¿Qué sabemos sobre la BA.2 Ómicron que está detrás de la nueva ola de COVID?

Las infecciones por BA.2 no son tan leves como se pensaba e incluso las nuevas versiones de Ómicron circulan y se propagan rápidamente.

Por Sanjay Mishra
Publicado 26 abr 2022, 12:23 CEST
Un trabajador médico de la ciudad de Nueva York administra pruebas en un centro de COVID-19 ...

Un trabajador médico de la ciudad de Nueva York administra pruebas en un centro de COVID-19 en Brooklyn el 18 de abril de 2022. Las cifras de infección en la ciudad de Nueva York han aumentado en los últimos 45 días. Dos subvariantes Ómicron de la cepa BA.2, altamente transmisible, están alimentando el actual aumento.

Fotografía de Spencer Platt, Getty Images

Tras una breve meseta de dos meses, los casos de COVID-19 están aumentando de nuevo, impulsados por la subvariante Ómicron BA.2 y sus descendientes más transmisibles. El repunte tiene preocupados a los expertos, sobre todo si tenemos en cuenta el levantamiento de la obligatoriedad de usar mascarillas en interiores, recién puesto en marcha en España, Reino Unido, Portugal o Suecia, entre otros muchos países.

En las dos últimas semanas, España ha registrado un aumento del 45,1% de personas hospitalizadas por COVID-19. Y parece ser que es un fenómeno generalizado: en Estados Unidos, entre el 1 y el 24 de abril, los nuevos casos de COVID-19 han aumentado en un 75%, sobre todo debido a la subvariante BA.2; este sublinaje representa ahora casi el 75% de los casos de COVID-19 en los EE.UU, siendo también la variante mayoritaria en España y Europa

"La transmisión en curso de BA.2 está probablemente relacionada tanto con el aumento de la transmisibilidad del virus como con la reducción de las restricciones de la pandemia", afirma Dan Barouch, inmunólogo de la Facultad de Medicina de Harvard (Estados Unidos) que dirige el Centro de Investigación de Virología y Vacunas del Centro Médico Beth Israel Deaconess. "Está claro que ambos contribuyen al actual aumento".

En España, la cifra de pacientes con dosis de refuerzo en su sistema inmunitario asciende al 51,9% de la población. En Estados Unidos, en cambio, el 45,6% de la población ha recibido una dosis de refuerzo, y en al menos 10 estados, la mayoría en el sur, más de un tercio de la población sigue sin vacunarse. Esto es especialmente problemático porque los primeros datos sugieren que la BA.2 puede causar una enfermedad más grave que la forma original de Ómicron.

La primera oleada de Ómicron llegó cuando mucha gente en Estados Unidos ya estaba vacunada, por lo que parecía causar una enfermedad menos grave y se ganó la reputación de ser leve, dice Ben Cowling, epidemiólogo de la Universidad de Hong Kong. Pero lo de "leve" era sólo relativo a la enfermedad muy grave que había causado la variante Delta, anteriormente dominante.

Melinda Maldonado, una estratega de la comunicación en Toronto, estaba triplemente vacunada cuando contrajo una infección en diciembre de 2021, durante el pico de la ola Ómicron en Canadá. La dejó postrada en la cama durante semanas, y tres meses después todavía sufre de fatiga debilitante, niebla mental y desorientación cognitiva.

Cuando la gente dice "leve", quiere decir que no te mueres, que no acabas en la UCI", dice Maldonado. "Para mí, esto no fue leve".

Ahora, se están acumulando pruebas de que la subvariante BA.2 es incluso más infecciosa que la primera forma de Ómicron, produce más partículas de virus al infectarse y provoca casos de COVID-19 más duraderos.

(Relacionado: Incluso una COVID-19 leve puede encoger tu cerebro)

¿Por qué la BA.2 causaría una enfermedad más grave?

La primera forma de Ómicron, denominada BA.1, era más contagiosa que las variantes anteriores, pero causaba menos daños en los pulmones que Delta porque permanecía sobre todo en las vías respiratorias superiores, dice Guowei Wei, matemático y biólogo molecular de la Universidad Estatal de Michigan, cuyo modelo de inteligencia artificial había predicho que Ómicron sería altamente infecciosa. Aun así, la actual cosecha de vacunas protegía contra BA.1, que en la mayoría de los casos causaba una enfermedad menos grave que las variantes anteriores entre los vacunados y los que tenían cierta inmunidad por una infección anterior.

Los estudios han demostrado que el riesgo general de resultados graves de una infección por Ómicron era menor que el de Delta. Pero el riesgo de hospitalización entre los niños menores de 10 años no difería significativamente entre Ómicron y Delta, y las infecciones por Ómicron provocaban un aumento de los ingresos hospitalarios de los niños muy pequeños.

Otro estudio demostró que, en los niños, Ómicron provocaba tres veces más hospitalizaciones por infecciones respiratorias en comparación con las variantes anteriores.

Ahora parece que BA.2 puede ser aún más preocupante. En el Reino Unido, el número de casos que se está registrando durante la actual oleada de BA.2 es mucho menor que el que vieron durante la oleada de Ómicron a finales de diciembre de 2021, pero el número de hospitalizaciones es casi igual.

Un estudio que aún no ha sido revisado por pares sugiere por qué el BA.2 podría ser más grave. Un equipo dirigido por Kei Sato, virólogo de la Universidad de Tokio (Japón), creó una versión sintética de BA.2 en el laboratorio, y descubrió que crece más rápido en las células que recubren las fosas nasales y tiene mayor propensión a atacar los pulmones. Este virus similar al BA.2 también causó una enfermedad más grave en los hámsters que su homólogo BA.1.

La investigación sugiere que las mutaciones en la proteína de la espícula del BA.2 (la parte del virus que se une a las células) le permiten esquivar los anticuerpos de una infección previa por el BA.1.

Otro estudio realizado por Cowling y su equipo, que aún no ha sido revisado por pares, muestra que en Hong Kong (China) la gravedad de una infección por BA.2 es tan grave como la de la variante original del SARS-CoV-2 para personas no vacunadas de cualquier edad.

"En Hong Kong, y ahora mismo en Shanghai, no creo que [el BA.2] sea tan leve como quizá la gente pensaba", afirma Cowling.

¿Siguen funcionando las vacunas para la BA.2?

Los datos disponibles muestran que las vacunas actualmente aprobadas previenen la infección grave y la hospitalización por COVID-19, más en los casos de BA.2 que de BA.1.

Tanto Dinamarca como Sudáfrica tienen en la actualidad altos niveles de inmunidad en sus poblaciones derivados de la vacunación y la infección, respectivamente. Pero los datos de ambos países han demostrado que no hay mucha diferencia en la gravedad entre las infecciones por BA.2 y BA.1. La reinfección con diferentes subtipos de Ómicron es posible, aunque en Dinamarca, con una tasa de vacunación alta, fue poco frecuente y afectó principalmente a los individuos más jóvenes no vacunados.

Las dosis de refuerzo también resultan muy prometedoras para proteger a las personas de todas las formas de Ómicron.

Varios estudios han demostrado que una tercera dosis de una vacuna, o una infección de refuerzo, puede reavivar la memoria del sistema inmunitario para producir anticuerpos que funcionen bien contra todas las variantes, incluida la Ómicron. Barouch, de Harvard, dirigió un estudio que demostró que una tercera dosis de la vacuna es imprescindible para producir niveles suficientes de anticuerpos contra la BA.2, al igual que se requiere para una protección completa contra la BA.1.

(Relacionado: Dos años después, la COVID-19 sigue siendo un misterio)

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades(CDC) de Estados Unidos recomiendan ahora una cuarta dosis de la vacuna para las personas de 50 años o más, cuatro meses después de la tercera dosis; y una dosis adicional para las personas con sistemas inmunitarios comprometidos, como los pacientes con cáncer. En un estudio que aún no ha sido revisado por los expertos, una cuarta dosis redujo sustancialmente la infección entre los trabajadores sanitarios con alto riesgo de exposición, incluso en el punto álgido de la primera oleada de Ómicron. Además, las dosis de refuerzo reducen sustancialmente las posibilidades de que una persona transmita el virus.

Por el contrario, el estudio de Hong Kong reveló que los resultados pueden ser graves entre las personas no vacunadas infectadas con cualquiera de las variantes de Ómicron, incluida la BA.2.

Más variantes en el horizonte

A medida que el SARS-CoV-2 sigue propagándose y mutando a nivel mundial, facilitado por la fatiga pandémica, se siguen formando recombinaciones de variantes; la subvariante XE, descubierta recientemente, es un híbrido de BA.1 y BA.2 que está empezando a propagarse; los casos de XE son relativamente raros, pero han crecido lo suficiente como para que la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido estime que es aproximadamente un 10% más contagiosa que la BA.2.

Mientras tanto, una nueva descendiente de BA.2, llamada BA.2.12.1, se está extendiendo aún más rápidamente, causando el 20 por ciento de todos los casos en EE.UU. en el plazo de un mes desde su descubrimiento a principios de marzo. Las primeras estimaciones muestran que la BA.2.12.1 se propaga más rápidamente que las cepas anteriores y podría ser mejor para esquivar los anticuerpos del sistema inmunitario.

"En realidad hay muchas versiones nuevas de Ómicron, no sólo dos. Y en algunos casos, parecen estar superando incluso a la BA.2", afirma Barouch, de Harvard.

(Relacionado:¿Qué se sabe de la misteriosa ola de "dedos COVID"?)

Todo esto significa que Estados Unidos "necesita recargar su programa de vacunación" para evitar un probable aumento en el otoño y el invierno, dice Saad Omer, epidemiólogo que dirige el Instituto de Salud Global de Yale en Connecticut.

Además de las vacunas, las mascarillas han demostrado ser eficaces para limitar el riesgo de contraer el COVID-19, tanto por la reducción de la propagación de materiales virales de una persona infectada como por la reducción de las posibilidades de contraer una infección. Y evitar una infección debería ser el objetivo, subrayan los expertos: las secuelas de la COVID-19, incluido el conjunto de síntomas conocidos colectivamente como COVID larga, pueden ser debilitantes.

"Pensé que si me contagiaba de COVID, sería un resfriado porque esa es la narrativa predominante", dice Maldonado. "Quiero que la gente tenga en cuenta el riesgo cuando piense en no usar mascarilla porque tengan la sensación de que la situación está mejorando, porque no sabes si tú podrías ser el siguiente".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
¿Cuáles son las alternativas a las vacunas para las personas inmunodeprimidas?
Ciencia
Por qué las vacunas siguen siendo imperfectas tras décadas de investigación
Ciencia
Verdades y mentiras de los tratamientos y medicamentos para curar la COVID-19
Ciencia
¿Qué aportan las vacunas españolas contra la COVID-19?
Ciencia
Un raro hongo negro infecta a muchos de los pacientes de COVID-19 de la India: ¿por qué?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved