Por qué las vacunas siguen siendo imperfectas tras décadas de investigación

¿Cuál es la efectividad de vacunas tradicionales como la del sarampión, tos ferina o la nueva para el herpes zóster en comparación con los sueros de la COVID-19?

Publicado 17 ene 2022 11:32 CET
Neal Browning

Neal Browning recibe una inyección en el ensayo clínico en fase 1 de una posible vacuna contra la COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, el lunes, 16 de marzo de 2020, en el Instituto de Investigación Sanitaria Kaiser Permanente en Seattle, Washington.

Fotografía de Ted S. Warren, AP Images

¿Hasta qué punto somos conscientes de que hacer frente al virus de la gripe presenta un desafío mayor que el del mismísimo virus de la COVID-19? La pandemia mundial ha resucitado el protagonismo de una palabra que, según todos los expertos consultados en este reportaje, la población tradicionalmente asociaba sólo al campo de la pediatría. Si echamos un vistazo a la herramienta de Google para analizar tendencias de búsqueda, veremos que en los últimos dos años “vacuna” ha experimentado un singular estallido en la cantidad búsquedas. Cualitativamente, en la sociedad podría estar pasando algo similar.

De forma colateral, los tratamientos para prevenir o atenuar los efectos de las variantes Delta y Ómicron parecen haber afectado de forma positiva a la población. Han aumentado el interés y grado de concienciación de la gente con respecto al resto de sueros presentes desde hace décadas en el calendario vacunacional, en el que destacan la de la gripe, tos ferina (enfocada a embarazadas y la salud del neonato), neumococos y la más nueva y prometedora: la recién presentada vacuna contra la culebrilla o herpes zóster. Pero, ¿somos conocedores del grado de efectividad de estas vacunas en comparación a la (por no pocos vilipendiada) efectividad de la vacuna del coronavirus?

Eficacia vs Efectividad: la vacuna perfecta no existe

“Ninguna vacuna es perfecta a la hora de impedir que te contagies de una enfermedad. No existe ninguna vacuna que te proteja 100% de la infección de un agente. Se trata de mejorar la calidad de vida”, afirma Isabel Jimeno, responsable del Grupo de Vacunas de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), de la que es presidenta. Y esto, por supuesto, es más que aplicable a la vacuna más popular de todas: la de la gripe.

Como apunta el periodista especializado de The New York Times Carl Zimmer, “que una vacuna resulte más de 90 por ciento eficaz no significa que efectivamente protegerá a 90 de cada 100 personas en el mundo real”. Eficacia hace referencia a las pruebas y ensayos clínicos hechos en laboratorio con universo controlado. Efectividad, a la vacuna trabajando sobre terreno real.

La efectividad de la vacuna anti gripal varía cada año. A pesar de sus imperfecciones (con un grado de efectividad de entre el 60 y 70% en el mejor de los casos, y de entre el 50 y el 25% en los peores años), “es la mejor vacuna contra la gripe que tenemos, y todos los años nos salva de un número de ingresos, muertes, agudizaciones de patologías crónicas”, afirma Jimeno. El objetivo es evitar el ingreso hospitalario. En la del neumococo, encontramos un 75% de eficacia para las formas mas graves (incluso mortales) y 45% para las neumonías menos graves.

Una máxima aplicable a la vacuna de la COVID-19 y a la de la práctica totalidad de sueros existentes es que no se trata únicamente de un acto individual. “Es un fenómeno a nivel colectivo y tenemos que conseguir que se vacune el mayor número de gente posible”, comenta Isabel Jimeno, para después recordar que la viruela es la única enfermedad que ya no existe gracias, precisamente, a la vacunación.

La doctora asegura que el programa de vacunación de la COVID-19 ha “puesto la importancia de las vacunas para adultos en el lugar que le corresponde”, provocando un cambio de mentalidad en una sociedad que “pensaba que ya tenían todo hecho” y que no existían vacunas para ellos, salvo la de la gripe: “Se han dado cuenta de que hay una vacuna, contra la enfermedad neumocócica que también es importante, o que la tos ferina no es solo cosa de niños”. Para esta última, Jimeno incide en la importancia de aplicar dosis de recuerdo debido a lo atrás en el tiempo que queda la inyección de la vacuna infantil.  De la tos ferina, una enfermedad muy contagiosa causada por un tipo de bacteria llamada Bordetella pertussis “se han detectado muchos casos infradiagnosticados y es posible que existan entre nosotros más casos de los que nos pensamos”. La efectividad de la vacuna es de entre el 80 y el 90%.

(Relacionada: 15 vacunas que han cambiado la historia de la humanidad)

El virus de la gripe 101
El virus de la gripe es una pesadilla recurrente que mata a miles de personas cada año. Aquí te explicamos cómo el virus ataca a su huésped, por qué es casi imposible erradicarlo y qué hacen los científicos para combatirlo.

Herpes zóster: la gran novedad

El desarrollo de todas las vacunas centra sus esfuerzos en dos campos: aumento de efectividad y reducción de efectos secundarios. En este sentido, la novedad más puntera en 2021 ha sido una nueva versión de la vacuna del herpes zóster (un virus que en edades avanzadas reactiva el virus de la varicela que puede provocar secuelas como neuralgias y fuertes dolores neuropáticos) que comenzó a dispensarse el año pasado en Estados Unidos y que en España está disponible desde el 1 de enero de 2022.

“La vacuna previene, pero en un porcentaje determinado”, afirma Jimeno. Según varios estudios, tiene una efectividad de entorno al 90% que va decayendo con los años.

El Ministerio de Sanidad recomienda su vacunación a todos los mayores de 50 años, que es cuando logra una efectividad casi total del 97% en prevención de casos de herpes y del 100% de neuralgias posherpéticas. En mayores de 70 años, se ha prevenido un 91% de casos de herpes y un 89% de casos de neuralgias.

Virus de la gripe: un viejo conocido en constante actualización

¿Por qué décadas después del descubrimiento de la vacuna de la gripe seguimos vacunándonos contra este virus mientras que otros como la rabia o el sarampión son cosa del pasado?

El éxito del virus de la gripe radica en cómo ha sabido encontrar un equilibrio entre su grado de transmisibilidad y su moderado grado de gravedad. La eficacia de la vacuna antigripal cambia con cada temporada. Virus tan agresivos como el SARS-CoV-1 no prosperaron porque directamente acababan con la vida del enfermo.

“El virus de la gripe es muchísimo más complejo que el SARS-CoV-2 en su estructura genética, en sus mecanismos de mutación y de adaptación. Salvo que aparezca un descubrimiento que sería digno de Premio Nobel, la gripe va a seguir con nosotros por muchos años”, comenta Esther Redondo, doctora en Medicina y miembro del Comité Asesor de Vacunas de la Comunidad de Madrid. Esto se debe a que “es un virus muy listo que sabe que no debe morder la mano que le da de comer”, añade la también coordinadora nacional del Grupo de Actividades Preventivas y Salud Pública de SEMERGEN.

La OMS cuenta con cuatro observatorios de la gripe en todo el mundo en los que recibe y analiza los reportes de virus circulantes que les envían todos los países.  En base a estos datos, la OMS hace dos previsiones de composición de la vacuna de la gripe (una para cada hemisferio, en febrero la del hemisferio norte y agosto la del sur) que envía a los laboratorios farmacéuticos para la elaboración de la vacuna del próximo otoño-invierno. Dado que el virus de la gripe muta cada año, la OMS nunca puede tener una certeza absoluta de que sus indicaciones para la gripe de este año será 100% efectivas para combatir el virus.

Una empleada de Walgreens pone a una mujer una vacuna de la gripe gratuita en una clínica de la iglesia baptista de Allen Temple el 19 de diciembre de 2014 en Oakland, California.
Fotografía de Justin Sullivan, Getty

Cambio radical de mentalidad en la población

La sociedad en su conjunto ha mejorado su percepción de los beneficios de vacunarse: “No ha habido un cambio, sino un vuelco importantísimo no solamente en la población sino en la propia profesión médica, porque antes se consideraba que las vacunas eran sólo del ámbito de pediatría y no había concienciación dentro de la profesión sanitaria para su uso en adultos ni en atención primaria ni en especializada”, afirma Esther Redondo.

La doctora resume “la gran ventaja” de la pandemia de COVID-19 en dos pilares: el beneficio que aporta al paciente y el ahorro en costes económicos del sistema sanitario. La contrapartida, por desgracia, continúa siendo la desinformación o el exceso de toxicidad en lo que se dice o publica: “Hay demasiados expertos y tertulianos. La vacunación es un campo que nunca se deja de estudiar. Llevo más de 20 años en esto y cada vez me doy cuenta de que no sé nada”.

Antes de la pandemia, Redondo asegura que necesitaba invertir más tiempo en con sus pacientes para transmitirles de una forma empática el balance riesgos/beneficios de vacunarse para la gripe (asegura que la mayoría se iban convencidos). Ahora, en cambio, confiesa que la mayoría “ya vienen predispuestos” para la vacunación: “me ha sorprendido gratamente que la vacuna de la gripe, que es de las que más cuesta vender haya sido mucho más fácil de poner esta temporada”.

Pero, ¿por qué hay gente que sigue rechazando la dosis por miedo a enfermar? De nuevo, por desconocimiento: “lo que se espera de la vacuna de la gripe no es que no cojas una gripe”. Además de que esta gripe será mucho más leve gracias a la vacuna, su fin último es mucho más importante: “Lo que la gente está empezando a entender ahora es que su objetivo es que no enfermes gravemente. Que no hospitalices. Que no mueras”.

Vacunas víricas y bacterianas

La efectividad de las vacunas víricas (que modifican el virus en su conjunto) dependerá del grado de mutación del huésped y de la concordancia del suero con la cepa circulante ese año. “En la mejor de las temporadas, la vacuna de la gripe tendrá una eficacia en torno al 60%, mientras que puede haber temporadas en las que la efectividad será del 40%”, comenta Redondo. Por otro lado, dado que vacunas como la de la rabia (“enfermedad muy infrecuente y casi erradicada”) o el sarampión permanecen estables desde hace mucho tiempo, han demostrado una eficacia fija superior a la del 90%.

Hemos de distinguir entre vacunas víricas que atacan al conjunto del virus (como la de la gripe), de las bacterianas (tos ferina), que sólo cambian parcialmente, enfocándose en las bacterias que han desarrollado. Dado que estas vacunas solo utilizan partes específicas del germen, ofrecen una respuesta inmunitaria muy fuerte dirigida a partes claves del germen. El sarampión (junto con la tos ferina, la enfermedad immunoprevenible más contagiosa y una de las principales causas de muerte infantil en el mundo con 207 500 defunciones en 2019 según la OMS) es una de las vacunas víricas más efectivas que tenemos con una eficacia del 95%.

Concienciación de la sociedad 

No existen vacunas obligatorias en España. Salvo en casos de salud pública (como hemos visto recientemente en Francia con la creciente presión de Emmanuel Macron y la obligatoriedad de vacunarse contra la COVID-19 para ciertos sectores), en nuestro país todas las vacunas son opcionales y dependen del calendario vacunal de cada comunidad autónoma. Las de niños, por ejemplo, están sujetas a las recomendaciones que publicada cada 1 de enro la AEP (Asociación Española de Pediatría), y luego cada comunidad autónoma elabora su propio calendario.

Jaime Jesús Pérez, vocal de la Asociación Española de Vacunología, opina que queda trabajo por hacer en materia de concienciación, tanto para que nuevas vacunas sean incluidas en los calendarios, como de motivación a la hora de suministrarlas: “Si la vacuna es de pago, hay una barrera importante. Es muy raro que un adulto acuda a la farmacia para comprarse una vacuna para él”.

Este doctor asegura que la presión de los padres para que las vacunas de los hijos se incluyan en el calendario vacunal no es la misma que la de los adultos para ellos mismos: “Nos falta mucho para que el adulto tenga un nivel de exigencia con las vacunas tan alto como el que tienen los padres con sus hijos”. “Cuando se introduce una vacuna en el calendario vacunal de una sociedad científica como la de pediatría, alrededor de un 60 o 70% de los padres compra la vacuna en farmacia y se la pone a sus hijos,  aunque no esté reconocida en el calendario vacunal de las comunidad autónomas”.

Jaime Jesús Pérez asegura que “lo ideal” sería que todas las vacunas que sean adecuadas estén definidas en el calendario: “Es un cambio importante que la sociedad debe demandar”.

El futuro se presenta lleno de retos vacunales mucho más allá del campo de estudio del coronavirus. Estamos a la espera de recibir una vacuna de la gripe mucho mejor que la actual. Un equipo de científicos de Weill Cornell Medicine, Scripps Research y la Universidad de Chicago (Estados Unidos) identificó hace menos de un mes un importante punto de vulnerabilidad al que deberían dirigirse las futuras vacunas y terapias de anticuerpos para prevenir o tratar las infecciones por un amplio conjunto de cepas de la gripe (publicaron sus resultados en la revista Nature).

Con la vacuna del neumococo, por ejemplo, queda trabajo por delante y, en general, los datos de efectividad de su vacuna son aún poco precisos. Jaime Jesús Pérez afirma que "es muy complicado medir la tasa de efectividad de la vacuna del neumococo" debido a la propia naturaleza de la enfermedad. “Aunque en general la efectividad es alta, existen cerca de 100 serotipos inmunológicamente distintos, primero tuvimos una vacuna de 7 serotipos, la actual tiene 13 y vamos hacia vacunas de 15 y 20 serotipos. No todos los serotipos causan el mismo tipo de enfermedad y la mayor parte están incluidos en la vacuna. Lo ideal sería tener una vacuna universal. Es un campo de mejora complicado que esperamos que se pueda conseguir”.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
¿Qué aportan las vacunas españolas contra la COVID-19?
Ciencia
La esperada vacuna contra el COVID19 no llegará antes de 2022
Ciencia
China oculta un virus con potencial pandémico en un laboratorio de Wuhan durante siete años
Ciencia
Descubren el primer fármaco que salva vidas entre los casos más graves de covid-19
Ciencia
Los anticuerpos monoclonales: los nuevos fármacos biológicos contra la COVID-19

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved