, que hasta hace poco dirigió el grupo de asesoría científica del INSACOG. Pero según Jameel, la nueva mutación no habría vuelto la Delta Plus menos transmisible que la Delta ni reducido la capacidad del virus para evadir la respuesta inmunitaria. «Por consiguiente, no hay nada malo en declarar la Delta Plus también variante de preocupación», afirma.

Ahora, al menos dos versiones de la variante Delta Plus están propagándose poco a poco por el mundo. La variante se ha detectado en Canadá, Alemania, Rusia, Suiza, Polonia, Portugal, Nepal, Japón, el Reino Unido y Estados Unidos. La versión más prevalente a nivel internacional se llama «AY.1», mientras que la «AY.2» se limita principalmente a Estados Unidos. La Delta Plus ya se ha detectado 150 veces en EE. UU.

Las vacunas existentes aún funcionan contra la variante Delta original, pero son menos eficaces, sobre todo en personas que quizá no creen una respuesta inmunitaria eficaz tras la vacunación, personas mayores o aquellas protección podría desaparecer más rápidamente. Una sola dosis de las vacunas de Pfizer o AstraZeneca solo tenía una eficacia del 33 por ciento contra la enfermedad sintomática causada por la variante Delta. Tras ambas dosis, la vacuna de AstraZeneca tenía una eficacia del 60 por ciento y la eficacia de la vacuna de Pfizer ascendía al 88 por ciento. Una nueva investigación preliminar sugiere que la vacuna de Moderna es menos eficaz contra la variante Delta y la de Johnson & Johnson solo tiene una eficacia del 60 por ciento.

Pero en Israel, donde el 57,1 por ciento de la población está totalmente vacunada, casi la mitad de las infecciones con la variante Delta ocurrieron en personas totalmente vacunadas con Pfizer. Esto hizo que Israel reinstaurara el uso de mascarilla en espacios cerrados.

«En términos de variantes... sabemos que las vacunas funcionan, sabemos que las mascarillas y el distanciamiento social funcionan. Por temible que parezca, aún tenemos medidas para contrarrestarlas», afirma Priyamvada Acharya, inmunóloga del Duke Human Vaccine Institute.

¿Qué sabemos hasta ahora?

La Delta Plus difiere de la Delta por una mutación adicional —K417N— localizada en la proteína de la espícula, que cubre la superficie del virus SARS-CoV-2. Esta misma ubicación ha mutado en otras VOC: la Beta (identificada en Sudáfrica) y la Gamma (identificada en Brasil). La mutación K417 también se ha detectado en algunas muestras de la Alfa (identificada en el Reino Unido).

La posición K417 está dentro de la región de la proteína de la espícula que interactúa con el receptor ECA2 y permite que el virus infecte las células, incluidas aquellas en los pulmones, el corazón, los riñones y el intestino. Cuando la proteína de la espícula se encuentra con el ECA2, pasa de un estado «cerrado» a un estado «abierto» para unirse al receptor e infectar la célula. Basándose en estudios de la variante Beta, que posee esta misma mutación, la K417N puede ayudar a la espícula a alcanzar un estado plenamente «abierto», que probablemente aumenta su capacidad para infectar. El refuerzo de la unión al receptor ECA2 y un estado más abierto son características de otras variantes muy transmisibles y resistes a los anticuerpos.

Algunos estudios demuestran que las mutaciones de la posición K417 ayudan a la variante Beta a evadir los anticuerpos, así que eso podría significar que la Delta Plus podría evadir vacunas y anticuerpos mejor que la Delta.

«En el linaje de la variante Delta, la presencia de la mutación K417N detectada en algunos casos es un indicador de que la variante podría evolucionar para ser más resistente a los anticuerpos neutralizantes», especuló Olivier Schwartz, director de la unidad de virus e inmunidad del Instituto Pasteur en Francia. La investigación preliminar de Schwartz ha demostrado (en estudios que aún no han sido sometidos a revisión científica externa) que la Delta es menos vulnerable a los anticuerpos extraídos de la sangre de personas convalecientes y vacunadas.

Pero el efecto incremental de la K417N en la proteína de la espícula viral que distingue la Delta Plus de la Delta no es fácil de predecir, ya que el impacto de mutaciones individuales en las proteínas no puede sumarse sin más.

«Las mutaciones tienen una forma de trabajar [juntas] en la espícula, para tener más de un efecto que cualquiera de ellas de forma individual», explica Acharya. Además de la K417N, la Delta Plus también hereda una colección de mutaciones de la Delta original.

«La parte importante aquí no solo es una única mutación, sino cómo estas mutaciones juntas pueden cambiar la espícula», dice Sophie Gobeil, bioquímica del Duke Human Vaccine Institute.

Por ejemplo, una proteína de la espícula más abierta podría unirse más fácilmente al receptor ECA2 e infectar una célula, pero también la hace más susceptible a los anticuerpos neutralizantes.

Así que los dos efectos de esta mutación se cancelan el uno al otro, dice Thomas Peacock, científico posdoctoral del Imperial College London. «Con todo, esto es muy especulativo y se necesitarán datos empíricos para demostrarlo».

Acharya, que estudia las variantes emergentes en su laboratorio, dice que «los datos que existen ahora mismo es que no vemos ningún efecto ni un aumento de la unión al ECA2 debido a la mutación K417N. No se observa ningún efecto significativo en la evasión inmune basándonos en los anticuerpos que hemos analizado y que incluso otros han analizado. Así que en general yo creo que la mutación K417N por sí sola probablemente no haga nada que vuelva la variante Delta más temible».

¿Qué precauciones debemos tomar?

Algunos científicos especulan que la mutación K417N podría debilitar la Delta Plus y hacer que sea menos peligrosa que la Delta.

«La mutación en la 417 se ha observado con frecuencia en la B.1.1.7 y no salió adelante en absoluto, así que yo sugeriría vigilar la expansión de esta variante», dice Ravindra Gupta.

No está claro cómo de prevalente es la variante Delta Plus en la India y más allá. «Por consiguiente, es prematuro concluir que la denominada variante Delta Plus sea problemática», insiste Schwartz.

Las vacunas existentes aún son eficaces contra la Delta Plus, ya que la mitad de los casos del Reino Unido ocurrieron en personas no vacunadas y solo unos pocos se dieron en aquellas totalmente vacunadas. Ninguno de los pacientes con la Delta Plus falleció.

Solo se ha identificado la Delta Plus en 400 de las 97 374 variantes Delta secuenciadas hasta la fecha. Pero debido a la secuenciación limitada en la India, Nepal y otros países donde la Delta Plus podría ser más prevalente, «[todavía] no hay suficientes secuencias para determinar su transmisibilidad, letalidad y la evasión de la vacuna en la población», dice Jameel, director de la Facultad Trivedi de Biociencias de la Universidad de Ashoka.

Normalmente, los científicos cultivan la variante en el laboratorio y prueban una cantidad conocida del virus con cantidades variantes de anticuerpos de personas vacunadas. Esto permite que los científicos determinen si los anticuerpos pueden neutralizar la nueva variante con la misma eficacia que otras variantes.

Los resultados preliminares de algunos estudios que revelan que los anticuerpos de personas vacunadas pueden neutralizar algunas variantes Delta Plus son tranquilizadores. Pero los científicos solo han empezado a estudiar estas nuevas mutaciones.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved