¿Has perdido el olfato con el COVID-19? Te explicamos cómo volver a entrenar tu cerebro

Millones de personas infectadas por el SARS-CoV-2 pierden el sentido del olfato durante meses. Con la esperanza de acelerar la recuperación, muchos recurren al "entrenamiento olfativo".

Por Priyanka Runwal
Publicado 12 may 2022, 10:27 CEST
Michele Crippa, un célebre gastrónomo que perdió el sentido del olfato tras contraer COVID-19, ayuda a ...

Michele Crippa, un célebre gastrónomo que perdió el sentido del olfato tras contraer COVID-19, ayuda a Martina Madaschi a reconocer los olores en un taller terapéutico en Piacenza (Italia) el 19 de julio de 2021. Gracias a su entrenamiento, Crippa ha recuperado parte de su capacidad olfativa y ahora se propone ayudar a los demás.

Fotografía de Fabio Bucciarelli, The New York Times via Redux

Bastó un mordisco a un sándwich caliente de queso a la parrilla para que Chris Rogers supiera que algo iba mal. Había dado positivo en la prueba de COVID-19 en marzo de 2021 y, dos días después, era incapaz de oler el reconfortante aroma de la mantequilla y el queso fundido, o de saborear el pan tostado. "Era como comer un trozo de cartón", dice.

Muchas otras personas que han tenido experiencias similares recuperaron el sentido del olfato y del gusto a los pocos días o semanas de iniciarse los síntomas. Pero pasaron tres meses y la situación de Rogers apenas mejoró. "No te haces una idea hasta que pasas semanas y semanas intentando comer cosas que no puedes saborear ni oler", dice este hombre de 50 años, que vive en Santa Rosa (California, Estados Unidos). "Es una experiencia muy frustrante".

Cansado de esperar a que su sistema olfativo se recuperara de forma natural, Rogers recurrió a una terapia de entrenamiento olfativo que le recomendó su otorrinolaringólogo. Dos veces al día durante 10 semanas, Rogers aspiró cuatro tipos de aceites esenciales (rosa, limón, eucalipto y clavo) para activar o reforzar potencialmente la supervivencia de las células detectoras de olores recién formadas o acelerar su producción y reconstruir la conexión entre su nariz y su cerebro. Es algo parecido a la fisioterapia, pero para la nariz, y se ha utilizado en la última década para ayudar a recuperar el sentido del olfato perdido por otras infecciones víricas como el resfriado común o la gripe, lesiones cerebrales y el envejecimiento.

Aunque los científicos han registrado mejoras en la capacidad olfativa de algunos individuos, normalmente después de tres a seis meses de este tipo de entrenamiento, ha sido difícil demostrar qué parte de esa mejora proviene de la propia terapia frente a la recuperación natural que se produce con el tiempo, dice Eric Holbrook, rinólogo que estudia y trata a pacientes con trastornos del olfato en el Massachusetts Eye and Ear Hospital. Aun así, sigue recomendando la terapia a muchos pacientes, incluidos los que han perdido el sentido del olfato debido a la COVID-19, porque dice que esa inhalación de aromas podría mejorar o acelerar el proceso de curación.

Además, es una de las pocas opciones terapéuticas, y a menudo la única, de que disponen millones de personas que no han podido recuperar el sentido del olfato durante meses tras una infección por COVID-19.

Aunque los beneficios del entrenamiento olfativo pueden variar considerablemente entre los pacientes, dependiendo de su punto de partida, "generalmente no se considera perjudicial", afirma Bradley Goldstein, otorrinolaringólogo que estudia los trastornos del olfato en la Universidad de Duke. "Lo hemos recomendado con unas expectativas algo moderadas, pero todavía tenemos que encontrar terapias farmacológicas específicas y más eficaces. Es realmente una necesidad no cubierta".

(Relacionado: Así ataca la COVID-19 a nuestro corazón)

Los orígenes del entrenamiento olfativo

Hace casi dos décadas, los científicos empezaron a documentar la prevalencia de las deficiencias olfativas en grandes poblaciones. Al examinar la literatura científica, Thomas Hummel, experto en otorrinolaringología de la Clínica del Olfato y el Gusto de la Facultad de Medicina de la Universidad de Dresde (Alemania), se dio cuenta de que esa pérdida de olfato (temporal o permanente) era más común de lo que se suponía, ya que afectaba a casi el cinco por ciento de la población general. Entre los pacientes que acudían a su propia clínica, había comprobado de primera mano el efecto que tenía sobre su bienestar emocional y su calidad de vida. Algunos mostraban signos de depresión; otros perdían peso debido a la pérdida de apetito y la consiguiente desnutrición.

Hummel estaba decidido a ayudar a sus pacientes a recuperar el sentido del olfato. Sabía que el sistema olfativo tiene una capacidad única para regenerarse continuamente a lo largo de la vida humana en respuesta a una lesión, como un traumatismo craneal, o tras experimentar una pérdida de olfato después de una infección vírica de las vías respiratorias superiores. Y los experimentos habían demostrado que las personas que no eran capaces de oler ciertos olores podían aprender a percibirlos tras repetidas exposiciones a ese aroma. Pensó que el uso de este método podría ayudar a sus pacientes.

Para probar su hipótesis, Hummel reclutó a 40 de estos pacientes a los que pidió que inhalaran cuatro olores (rosa, limón, eucalipto y clavo) de frascos de vidrio etiquetados durante 10 segundos dos veces al día, durante 12 semanas. Hummel eligió esos olores porque representaban cuatro de los seis grupos de olores primarios (floral, afrutado, desagradable, picante, ahumado y resinoso) identificados por el psicólogo alemán Hans Henning en 1916.

Para evaluar si esta terapia olfativa era eficaz, Hummel y sus colegas pidieron a los participantes en el estudio que identificaran y discriminaran entre una serie de olores adicionales antes y después del entrenamiento olfativo. Comprobaron que aproximadamente el 30 por ciento de los participantes informaron de alguna mejora al final del estudio, en comparación con el seis por ciento que no recibió ningún entrenamiento olfativo.

Desde entonces, múltiples estudios han explorado los beneficios terapéuticos de esta técnica, observando a menudo mejoras que, de media, son pequeñas. En algunos casos la mejora puede ser del 25 por ciento y en otros es más bien del 70 por ciento, dice Hummel. A menudo depende de la edad, así como del tiempo que las personas sufrieron la pérdida de olfato o de la magnitud de ésta antes de buscar el entrenamiento olfativo.

(Relacionado: Incluso una COVID-19 leve puede encoger tu cerebro)

"Así que las personas, digamos con pérdida de olfato tras una infección durante un corto periodo de tiempo, tendrán una mayor probabilidad de recuperación que las que tuvieron pérdida de olfato por la misma razón pero no olieron nada durante dos años y luego vinieron a nuestra clínica", dice.

Añadir algunos olores más a la rutina de olfateo también puede aumentar los beneficios. En un estudio de 2015, Hummel demostró que continuar con la terapia de entrenamiento olfativo durante 12 semanas más y sustituir los cuatro olores originales por combinaciones como mentol, tomillo, mandarina y jazmín o té verde, bergamota, romero y gardenia era más eficaz que utilizar el conjunto original de olores durante todo el tiempo.

Aunque los científicos todavía están afinando la duración ideal de la terapia de entrenamiento olfativo y qué concentraciones de olores son más eficaces, Patel señala que la forma de cuantificar esos beneficios es todavía muy rudimentaria. Actualmente, para medir la eficacia de la terapia, los médicos calculan una puntuación antes y después del entrenamiento olfativo presentando a los pacientes 40 olores mediante bolígrafos para oler o pruebas de rascar y oler. A continuación, el paciente debe elegir el olor correcto entre cuatro opciones. "Esto es muy subjetivo y no es una medida realmente objetiva", dice Zara Patel, cirujano de cabeza y cuello y experto en pérdida de olores de la Universidad de Stanford. Además, dependiendo de dónde se haya criado la gente y de sus antecedentes culturales, no todo el mundo puede estar familiarizado con cada uno de los 40 olores, dice.

Todavía no está claro cómo este entrenamiento olfativo produce las mejoras registradas en varios estudios. Pero los científicos tienen varias hipótesis. Basándose en estudios con roedores, Hummel, por ejemplo, cree que exponer a olores a las personas con déficit olfativo podría acelerar la regeneración de las células detectoras de olores, lo que podría ayudar a los pacientes a recuperarse más rápidamente.

Goldstein, por su parte, sugiere que el entrenamiento olfativo podría mejorar la supervivencia y el funcionamiento de las nuevas células detectoras de olores que se forman de forma natural al estimularlas con los cuatro olores, lo que les daría la oportunidad de conectarse con el cerebro y, finalmente, restablecer la pérdida de olfato.

(Relacionado: ¿Podemos oler las enfermedades para detectarlas de forma precoz?)

Entrenamiento olfativo para la pérdida de olfato asociada a la COVID-19

A medida que se desarrollaba la pandemia, aumentó la demanda de terapia de entrenamiento olfativo, ya que potencialmente millones de personas que padecían COVID-19 experimentaban una alteración del olfato.

"La pérdida de olfato y la distorsión olfativa se convirtieron en un problema del que se hablaba mucho más y que se conocía como tal", afirma Patel. "Es uno de los aspectos positivos de la pandemia, sinceramente, porque antes de eso, la mayoría de los pacientes [y] la mayoría de los médicos nunca habían oído hablar de ello".

A diferencia de otros virus que pueden provocar la pérdida de olfato al infectar directamente las células que participan en la detección de los olores, el SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, las evita. En su lugar, el coronavirus infecta las células de soporte circundantes, que tienen el receptor ACE2 que el SARS-CoV-2 necesita para infectar las células del huésped humano. Para defender al organismo contra el virus, las células inmunitarias se dirigen a este lugar de la infección y generan proteínas antivirales que, según un estudio de Cell de 2022, pueden disminuir la actividad de los genes necesarios para construir los receptores de olores en estas neuronas detectoras de olores, lo que conduce a la pérdida del olfato.

Aun así, aproximadamente el 80 por ciento de los pacientes con COVID-19 que habían perdido el sentido del olfato lo recuperaron sin ningún tratamiento en un plazo de una a cuatro semanas, y el 95 por ciento se recuperó en seis meses. Para muchos pacientes que experimentaron una pérdida del olfato que se prolongaba más allá de unos pocos meses, esperar una recuperación completa no parecía una opción y buscaron el entrenamiento olfativo. Lo hicieron a sabiendas de que la terapia tardaba en producir beneficios y no funcionaba para todos.

"Es muy difícil para la gente que no ha perdido el sentido del olfato entender el impacto que tiene para las personas a las que les ocurre", dice Patel. "Es esta cosa invisible que no tiene ningún efecto exterior y la gente, por tanto, no entiende realmente lo importante que es para ellos".

Algunos estudios están empezando a sugerir que el entrenamiento olfativo puede beneficiar a los pacientes con COVID-19 que han tenido pérdida de olfato durante más de seis semanas. Rogers, que realizó la terapia durante 10 semanas, empezó a notar mejoras en la sexta semana. "El sabor y los olores empezaron a ser progresivamente más fuertes", dice, "finalmente estaba llegando a un punto en el que saboreaba un trozo de pizza todo el tiempo que lo estaba comiendo".

Ahora, al menos cinco meses después desde que terminó el entrenamiento olfativo, "estoy probablemente al 75% de lo que solía estar", dice.

Rogers también se enfrenta a distorsiones olfativas en las que el jengibre encurtido que acompaña al sushi le resulta repugnante, el café huele a pimienta y su cerveza Russian River IPA favorita sabe a metal. Los científicos han descubierto que estas "conexiones cruzadas" pueden estar asociadas a la recuperación tras la pérdida del olfato, y un estudio sugiere que el entrenamiento olfativo puede ayudar a superarlas.

Aparte de esta terapia, hay pocas opciones de tratamiento disponibles para los pacientes. Médicos como Patel han recomendado la irrigación con esteroides además del entrenamiento olfativo. Se trata de enjuagar la nariz con un medicamento antiinflamatorio que reduce la hinchazón y mejora el impacto de la terapia de entrenamiento olfativo. Ella y otros científicos del olfato también están estudiando los suplementos de omega-3, la vitamina A y el plasma rico en plaquetas como otras opciones para ayudar a restablecer la pérdida de olfato provocada por la COVID-19.

Por el momento, el entrenamiento olfativo, a pesar de no tener garantías, sigue considerándose la mejor opción disponible, barata y generalmente segura. "Básicamente, pone a los pacientes en el asiento del conductor", dice Hummel. "Por eso la gente lo utiliza mucho".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
La COVID-19 es una oportunidad para reexaminar la importancia de la convalecencia
Ciencia
¿Volveremos a sentirnos seguros en medio de una multitud?
Ciencia
¿Cómo combatir la soledad durante una pandemia? Los mayores LGBTQ comparten sus consejos
Ciencia
En qué se diferencian los dolores de cabeza de la COVID-19 y cómo gestionarlos
Ciencia
¿Ha terminado ya la pandemia de COVID-19?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved