Los complejos multivitamínicos no son para todo el mundo

En algunas situaciones, los suplementos alimenticios pueden ser útiles. En otras, pueden provocar deficiencias o desequilibrios nutricionales peligrosos. Los expertos opinan sobre cómo tomar una decisión informada.

Por Tabitha Britt
Publicado 5 jun 2023, 13:08 CEST
Brócoli

Aunque los multivitamínicos son una solución tentadora, la mejor forma de obtener los nutrientes que el cuerpo necesita es a través de buenos alimentos, como el brócoli.

Fotografía de Becky Hale

¿Garantizan las multivitaminas que tu organismo reciba todo lo que necesita? Es una pregunta complicada que no tiene una respuesta única.

Aunque no hay duda de que tomar complejo multivitamínicos puede beneficiar a algunas personas, los expertos sugieren evaluar las necesidades nutricionales antes de tomar un multivitamínico diario.

"Una gran cantidad de vitaminas puede provocar náuseas, vómitos, deshidratación, confusión y daños en órganos como el hígado o el riñón", afirma la oncóloga Liudmila Schafer. "Además, los multivitamínicos que contienen ciertos minerales como calcio, magnesio o zinc pueden interferir en la absorción de ciertos medicamentos, como antibióticos o medicamentos para la tiroides".

Dicho esto, hay algunas situaciones en las que un complejo multivitamínico puede ser útil. Los expertos explican quién puede beneficiarse de tomar multivitamínicos y cómo podemos tomar una decisión informada sobre si incluirlos o no en nuestra rutina diaria.

(Relacionado: Los suplementos de vitaminas no son tan útiles como piensas)

¿Quién debe tomar multivitaminas?

Según los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de Estados Unidos, aproximadamente un tercio de todos los estadounidenses adultos y una cuarta parte de los adolescentes toman multivitamínicos. Sin embargo, sólo una parte de ellos ha recibido una recomendación de un profesional sanitario para hacerlo. En España, la cifra de consumidores varía según a quién se le pregunte: una encuesta de Food Supplements Europe (FSE) e Ipsos aseguran que siete de cada 10 españoles las consumen, mientras que la cifra baja a cuatro según un informe reciente de la Academia Española de Nutrición y Dietética sobre el uso de suplementos nutricionales.

"La conveniencia o no de tomar multivitamínicos depende de las necesidades nutricionales individuales, que pueden variar en función de factores como la edad, el sexo, el estado de salud y los hábitos alimentarios", afirma la dietista Johna Burdeos, cuyas directrices van en sintonía con las del Ministerio de Sanidad al respecto del consumo de complementos alimenticios. "Es importante consultar con un profesional sanitario antes de empezar cualquier régimen de suplementos para determinar si es necesario y seguro para ti. Aunque los complejos multivitamínicos pueden ser una forma cómoda de ayudar a cubrir las carencias de nutrientes, no deben sustituir a una dieta y un estilo de vida saludables."

Por ejemplo, las personas embarazadas o que planean quedarse embarazadas son uno de los grupos de población a los que se recomienda tomar suplementos vitamínicos. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que tomen hasta 400 mcg de ácido fólico al día para ayudar a prevenir los defectos del tubo neural (DTN) o defectos congénitos que se producen cuando el tubo neural no se cierra correctamente en los recién nacidos, como la espina bífida.

"Se recomienda un multivitamínico a las embarazadas porque puede ser difícil seguir una dieta sana y equilibrada para satisfacer las necesidades nutricionales del embarazo y de la madre", dice la ginecóloga obstetra Brittany Noel Robles. "Esto es especialmente cierto si una persona desarrolla aversiones a la comida o tiene náuseas a lo largo del embarazo".

Los CDC también recomiendan a los adultos mayores tomar vitaminas como la B12 y la D, ya que pueden tener problemas para obtener suficientes nutrientes de su dieta. A menudo, los adultos mayores tienen menos apetito y no comen tanto, pero además, sus cuerpos pueden tener problemas para absorber los nutrientes.

Burdeos afirma que las personas con deficiencias de nutrientes o problemas de absorción (personas con fibrosis quística, celiaquía u otros trastornos digestivos) y las que siguen restricciones dietéticas estrictas (veganos, por ejemplo) también pueden beneficiarse de tomar multivitamínicos.

(Relacionado: ¿Existe una alimentación para mejorar el cerebro?)

¿Quién no debe tomar multivitaminas?

Aunque tomar un multivitamínico puede ser beneficioso para algunas personas, los expertos advierten que no se deben tomar multivitamínicos sin consultar a un profesional sanitario.

Las personas que toman ciertos medicamentos, como anticoagulantes, antibióticos o diuréticos, pueden necesitar suplementos específicos en lugar de un multivitamínico, dice la dietista Susan Schachter.

Las multivitaminas pueden contener ingredientes que interactúen con otros medicamentos, haciéndolos menos eficaces, ineficaces o incluso causando efectos secundarios graves. Los complejos multivitamínicos que contienen vitamina K, por ejemplo, pueden interferir con la eficacia de medicamentos anticoagulantes como la warfarina  y aumentar el riesgo de formación de coágulos.

Los medicamentos con warferina "se recetan para prevenir la formación de coágulos sanguíneos y los accidentes cerebrovasculares, y tomar vitamina K podría contrarrestar el efecto del medicamento y poner potencialmente en riesgo a un paciente que lo toma", afirma Rand McClain, médico y especialista en medicina deportiva regenerativa.

Además, las multivitaminas suelen contener niveles de vitaminas y minerales superiores a la ingesta diaria recomendada. Las personas con enfermedades renales o hepáticas pueden no ser capaces de eliminar estos nutrientes de su organismo, lo que puede provocar una acumulación excesiva y daños en sus órganos. Por ejemplo, tomar demasiada vitamina A puede provocar náuseas, mareos, dolores de cabeza e incluso daños en el hígado.

Tomar multivitamínicos puede incluso provocar carencias o desequilibrios de nutrientes, ya que tomar demasiada cantidad de un nutriente puede interferir en la absorción o el uso de otros nutrientes en el organismo (demasiada vitamina C, por ejemplo, puede interferir en la absorción del hierro).

"Se puede pensar en los nutrientes como en un equipo que juega un partido", dice el cirujano ortopédico Wang Lushun. "Para que el equipo vaya bien, cada jugador tiene que desempeñar su papel. Si un jugador toma el mando, puede producirse un desequilibrio. Del mismo modo, al tomar multivitaminas, algunos nutrientes pueden eclipsar a otros. Por ejemplo, tomar altas dosis de zinc puede inhibir la absorción de cobre, lo que puede provocar una deficiencia de este mineral".

(Relacionado: Por qué no es buena idea adelgazar con medicamentos para la diabetes)

¿Qué contiene un multivitamínico?

Los multivitamínicos son suplementos con determinadas sustancias reguladas por el Ministerio de Sanidad. Pero no todas. Esto significa que existe el riesgo de un etiquetado inexacto o de contaminación, lo que puede dar lugar al consumo de ingredientes nocivos.

"A diferencia de los medicamentos recetados por los médicos, las vitaminas no se someten a la misma evaluación rigurosa de las dosis apropiadas y las posibles interacciones para cada paciente individual", dice Mary Valvano, médico de urgencias. "Aquí es donde un enfoque individualizado se convierte en crucial-los pacientes que erróneamente creen que están siguiendo un camino saludable tomando multivitaminas a menudo se encuentran deficientes debido a la falta de comprensión con respecto a sus necesidades nutricionales específicas y cómo cumplir con sus objetivos de salud."

Si tomas multivitaminas, Schachter recomienda buscar productos certificados por una organización independiente, como la US Pharmacopeia (USP) en Estados Unidos, que verifica la calidad, pureza y potencia de los suplementos. En España, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), tiene un portal en el que se pueden buscar los complementos alimenticios que "figuran en la base de datos del Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y Alimentos (RGSEAA)"

Aunque los multivitamínicos pueden ser tentadores, la mejor manera de obtener nutrientes es a través del consumo de alimentos y no de suplementos, dice McClain, destacando la importancia de identificar las posibles deficiencias y ajustar nuestra dieta en consecuencia.

¿En resumidas cuentas? Los alimentos son una verdadera fuente de energía nutricional, ya que ofrecen un espectro de vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales que contribuyen a nuestro bienestar. Estos nutrientes nos mantienen sanos y refuerzan nuestro sistema inmunitario. Además de nutrientes, los alimentos contienen fibra, antioxidantes y fitoquímicos que pueden ayudarnos a protegernos contra enfermedades crónicas y mejorar nuestra salud en general.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved