¿Los dinosaurios sabían nadar? Un nuevo fósil reaviva un antiguo debate

No hay muchos dinosaurios confirmados como semiacuáticos. Un nuevo descubrimiento añade una especie parecida al pato a sus filas.

Por Michael Greshko
Publicado 5 dic 2022, 11:32 CET
Esta reconstrucción representa al Natovenator polydontus, una especie recién descubierta de dromaeosaurio (el grupo de dinosaurios ...

Esta reconstrucción representa al Natovenator polydontus, una especie recién descubierta de dromaeosaurio (el grupo de dinosaurios que contiene al Velociraptor) que presenta adaptaciones que apuntan a la capacidad de bucear bajo el agua.

Fotografía de Credit: Yusik Choi

Durante décadas, los paleontólogos han pensado por defecto que los dinosaurios eran terrestres y que las criaturas que poblaban el agua eran otros grupos de reptiles antiguos. Pero cada vez más, nuevas pruebas fósiles están reabriendo la cuestión de si algunos dinosaurios antiguos podían prosperar tanto en la tierra como en el agua de alguna manera, como lo hacen muchas criaturas modernas. La cuestión de si los dinosaurios eran hasta cierto punto "semiacuáticos" ha seguido siendo un problema para los investigadores, ya que muy pocos fósiles de dinosaurios tienen características esqueléticas que muestren inequívocamente que la evolución ha esculpido el cuerpo para el agua.

Ahora, un nuevo estudio ofrece otra pista: un pariente dentado del Velociraptor de más de 68 millones de años de antigüedad que muestra signos de la aerodinámica observada en las cajas torácicas de las aves buceadoras. Publicado en la revista Communications Biology, el fósil del sur de Mongolia (conocido como Natovenator polydontus por las palabras latinas y griegas "cazador nadador de muchos dientes") constituye la primera vez que se observa este rasgo en dinosaurios fuera de las aves y sus parientes extintos más cercanos.

(Relacionado: El 'Spinosaurus' cazaba bajo el agua gracias a sus huesos "de pingüino")

En muchas criaturas, las costillas sobresalen de la columna vertebral en un ángulo aproximado de 90º, pero en las aves buceadoras modernas, como los pingüinos y los cormoranes, las costillas se inclinan hacia los extremos de la cola de los animales. La inclinación de las costillas puede estrechar la sección media de los animales desde la espalda hasta el vientre. Se cree que este rasgo ayuda a agilizar a los animales cuando nadan por el agua. Y es este tipo de adaptación el que los científicos ven en el fósil de Natovenator, que incluye una caja torácica parcial bien conservada.

El cráneo de Natovenator conserva grandes cuencas oculares, muchos dientes pequeños y un hocico que en vida habría estado erizado de terminaciones nerviosas sensibles al tacto.

Fotografía de Sungjin Lee and Yuong-Nam Lee

Muchos de los dinosaurios actuales que hoy viven (y que conocemos como aves) se desarrollan en la orilla del agua y más allá de ella. Algunos de sus antiguos antepasados también lo hacían, como las protoaves marinas Ichthyornis y Hesperornis. Sin embargo, las aves son sólo una rama del árbol genealógico de los dinosaurios, y las pruebas de que los dinosaurios no avianos se sumergían en lagos y ríos han sido escasas. Encontrar dinosaurios como Natovenator con esqueletos construidos para nadar significa que los hábitats y estilos de vida de los dinosaurios eran más diversos de lo que se pensaba.

En este sentido, el Natovenator arroja luz sobre "lo diversa que era la posición ecológica de los dinosaurios", dice el coautor del estudio, Yuong-Nam Lee, paleontólogo de la Universidad Nacional de Seúl, en Corea del Sur.

(Relacionado: La extinción de los dinosaurios)

Nadadores, zancudos y todo lo demás

En la última década, los científicos han llegado a sospechar que al menos un grupo de dinosaurios tenía estrechos vínculos con el agua: los espinosáuridos. Estos depredadores eran claramente más acuáticos que otros dinosaurios depredadores, con múltiples líneas de evidencia anatómica y química que sugieren que, al menos ocasionalmente, acechaban las orillas e iban tras los peces. 

Algunos estudios han llegado a afirmar que el mayor miembro de esta familia, el Spinosaurus, del tamaño de un autobús escolar, era un "monstruo de río" que pasaba gran parte de su tiempo en el agua. Estas afirmaciones han sido cuestionadas a lo largo de los años, más recientemente en un estudio publicado la semana pasada en la revista eLife argumenta que el spinosaurio era más un depredador de emboscada vadeando que un cazador de peces nadando.

(Relacionado: Este famoso dinosaurio podía volar, aunque no como las aves modernas)

Un estudio de 2017 describió otro posible nadador: el Halszkaraptor, un extraño esqueleto de Mongolia. Aunque la criatura era un Dromaeosaurio (el subgrupo de dinosaurios que incluye al Velociraptor) tenía un cuello largo y decididamente parecido al de un ganso. Es más, su hocico (que estaba plagado de agujeros para los nervios) sugería que tenía un gran sentido del tacto facial, como los cocodrilos modernos, que pueden detectar el movimiento de la presa en el agua.

En su momento, el equipo que describió por primera vez el fósil propuso que sus extrañas características lo convertían en un nadador semiacuático, como un ganso o un pato modernos. Sin embargo, a lo largo de los años, algunos científicos se han opuesto a que el Halszkaraptor fuera semiacuático, en parte porque la caja torácica fosilizada no se conservaba lo suficientemente bien como para discernir los rasgos cruciales.

El nuevo estudio sobre el Natovenator ayuda a aclarar el panorama del Halszkaraptor, al descubrir que las dos criaturas eran parientes cercanos. Como resultado, parece probable que la caja torácica del Halszkaraptor fuera igualmente aerodinámica, lo que refuerza la afirmación de que el pequeño y extraño dinosaurio tenía realmente fuertes lazos con el agua. 

Halszkaraptor "ciertamente parecía un raptor tratando de ser un ganso ... pero solo teníamos uno de muestra", dice el paleontólogo de la Universidad de Maryland (Estados Unidos) Tom Holtz, que revisó el nuevo estudio Natovenator antes de la publicación. "Obviamente, cuantos más datos mejor, y aquí viene otro".

(Relacionado: ¿Impactó un segundo asteroide contra la Tierra durante la extinción de los dinosaurios?)

Un cazador de cuello largo y dientes

El Natovenator salió a la luz durante la Expedición Internacional de Dinosaurios de Corea y Mongolia de 2008, un equipo internacional de 27 personas que encontró casi 200 fósiles en toda Mongolia. El 26 de agosto de ese año, Robin Sissons, miembro del equipo, vio unos huesos que sobresalían de las rocas de Hermiin Tsav, un acantilado rico en fósiles en el sur de Mongolia que tiene entre 68 y 75 millones de años. Aunque no sabía qué era el esqueleto, lo cubrió con un yeso protector para llevarlo al laboratorio.

El hallazgo de Sissons, junto a los demás fósiles de la expedición, fueron enviados a Corea del Sur para su preparación y posteriormente fueron devueltos a Mongolia. Mientras los preparadores retiraban cuidadosamente el exceso de roca del fósil, comenzó a emerger un dinosaurio bellamente conservado: uno con un cuello muy largo y un cráneo repleto de pequeños dientes. "Al instante, nos dimos cuenta de que era algo importante", dice Lee.

(Relacionado: El hallazgo de nuevos restos fósiles del Spinosaurus reescribe la historia de la evolución de los dinosaurios)

El fósil de Natovenator era uno de los cientos que el equipo de Lee había recogido en Mongolia a lo largo de los años, por lo que la preparación llevó mucho tiempo, de forma intermitente. Luego, un anuncio importante ayudó a dar sentido al fósil que iba apareciendo lentamente: la presentación en 2017 del Halszkaraptor.

Inmersiones más profundas por delante

Si los enérgicos debates sobre el Spinosaurus son un precedente, es posible que el Natovenator se enfrente a su cuota de controversia. Pero la paleontóloga Kiersten Formoso, candidata al doctorado en la Universidad del Sur de California, no está tan segura. En su opinión, el pequeño tamaño del Natovenator hace que sus rasgos semiacuáticos sean más fáciles de vender que los observados en el gigantesco Spinosaurus. Para empezar, dice, "cuando eres más pequeño, no buceas con enormes pulmones llenos de aire". 

El anuncio del Natovenator es sólo el comienzo del trabajo para situarlo en el mundo de los dinosaurios y aumentar nuestra comprensión de los dinosaurios nadadores. El paleontólogo Matteo Fabbri, investigador del Museo Field de Historia Natural de Chicago (Estados Unidos), recomienda que en futuros estudios se examine la densidad ósea del Natovenator, dado que su caja torácica se asemeja a la de las aves buceadoras modernas, como los pingüinos y los cormoranes. En un estudio realizado en marzo, un equipo dirigido por Fabbri demostró que los pingüinos, los hipopótamos y otros animales modernos que suelen buscar alimento bajo el agua suelen tener huesos densos que actúan como lastre. Ese estudio también descubrió que el Halszkaraptor tenía huesos huecos, a diferencia de los pingüinos, y que el Spinosaurus y su primo el Baryonyx tenían huesos densos consistentes con el hecho de pasar mucho tiempo en el agua.

(Relacionado: ¿Por qué se extinguieron los dinosaurios?)

Sin embargo, lo que ya está claro es que, al ganarse la vida junto al agua, el Natovenator siguiera un camino evolutivo diferente al de muchos de sus parientes. Para Holtz, paleontólogo de la Universidad de Maryland, el Natovenator es un poderoso recordatorio de que especies estrechamente emparentadas siguieron caminos muy diferentes, del mismo modo que las hienas manchadas actuales, que trituran huesos, son parientes cercanos de los lobos hormigueros, que comen insectos.  "El hecho de ser un dromaeosaurio no significa que esté comprometido a ser un depredador tipo Velociraptor", dice. "Todos forman parte de la misma gran familia, pero [persiguen] tendencias adaptativas en líneas diferentes".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
El hallazgo de nuevos restos fósiles del Spinosaurus reescribe la historia de la evolución de los dinosaurios
Ciencia
Los 22 descubrimientos científicos más impactantes de 2022
Ciencia
El dinosaurio "señor de las lanzas" será devuelto a Brasil
Ciencia
El 'Spinosaurus' cazaba bajo el agua gracias a sus huesos "de pingüino"
Ciencia
¿Y si no hubiera solo un tipo de tiranosaurio sino tres especies diferentes?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved