Risoterapia: la risa como tratamiento

La risoterapia es considerada como un método que usa la risa para conseguir distintos beneficios fisiológicos y psíquicos, aliviando tensiones físicas y emocionales.

Por Claudia Paparelli
Publicado 20 jun 2023, 19:35 CEST
Sesión de risoterapia en Madrid.

Alumnos durante una sesión en la Escuela de Risoterapia de Madrid.

Fotografía de Claudia Paparelli

La risa es una de las expresiones más poderosas. Con cada carcajada se activan cerca de 400 músculos en nuestro organismo, un movimiento que equivalente a un ejercicio aeróbico que desata distintos beneficios para nuestra salud tanto física como la mental.  

Para Sigmund Freud, padre del psicoanálisis, la risa libera la negatividad de nuestro interior, y la reemplaza con pensamientos positivos. En filosofías como la taoísta, la risa es fundamental para conservar y tener una buena calidad de vida. Sin embargo, quizás la risoterapia ha recobrado más importancia desde que Robin Williams interpretó al famoso doctor Patch Adams en la película homónima de 1998

Quién es Patch Adams, el padre de la risoterapia 

Hunter Doherty Patch Adams” (Washington D. C., Estados Unido; 1945) es reconocido como el médico que creo la risoterapia. En 1972, convirtió su casa en una clínica totalmente gratuita, y fundó el Gesundheit! Institute. Para muchos, su filosofía, basada en el poder curativo de la alegría, fue considerada como una locura y un acto poco profesional, pero con el tiempo fue creciendo su aceptación y ha llegado inspirar muchas corrientes de la medicina holística. “La salud se basa en la felicidad: desde abrazarse y hacer el payaso, hasta encontrar alegría en la familia, los amigos, la satisfacción laboral y el éxtasis de la naturaleza y las artes", señala en su sitio web el doctor y payaso, Patch Adams. 

Alumnos bailan y ríen en la Escuela de Risoterapia de Madrid en una sesión que duró 4 horas. 

Fotografía de Claudia Paparelli

La relación entre la risa y la salud  

De acuerdo con un estudio realizado en el año 2005 por la Universidad de Maryland (Estados Unidos), se determinó que reír libera endorfinas en el cerebro. En el experimento científico, los 20 voluntarios vieron una película triste y una comedia. Los resultados demostraron que el flujo sanguíneo de los participantes se redujo en 14 de ellos tras ver el drama, mientras que el flujo aumentó un 20% de media, tras la comedia. 

La risa al liberar endorfinas, activa los receptores de la superficie del endotelio, un tejido que recubre los vasos sanguíneos. Cuando se dilatan los vasos sanguíneos y se aumenta el flujo de sangre, se puede generar incluso una disminución del colesterol. 

La Asociación Americana de Humor Terapéutico (American Association for Therapeutic Humor) señala que el tratamiento que involucra la risa como protagonista, promueve la salud y el bienestar a través de estímulos cognitivos y conductuales, ayudando a combatir enfermedades físicas o psíquicas.  

Sus beneficios psicológicos y fisiológicos  

La risoterapia no sólo se ve en hospitales, también existen lugares donde se promueve y se forman a los próximos terapeutas de la risa, como la Escuela de Risoterapia de Madrid. Su directora, Irene Megina asegura que, la risoterapia tiene efectivos positivos anímicamente, “las personas recuperan las ganas de hacer cosas, tienen más motivación, y el mismo día que toman la clase duermen profundo porque todos los músculos se relajan y mejora la circulación y respiración”. La escuela madrileña recibe alumnos referidos por psicólogos y psiquiatras con el objetivo de que en sus cursos se contagien de la risa para disfrutar de sus beneficios a través de sesiones con juegos, música y bailes. 

Stefania Garbero, probó una clase con Irene y alega una mejoría muscular inmediata en su tendinitis al finalizar la sesión de risoterapia: “Es la primera vez que hago este tipo de terapia y me ha sorprendido cómo mis músculos de la muñeca se han relajado”. 

Daniel Martínez, doctor en neurociencias y salud mental en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los trabajadores del Estado de Santiago de Querétaro en México, practica la risoterapia en pacientes del área de pediatría, oncología, emergencias y terapia intensiva desde hace cuatro años, y ensalza los múltiples beneficios del que se benefician sus pacientes.  

“No es solo hacer ‘graciosadas’ como se suele pensar al ver un payaso, si no que se tiene un enfoque psicológico y médico”, señala el doctor, que se queja de la falta de humanidad que suele haber en centros hospitalarios, y que uno de los objetivos es crear un vínculo con los pacientes, brindándoles seguridad a la hora de recibir tratamientos, muchos de los cuales generan más dolencias. “En los niños por ejemplo, cuando se hace un estudio de médula es muy doloroso, nosotros intentamos generar un vínculo de empatía, para que los pacientes estén más animados al ir a sus sesiones, ser más constantes en su recuperación, y le pierdan el miedo al hospital”. 

A nivel fisiológico, la risa puede generar una oxigenación de unos 12 litros de aire en lugar de 6 litros, así como bombear hasta 210 militros de sangre, previniendo infartos cerebrales y cardíacos. Mientras que se ha demostrado que la risa baja los niveles de estrés, teniendo impactos positivos en cuadros depresivos y mejora en el sistema inmunológico. 

La risoterapia en sí misma no cura enfermedades 

A pesar de que se han demostrado los efectos positivos en el organismo de las personas que la practican, la risoterapia no puede considerarse como una terapia en sí misma, ya que no cura enfermedades o trastornos. No obstante, contribuye al bienestar general.  

Mary Bennett, directora de la escuela de enfermería de la Universidad de Western Kentucky (Estados Unidos), ha realizado diferentes investigaciones sobre los efectos de la risa en el sistema inmunitario, determinando que la risa no puede curar o prevenir enfermedades. Bennett considera que la risa sería entonces un complemento de la medicina real y añade que “si, por ejemplo, estás recibiendo quimioterapia, cualquier cosa que te permita mantenerte sano y desconectar, es de gran ayuda”.  

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved