Todo lo que necesitas saber sobre las subvariantes de Ómicron BQ.1 y BQ.1.1

Responsables de una décima parte de los casos de COVID-19 de Estados Unidos, estas cepas son muy hábiles a la hora de evadir la inmunidad. Te explicamos cómo nos protegerán las vacunas contra ellas.

Por Amy McKeever
Publicado 20 oct 2022, 13:44 CEST
Las variantes BQ.1 y BQ.1.1 Ómicron, que ahora representan alrededor del 10% de los casos en ...

Las variantes BQ.1 y BQ.1.1 Ómicron, que ahora representan alrededor del 10% de los casos en Estados Unidos, podrían superar a la BA.5 como la más prevalente en el país en las próximas semanas.

Fotografía de Patrick T. Fallon, AFP via Getty Images

Mientras Estados Unidos, y todo el mundo occidental, se prepara para otra oleada de COVID-19, el aumento de nuevas subvariantes de Ómicron ha suscitado la preocupación de la comunidad científica. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. publicaron la semana pasada datos que muestran que BQ.1 y su hermano BQ.1.1 representan ahora más del 10% de los casos del país, mientras que BF.5 representa otro 5%.

"Dentro de unas semanas, las cosas podrían dar un vuelco", afirma John Swartzberg, experto en enfermedades infecciosas y vacunación de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de California en Berkeley. Si las subvariantes siguen propagándose al mismo ritmo, una de ellas o las tres podrían superar a la BA.5 como cepa de SARS-CoV-2 más prevalente del país (a nivel mundial, la carrera también incluye contendientes preocupantes como la subvariante XBB de Ómicron).

¿Qué son exactamente estas variantes y en qué se diferencian de las que hemos visto antes? Aquí tienes un resumen de lo que necesitas saber.

(Relacionado: Las nuevas variantes: ¿qué viene después de Ómicron?)

¿Qué son BQ.1, BQ.1.1 y BF.7?

Las tres subvariantes de Ómicron que están surgiendo actualmente en los Estados Unidos son descendientes de la BA.5, que sigue representando alrededor de dos tercios de todos los casos en el país. Todos los sublinajes de Ómicron son variantes preocupantes porque comparten características similares: se propagan más fácilmente que las variantes anteriores y pueden esquivar la inmunidad previa. 

Stuart Ray, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad Johns Hopkins, afirma que BQ.1, BQ.1.1 y BF.7 son especialmente preocupantes por algunos rasgos que tienen en común. Cada una de estas subvariantes ha desarrollado mutaciones en las mismas áreas críticas del receptor de picos de la proteína del coronavirus, cambios que permiten al virus eludir los anticuerpos del sistema inmunitario.

Ray dice que esto es un ejemplo de lo que se llama evolución convergente, que es cuando diferentes organismos se adaptan de la misma manera. "Estos cambios en esa región de picos están ocurriendo en múltiples linajes separados, lo que sugiere que realmente proporcionan una gran ventaja", dice. "Aunque están evolucionando de forma independiente, están llegando a las mismas respuestas a las mismas preguntas".

¿Son las nuevas subvariantes más graves?

Aunque es probable que estas subvariantes sean mejores a la hora de evadir la inmunidad, hay pocas pruebas que indiquen que causen una enfermedad más grave que las variantes anteriores.

A los científicos les preocupa que estas variantes también puedan eludir los fármacos que se utilizan para tratar a las personas inmunodeprimidas o susceptibles de padecer formas graves de COVID-19. El asesor médico jefe de la Casa Blanca, Anthony Fauci, declaró a CBS News que la BQ.1.1 "parece eludir importantes anticuerpos monoclonales" utilizados en tratamientos como Evusheld, que está diseñado para dirigirse a la misma posición del receptor de la proteína de la espiga que ha mutado en las nuevas subvariantes. Sin embargo, se necesitan más datos para asegurarlo.

(Relacionado: La COVID-19 provoca depresión, pero no del modo que imaginas)

Ray señala que es difícil comparar la gravedad de las subvariantes que están surgiendo ahora con las cepas anteriores porque los niveles de inmunidad son ahora diferentes dentro de la población. Es muy posible, por ejemplo, que estas subvariantes hubieran causado un daño mucho mayor si hubieran aparecido antes de que se lanzaran las vacunas COVID-19.

"Si la gente no mantiene su inmunidad a través de la vacunación, entonces podemos ver niveles crecientes de gravedad", dice. Incluso en el caso de una enfermedad leve, añade, también hay motivos para preocuparse por las infecciones repetidas, que se asocian a complicaciones cardiovasculares, cerebrales y posteriores a la COVID. "La vacunación es la forma de mantener esa inmunidad, y nuestra mejor apuesta ahora mismo es la vacuna bivalente". 

¿Protegen las vacunas contra las subvariantes?

Todavía no hay datos en humanos que confirmen la eficacia de la vacuna bivalente (una nueva formulación de las vacunas originales que se dirige específicamente a Ómicron BA.4 y BA.5) contra las subvariantes. ¿Por qué son tan optimistas los expertos? El coordinador de la respuesta a la COVID-19 de la Casa Blanca, Ashish Jha, explicó en una sesión informativa para los medios de comunicación la semana pasada que las tres subvariantes descienden de la variante BA.5. 

"Eso significa que nuestras vacunas bivalentes actualizadas deberían proporcionar un grado de protección mucho mayor que el que tendría la vacuna prototipo original", dijo. "Obviamente, vamos a realizar los estudios para averiguar el grado de protección, pero confío en que nuestras vacunas seguirán funcionando muy bien, protegiendo ciertamente contra las enfermedades graves".

Philip Chan, profesor asociado de medicina en la Universidad de Brown, está de acuerdo con que el nuevo refuerzo bivalente será especialmente útil. Pero añade que la mayoría de los expertos siguen creyendo que las vacunas originales seguirán proporcionando protección contra la enfermedad grave y la hospitalización, al igual que lo han hecho contra las variantes que surgieron a lo largo de la pandemia.

(Relacionado: En qué se diferencian los dolores de cabeza de la COVID-19 y cómo gestionarlos)

¿Qué pasará después?

La mayoría de los expertos afirma que estas nuevas subvariantes son un recordatorio más de la importancia de herramientas como la vacunación y el uso de mascarillas, de hecho, serán más importantes que nunca si resulta que los anticuerpos monoclonales no son eficaces contra las últimas versiones del coronavirus.

"Lo que estas nuevas mutaciones nos dicen es que este virus aún no ha acabado con nosotros", afirma Swartzberg. Aunque nadie puede predecir lo que va a hacer este virus, cree que es una apuesta segura que Estados Unidos verá un nuevo aumento de casos en las próximas seis u ocho semanas.

"Desde luego, creo que este momento de tranquilidad en el que nos encontramos no va a durar más allá del Día de Acción de Gracias [24 de noviembre]", afirma. "Deberíamos hacer todo lo posible para mantenernos a nosotros mismos, a nuestras familias y a nuestra comunidad a salvo".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
¿Qué sabemos sobre la BA.2 Ómicron que está detrás de la nueva ola de COVID?
Ciencia
Un raro hongo negro infecta a muchos de los pacientes de COVID-19 de la India: ¿por qué?
Ciencia
Esta variante «doble mutante» está agravando la crisis de COVID-19 de la India
Ciencia
¿Cuáles son las alternativas a las vacunas para las personas inmunodeprimidas?
Ciencia
Estas son las últimas novedades sobre las vacunas anti-COVID-19

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved