Richard Leakey, explorador que escapó de la sombra de sus padres y aumento la fama familiar, muere a los 77 años

Desde transformar el estudio de los primeros humanos hasta trabajar para salvar a los elefantes, "era una fuerza a tener en cuenta".

Por Andrea Stone
Publicado 3 ene 2022, 13:29 CET
Richard Leakey muestra una vasija "Nderit" reensamblada en una foto de 2016 tomada en la Estación ...

Richard Leakey muestra una vasija "Nderit" reensamblada en una foto de 2016 tomada en la Estación de Investigación Turkwel del Instituto de la Cuenca de Turkana, en el lado oeste del lago Turkana de Kenia. Este intrincado estilo de cerámica en forma de cesta es un sello distintivo de los primeros pastores de África oriental. Vasijas similares encontradas en otros lugares del noroeste de Kenia tienen una antigüedad aproximada de 5.000 años.

Fotografía de Dave Schacht, Nat Geo Image Collection

El explorador de National Geographic Richard Leakey, paleoantropólogo y conservacionista que se basó en los legendarios descubrimientos de su familia para dar forma a nuestra comprensión de los orígenes humanos, murió el 2 de enero a la edad de 77 años. Además de sus contribuciones científicas, Leakey también ayudó a salvar a los elefantes de África y a luchar contra la corrupción gubernamental en su Kenia natal.

Leakey, un auténtico Indiana Jones de espíritu aventurero, consiguió esquivar la muerte en numerosas ocasiones -una fractura de cráneo en su infancia, fallos renales y hepáticos que requirieron trasplantes, palizas en público y un accidente de avión- antes de fallecer en su casa de las afueras de Nairobi. No se ha facilitado la causa de la muerte.

"Era Richard Leakey, un hombre de acción", dijo la biógrafa de la familia, Virginia Morell. "No podía quedarse quieto. Siempre tenía que estar haciendo algo".

En esta imagen de 1972, Richard Leakey (centro) y su ayudante de campo Bernard Ngeneo (derecha) empaquetan fragmentos de un cráneo de homínido encontrado en los sedimentos de la orilla oriental del lago Turkana de Kenia.

En esta imagen de 1969, Richard Leakey (izquierda) y su padre Louis Leakey examinan el cráneo fósil de un antiguo mono recuperado en el yacimiento de Koobi Fora, en el lago Turkana.

Fotografía de Gordan Gahan, Nat Geo Image Collection

El segundo de los tres hijos de los famosos cazadores de fósiles Louis y Mary Leakey, primero rechazó, y luego adoptó, el trabajo de su vida. Más tarde se dedicó a la conservación y a la política "para ser visto como alguien separado de los logros de sus padres", dijo Morell. "Quería tener los suyos propios". Se hizo famoso por sus diversos intereses: En 1994, Leakey ganó la Medalla Hubbard, el más alto honor de la National Geographic Society, "por proteger la vida salvaje de la Tierra e iluminar los orígenes de la humanidad."

Nacido Richard Erskine Frere Leakey en Nairobi (Kenia) el 19 de diciembre de 1944, nieto de misioneros ingleses, Leakey creció escarbando en la tierra de la garganta de Olduvai, en África oriental, junto a sus padres cazadores de fósiles. Tenía sólo seis años cuando encontró su primer fósil, la mandíbula de un cerdo gigante extinguido.

Un joven Richard Leakey raspa hábilmente la roca del hueso de la pata de un caballo fósil en la excavación de sus padres en la garganta de Olduvai, Tanzania. El colmillo de un hipopótamo extinto se encuentra en el primer plano de la izquierda.

Fotografía de Robert Sission, Nat Geo Image Collection

A pesar de su educación práctica, Leakey no tardó en desarrollar su característica vena rebelde, abandonando la escuela a los 16 años para iniciar un negocio basado en la captura de animales salvajes cuyos esqueletos luego vendía a universidades y museos. El joven empresario pronto obtuvo su licencia de piloto y comenzó a dirigir safaris fotográficos aéreos para turistas.

Poco a poco, Leakey volvió a sus raíces de cazador de fósiles, aunque en su propio terreno. En 1967, volando entre el valle del Omo en Etiopía y Nairobi, miró hacia abajo y vio una gran zona de roca sedimentaria a orillas del lago Turkana. Leakey tuvo una corazonada sobre la cuenca que había debajo, y durante los 20 años siguientes, con la financiación de la National Geographic Society, él y su "Pandilla de los Homínidos" de cazadores de fósiles kenianos demostraron que esa corazonada era correcta. Su tesoro de artefactos llegó a rivalizar con los descubrimientos de sus padres, e incluso a superarlos.

"Hizo de África Oriental el campo de juego central para el estudio de la evolución humana", dijo Lawrence Martin, director del Instituto de la Cuenca del Turkana, que Leakey cofundó en el lago Turkana en colaboración con la Universidad Stony Brook de Nueva York (Estados Unidos). "Por suerte, buena fortuna, buena organización y mucho trabajo, dio con un lugar que resultó ser la veta madre".

Catalogado formalmente como KNM-WT 15000, el esqueleto de 1,6 millones de años del "Niño de Turkana", también llamado "Niño de Nariokotome", fue descubierto en 1984 por Kamoya Kimeu, el líder de la "Pandilla de los Homínidos", dedicada a la recolección de fósiles, que trabajó estrechamente con Richard Leakey.

Las excavaciones de Leakey desenterraron herramientas de la Edad de Piedra de hace 1,9 millones de años y restos de los primeros seres humanos. El descubrimiento más famoso de su equipo se produjo en 1984 en Nariokotome, en Kenia, cuando sacaron a la luz el esqueleto casi completo de un Homo erectus, o Homo ergaster, joven que murió hace 1,6 millones de años. "Turkana Boy" sigue siendo el esqueleto humano primitivo más completo jamás encontrado y fue objeto de un especial de National Geographic en 2012, "Bones of Turkana".

"Empezamos a darnos cuenta con cierta claridad de que habíamos hecho un descubrimiento extraordinario", dijo Leakey.

A los 25 años, de vuelta al negocio familiar, Leakey fue nombrado director del Museo Nacional de Kenia y trabajó durante las tres décadas siguientes para transformarlo en una institución de investigación de categoría mundial. Orgulloso de ser keniano, insistió en que los tesoros del país se quedaran en él, una política que "molestó a muchos científicos mayores que estaban acostumbrados a venir a Kenia y hacer lo que querían bajo el régimen colonial", dijo Morell.

En esta imagen de archivo, Richard Leakey y Meave Epps examinan fósiles en una ladera rocosa cerca de la orilla noreste del lago Turkana mientras intentan reconstruir un homínido primitivo.

Fotografía de Bianca Lavies

En 1970, Leakey se casó con la zoóloga Meave Epps, quien, junto con su hija Louise, continuaría en el negocio familiar de la caza de fósiles mucho después de que él cambiara de rumbo. Ellas, junto con otra hija, Samira, y Anna, una hija del primer matrimonio de Leakey, le sobreviven (Meave Leakey es Exploradora General de la National Geographic Society y recibió la Medalla Hubbard de la Sociedad en 2016).

Ricehard comenzó una nueva carrera en 1989 cuando el presidente de Kenia, Daniel arap Moi, lo nombró para dirigir lo que se convertiría en el Servicio de Vida Silvestre de Kenia (KWS). Apasionado de la conservación, pronto organizó una enorme hoguera con 12 toneladas de marfil confiscado en el Parque Nacional de Nairobi. El espectáculo -y las controvertidas órdenes del Presidente Moi de que los guardabosques dispararan a los cazadores furtivos en cuanto los vieran- ayudó a salvar las poblaciones de elefantes y rinocerontes de Kenia y llevó, durante un tiempo, a la prohibición de todo comercio de marfil. También hizo que la comunidad internacional enviara cientos de millones de dólares a Kenia para la conservación de la fauna.

Nada de esto fue posible sin ganarse algún que otro enemigo político. En 1993, en lo que él sospechaba pero nunca demostró que era un sabotaje, el avión de Leakey se estrelló tras experimentar un repentino fallo en el equipo. Le amputaron las dos piernas por debajo de las rodillas.

En medio de acusaciones de corrupción en el KWS por motivos políticos, Leakey no tardó en dimitir y decidió formar su propio partido de oposición, Safina. Después de esperar dos años para el reconocimiento oficial y de soportar la constante vigilancia del gobierno, las amenazas de muerte e incluso una flagelación pública por parte de los partidarios de Moi, fue elegido para el parlamento en 1997.

Leakey, que en una ocasión comentó que "la presión probablemente me conviene", soportaría más altibajos políticos antes de dejar el Gobierno en 2001. En 2015, el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, nombró a Leakey presidente de la junta directiva del KWS, cargo que ocupó durante tres años.

"En nombre del pueblo de Kenia, de mi familia y en el mío propio, envío mis más sentidas condolencias y pésame a la familia, los amigos y los asociados del doctor Richard Leakey durante este difícil período de duelo", dijo Kenyatta en un comunicado. "Que Dios Todopoderoso conceda al alma del Dr. Richard Leakey el descanso eterno".

En los últimos años de Leakey, además de trabajar con el Instituto de la Cuenca del Turkana, cofundó WildlifeDirect para salvar especies en peligro de extinción en el Parque Nacional de Virunga, en la República Democrática del Congo, y desempeñó un papel clave en Transparencia Internacional, una organización mundial dedicada a la lucha contra la corrupción. Aunque continuó como conferenciante público, pasó más tiempo en su granja cerca de Nairobi, donde cuidaba sus viñedos y producía vinos Pinot Noir y Chardonnay.

"Su legado es enorme en muchos campos, no sólo en el de los estudios sobre la evolución humana", dijo Morell. "Era una fuerza a tener en cuenta".

Este artículo, publicado originalmente en inglés en nationalgeographic.com, ha contado con la colaboración de Michael Greshko.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
El cráneo del «hombre dragón» podría ser una nueva especie, lo que cambiaría el árbol genealógico humano
Ciencia
¿Convivieron los primates antiguos con el T. rex? Nuevas pruebas respaldan esa teoría
Ciencia
Para esta familia, mantener Alaska salvaje y prístina es una misión que ha durado décadas
Ciencia
El coronavirus está mutando, pero ¿qué determina el ritmo al que lo hace?
Ciencia
Por qué algunas variantes del coronavirus son más contagiosas y cómo podemos detenerlas

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved