¿Impactó un segundo asteroide contra la Tierra durante la extinción de los dinosaurios?

Un posible cráter enterrado bajo la costa de África Occidental podría proceder de una roca espacial que se estrelló contra la Tierra en la época del cataclismo de Chicxulub.

Por Maya Wei-Haas
Publicado 18 ago 2022, 12:49 CEST
Esta vista muestra la sección transversal de un impacto de asteroide, similar al acontecimiento de hace ...

Esta vista muestra la sección transversal de un impacto de asteroide, similar al acontecimiento de hace unos 66 millones de años que provocó la extinción de tres cuartas partes de todas las especies de la Tierra. Es posible que se haya descubierto otro cráter de impacto en la costa de África Occidental, lo que añade un nuevo giro a la extinción.

Fotografía de Illustration by CLAUS LUNAU, Science Source

En un instante catastrófico, hace unos 66 millones de años, el curso de la vida en la Tierra cambió para siempre. Una roca espacial de 15 kilómetros de ancho se estrelló contra la costa de la Península de Yucatán, en México, y desencadenó un cataclismo mundial.

Los enormes tsunamis que siguieron se estrellaron en las costas de miles de kilómetros. Los incendios forestales se extendieron por grandes extensiones de tierra, y la vaporización de las rocas del fondo marino liberó gases que provocaron cambios bruscos en el clima.

Todo ello condujo a la extinción del 75 por ciento de las especies, incluidos los dinosaurios no avianos. Actualmente, los dinosaurios se clasifican en dos grupos: avianos y no avianos. Los dinosaurios no avianos se extinguieron, mientras que los dinosaurios avianos evolucionaron hacia lo que hoy llamamos aves, según explica la revista científica BioInteractive.

Pero esta podría no ser toda la historia. Bajo las capas de arena de la costa de África Occidental hay indicios de que la gigantesca roca espacial podría no haber estado sola.

(Relacionado: Así se apagó la vida en la Tierra tras el impacto del asteroide que aniquiló a los dinosaurios)

Un equipo de investigadores ha descubierto un posible cráter de unos 8 kilómetros de ancho, revelado en estudios sísmicos del fondo marino, según un nuevo estudio publicado en Science Advances. El cráter, bautizado como Nadir por un volcán submarino cercano, parece haber sido tallado por el impacto de una roca espacial de al menos 400 metros de ancho, y puede haberse formado más o menos al mismo tiempo que el cráter de Chicxulub, la amplia cicatriz en la superficie de la Tierra del asteroide que acabó con los dinosaurios.

"Mucha gente se ha preguntado: ¿Cómo pudo el impacto de Chicxulub (aunque enorme) ser tan globalmente destructivo?", dice la autora del estudio, Veronica Bray, científica planetaria de la Universidad de Arizona. "Podría ser que tuviera ayuda".

El objeto que creó Nadir habría sido considerablemente más pequeño que el impactador de Chicxulub, por lo que sus efectos fueron probablemente regionales. Pero si se confirma, el segundo impacto de un meteorito en rápida sucesión podría haber asestado un doble golpe en la catástrofe global de finales del Cretácico, según el estudio. En una de las hipótesis, el par de asteroides podría provenir de un único cuerpo madre que se fracturó en dos antes de colisionar con la atmósfera terrestre y golpear el suelo a más de 5000 kilómetros de distancia.

Aunque se necesitan más análisis para confirmar la edad y la identidad del cráter sospechoso, y si está relacionado con Chicxulub, los científicos están cautelosamente entusiasmados con el potencial de un nuevo lugar de impacto.

El registro de impactos antiguos de la Tierra está lamentablemente incompleto debido a la activa agitación geológica del planeta. Algunas franjas de la superficie se reciclan en el manto del planeta, mientras que otras zonas se vuelven a pavimentar con roca volcánica fresca y otras son trituradas por los glaciares. Sólo se han confirmado unos 200 cráteres de impacto en el planeta, lo que impide a los científicos comprender plenamente cómo afectaron estos golpes a la antigua Tierra y qué papel podrían desempeñar en el futuro de nuestro planeta.

"La Tierra hace un gran trabajo de destrucción de los cráteres de impacto", dice Jennifer Anderson, geóloga experimental que estudia los cráteres de impacto en la Universidad Estatal de Winona, pero que no formó parte del equipo de estudio. Debido a la activa geología del planeta, dice, "cualquier descubrimiento de un nuevo cráter de impacto en la Tierra es siempre importante".

(Relacionado: ¿Qué acabó con los dinosaurios? Nuevas hipótesis sobre su extinción)

Una sorpresa sísmica

Como muchos descubrimientos, el posible nuevo cráter se encontró por accidente. El geólogo Uisdean Nicholson, de la Universidad Heriot-Watt de Edenborough, estaba interesado en reconstruir cómo se separó Sudamérica de África hace aproximadamente 100 millones de años.

En busca de pistas, Nicholson examinó las características del fondo marino entre los dos continentes, colaborando con las empresas comerciales WesternGico y TGS para obtener datos sísmicos. El análisis rastreó cómo las ondas sísmicas rebotaban bajo tierra para iluminar los rasgos subterráneos. Casi inmediatamente, Nicholson detectó algo extraño.

Experto en estudios sísmicos, Nicholson ha visto los datos de muchas características que crean bultos e inclinaciones en las capas subterráneas, como cúpulas de sal que se elevan a través de la roca circundante más densa. Pero las variaciones de los datos que tenía ante sí insinuaban algo más cataclísmico. "Nunca había visto nada parecido", dice.

Nicholson se puso en contacto con otros científicos, entre ellos Bray, para preguntarles si creían que podía tratarse de un cráter de impacto, y todos coincidieron: la característica consiste en una depresión rodeada por un borde con un pico prominente en su centro, lo que es común entre esos cráteres.

Analizando la forma y el tamaño de la estructura, el equipo modeló cómo podría haberse formado. Los resultados sugieren que el cráter se produjo por el impacto de una roca espacial de unos 400 metros de ancho que atravesó la atmósfera y golpeó la superficie del mar a unos 72 400 kilómetros por hora. Al precipitarse en el océano, dice Bray, "se desplazó por el agua como si no estuviera allí".

El equipo estima que la colisión habría desatado la energía de 5 000 megatones de TNT, vaporizando casi instantáneamente el agua y las capas del fondo marino. A continuación, una onda expansiva habría atravesado la superficie, haciendo que la roca, antes sólida, fluyera como un líquido. En cuestión de minutos, el lecho marino habría rebotado hacia arriba en un pico central y luego se habría derrumbado sobre sí mismo. El resultado sería un montículo dentro de una depresión en forma de cuenco en el centro, exactamente lo que los científicos creen haber descubierto enterrado en la costa occidental de África.

Al correlacionar las capas de sedimentos de esta zona con muestras fechadas en otros lugares, los investigadores estiman que el elemento se formó hace aproximadamente 66 millones de años, algo muy parecido a Chicxulub.

(Relacionado: El asteroide que acabó con los dinosaurios preparó la Tierra para la vida moderna)

¿Un golpe planetario?

El estudio de las consecuencias medioambientales del evento Nadir podría ayudarnos a entender mejor lo que los futuros impactos podrían hacer a nuestro planeta. El impacto teórico de Nadir habría tenido un tamaño comparable al del asteroide Bennu, que tiene una probabilidad de 1 entre 1750 de chocar con la Tierra en los próximos tres siglos, lo que lo convierte en uno de los asteroides con más posibilidades de chocar con nuestro planeta. Un acontecimiento de este tipo no sería en absoluto insignificante, ya que provocaría tsunamis a lo largo de cientos de kilómetros. O como dice Bray: "Es lo suficientemente grande como para arrasar una o dos ciudades".

Pero lo que el descubrimiento significa para nuestra comprensión de los acontecimientos que siguieron inmediatamente al impacto de Chicxulub y al final del reinado de los dinosaurios sigue siendo incierto. La energía liberada por el impacto de Nadir y sus consecuencias medioambientales habrían sido menores que la colisión del asteroide Chicxulub con la Tierra, de 15 kilómetros de ancho, y el cataclismo global que le siguió.

"Eso es sencillamente una liga diferente", dice Martin Schmieder, experto en grandes estructuras de impacto de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Neu-Ulm (Alemania), que revisó el estudio antes de su publicación.

Pero el impacto de Nadir podría haber "añadido un insulto a la herida" en un ecosistema ya devastado, dice Bray. También está la cuestión de si hubo otros impactos en ese mismo periodo. Los autores del estudio señalan que, con 65,4 millones de años, el cráter de impacto de Boltysh, en Ucrania, es ligeramente más joven que Chicxulub.

En la Tierra y en otros mundos se han documentado anteriormente grupos de impactos de fragmentos de cometas o asteroides. Por ejemplo, cerca de donde vive Anderson, en el medio oeste de Estados Unidos, hay un trío de cráteres que se remontan a unos 460 millones de años. Forman parte de un pico de impactos durante el período Ordovícico, que los científicos han relacionado con una posible colisión en el cinturón de asteroides que envió un desfile de meteoritos hacia nuestro planeta durante millones de años.

Sin embargo, la identificación de estos grupos en el irregular registro de impactos antiguos de la Tierra supone un reto. Se calcula que un impacto del tamaño de Nadir se produce algo menos de cada 100 000 años, afirma Schmieder. "Así que, básicamente, podría ocurrir en cualquier momento".

Y en cuanto a Nadir en sí, se necesitan más estudios para determinar cómo se formó.

"Es un descubrimiento emocionante", dice por correo electrónico Gareth Collins, científico planetario especializado en cráteres de impacto del Imperial College de Londres, aunque advierte que aún no se puede concluir mucho sobre el hallazgo. Se necesitan muestras directas para confirmar el origen del rasgo, así como fechas más precisas para el posible impacto que lo formó.

Los autores del estudio ya han solicitado fondos de emergencia para perforar la formación Nadir y recoger muestras de la roca del cráter, posiblemente fundida y desordenada tras el choque, así como de las capas de sedimentos que hay encima. El lecho de arena y lodo que se está formando encima de la estructura enterrada no solo puede haber conservado las características del cráter, sino que podría ayudar a revelar el estado de la vida oceánica en los años posteriores al impacto, proporcionando un tesoro de nuevos datos sobre lo que le ocurre a nuestro planeta cuando choca un asteroide.

"Pero, por supuesto", concluye Bray, "sólo lo sabremos con certeza cuando lo perforemos".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Espacio
La misión DART de la NASA se estrella contra un asteroide para intentar desviarlo
Espacio
Esta es la primera imagen del inmenso agujero negro del centro de nuestra galaxia
Televisión y Video
Los mutantes de Chernóbil y sus lecciones
Espacio
Lucy, el caballo de la NASA para acceder a los troyanos de Júpiter
Espacio
La OSIRIS-REx consigue proteger las muestras del asteroide Bennu tras una fuga

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved