Katia Krafft: de profesión, exploradora de volcanes

La vulcanóloga francesa viajó a volcanes de todo el mundo para desvelar sus misterios, captar su belleza y concienciar sobre sus riesgos. El documental 'Fire of love' repasa su vida y legado.

Por Maya Wei-Haas
Publicado 10 ene 2023, 11:05 CET
Katia y Maurice Krafft contemplan un volcán en la distancia

Katia y Maurice Krafft contemplan un volcán en la distancia mientras columnas de ceniza, vapor y gases ondean tras ellos.

Fotografía de Image'Est

Enfundada en un brillante traje metálico, la pequeña figura de Katia Krafft queda empequeñecida por la cortina carmesí de roca fundida que estalla del suelo ante ella. El dramático momento fue captado en una foto tomada en la cima del volcán islandés Krafla en 1984, durante los últimos suspiros de una erupción que duró varios años. Al contemplar la imagen, uno casi puede sentir el calor del volcán, oír su rugido y sentir el corazón de Krafft latiendo con fuerza mientras la vulcanóloga hace lo que más le gusta: ser testigo de la ardiente furia de nuestro planeta.

"Una vez que ves una erupción, no puedes vivir sin ella porque es tan grandiosa, tan fuerte", dice Krafft en el documental de National Geographic Fire of Love, que ahora se puede ver en Disney+.

Krafft (Soultz-Haut-Rhin, Francia, 1942- Monte Uzen, Japón; 1991) fue una intrépida pionera en vulcanología que estudió los picos explosivos en una época en la que había pocas mujeres en este campo. En el momento en que un volcán explotaba, ella y su marido, Maurice Krafft (Guebwiller, Francia; 1946- Monte Uzen, Japón; 1991), también vulcanólogo, lo dejaban todo para analizar y captar la belleza y el misterio de cada acontecimiento. Estos impresionantes primeros planos permitieron a los geólogos diseccionar los intrincados detalles de cada erupción como nunca antes. Los Krafft escribieron libros, rodaron películas y se embarcaron en giras mediáticas para compartir sus conocimientos con personas de todo el mundo y concienciar sobre los riesgos volcánicos.

(Relacionado: ¿Cómo se forman los volcanes y qué necesitas saber sobre ellos?)

"Eran los albores de la vulcanología", afirma Janine Krippner, vulcanóloga residente en Nueva Zelanda. Para Krippner y muchas otras científicas de todo el mundo, Katia, en particular, también ayudó a despertar sus propios deseos de entrar en este campo. "Ella me dio el coraje para seguir adelante", dice Krippner, que anhelaba ser vulcanóloga desde que conoció la profesión a los 13 años.

Una entrada explosiva

Katia Krafft (Catherine Joséphine Conrad antes de casarse) nació en el valle del Rin, al noreste de Francia, en 1942, en plena II Guerra Mundial. El tumultuoso mundo humano llevó tanto a Katia como a Maurice a buscar consuelo en la naturaleza. "Nos decepcionó la humanidad", dijo una vez. "Como un volcán es más grande que el hombre, sentimos que eso era lo que necesitábamos: algo más allá de la comprensión humana".

Katia Krafft sonríe mientras lleva un casco metálico durante sus trabajos en el Etna en 1972. Este casco de gran tamaño estaba destinado a proteger a su portador de la caída de rocas durante las erupciones activas.

Fotografía de Image'Est

De hecho, cuando el dúo estudió en la Universidad de Estrasburgo en los años 60, poco era lo que se sabía sobre las fuerzas que impulsan nuestro inquieto planeta. La tectónica de placas acababa de ganar aceptación. Esta teoría fundacional describe la dinámica de la fracturada capa exterior de nuestro planeta. Cada placa tectónica está en perpetuo movimiento, chocando en algunos lugares y separándose en otros, formando volcanes a lo largo de sus fronteras.

Los Krafft, con poco dinero y mucha determinación, se propusieron entender a estas misteriosas bestias geológicas, capturando vídeos e imágenes asombrosas. En una de ellas, que se ve en el documental, Katia se acerca tranquilamente a una fuente de lava incandescente. Vestida con una chaqueta roja y un sombrero a juego, se lleva un brazo a la cara para protegerse del intenso calor. Otro fragmento muestra un lóbulo de roca viscosa enfriada lo suficiente para formar una costra negra. Una bota aplasta el montículo, encendiendo llamas que el portador de la bota se sacude despreocupadamente.

(Fotogalería: 18 fotografías espectaculares de volcanes en acción)

Katia tomó esta imagen que muestra cómo la lava puede estirarse en finas fibras de vidrio llamadas Cabello de Pele (diosa del fuego, del viento y de los volcanes en la mitología hawaiana).

Fotografía de FIRE OF LOVE, NATIONAL GEOGRAPHIC DOCUMENTARY FILMS

En un principio, la pareja centró su trabajo en las llamadas erupciones efusivas, en las que la lava fluye desde el volcán. Aunque siguen siendo peligrosas, las erupciones efusivas suelen ser menos mortíferas que sus parientes explosivas. Pero dos catástrofes mortales llevaron a los Krafft a centrarse en los efectos devastadores de las explosiones. En 1980, la erupción del Monte St. Helens en Washington (Estados Unidos) mató a 57 personas, y en 1985, el Nevado del Ruiz en Colombia desencadenó una explosión que provocó mortales avalanchas de lodo que mataron a más de 20 000 personas.

(Relacionado: ¿Qué aporta a la ciencia la erupción de La Palma?)

Los Krafft utilizaron sus imágenes de erupciones explosivas para explicar los complejos riesgos e incertidumbres de estas catástrofes. "Cambió nuestra capacidad de comunicar la ciencia de los volcanes", afirma la vulcanóloga Rebecca Williams, de la Universidad de Hull (Inglaterra), que fue asesora científica de Fire of Love.

Sus vídeos se consideran una de las principales razones por las que las autoridades filipinas se tomaron en serio las señales de advertencia de la erupción del Monte Pinatubo en 1991. Sin embargo, los Krafft no vivieron para ver esa erupción.

La pareja murió menos de dos semanas antes en Japón durante una monstruosa erupción que se cobró otras 41 vidas.

(Relacionado: Así fue la erupción del Taal en Filipinas en 2020)

Katia y Maurice Krafft vieron en la fotografía una forma de recordar, revisitar y ampliar su tiempo con los volcanes. Esta foto tomada por Katia muestra las trayectorias parabólicas de las bombas volcánicas expulsadas del volcán Stromboli, en Italia.

Fotografía de FIRE OF LOVE, NATIONAL GEOGRAPHIC DOCUMENTARY FILMS

Un legado eterno

El impacto de Katia en la vulcanología ha llegado mucho más allá de su muerte y ha inspirado a muchas mujeres jóvenes a estudiar nuestro inquieto planeta. Hoy, el 39% de los 937 miembros de la sociedad internacional de vulcanología IAVCEI son mujeres. Sin embargo, las desigualdades persisten.

"Hay medallas que nunca se han dado a una mujer", dice Williams, autora de un reciente análisis de la diversidad en vulcanología. "No se les dan las conferencias magistrales. No se les dan los premios". Y los 22 presidentes del IAVCEI han sido hombres.

Los hombres también siguen superando en número a las mujeres en las películas e imágenes de vulcanólogos. Así que ver a Katia sobre el terreno ha motivado a muchas geólogas en ciernes. "Katia Krafft es sin duda la razón por la que hago este trabajo", dice Carla Tiraboschi, investigadora postdoctoral de la Universidad de Münster (Alemania). Tiraboschi vio por primera vez a Katia en un documental cuando sólo tenía seis o siete años y desde entonces está obsesionada con los volcanes. Ahora estudia los procesos que tienen lugar en las profundidades de los picos ardientes.

Muchos vulcanólogos comparten estos sentimientos, incluidos algunos cuyos caminos se cruzaron brevemente con el de Katia. A los 16 años, Marie-Claude Williamson conoció a Katia durante una conferencia nocturna en la que los Krafft estaban narrando una de sus películas. Williamson quedó cautivada por las imágenes y se acercó tímidamente a Katia para preguntarle cómo se llega a ser vulcanólogo. "Por supuesto, siguiendo la carrera de geología", recuerda la escueta respuesta en francés.

Williamson es ahora investigadora científica en el Servicio Geológico de Canadá. "Lo que me hizo seguir adelante fue, en gran medida, la visión de la extraordinaria mujer que conocí cuando tenía 16 años", afirma.

The Walt Disney Company es la accionista mayoritaria de National Geographic Partners y propietaria de Disney+.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
Mapa subterráneo de las tripas de Hawái, ¿cómo es un volcán por debajo?
Ciencia
Los mares de Avatar: James Cameron habla de la ciencia real que hay detrás de su mundo de ficción
Ciencia
El volcan hawaiano Mauna Loa entra en erupción por primera vez en 38 años
Ciencia
Los misterios acechan bajo los inquietos volcanes de Islandia
Ciencia
La erupción de Islandia confirma varias teorías de los científicos y abre nuevas incógnitas

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved