Desmontando mitos: el desplazamiento de los polos magnéticos de la Tierra no provoca el cambio climático

Los científicos explican por qué no tienen sentido las recientes afirmaciones que culpan a los polos magnéticos de la Tierra del calentamiento global, y qué significan realmente los cambios geomagnéticos.

Por Kara Norton
Publicado 4 jul 2023, 12:59 CEST
Visualización de las líneas de fuerza magnéticas que rodean la Tierra, conocidas como magnetosfera

Visualización de las líneas de fuerza magnéticas que rodean la Tierra, conocidas como magnetosfera. El campo magnético, que se cree que se genera por los movimientos del núcleo fundido de la Tierra, protege a la Tierra del sol. Sin embargo, no provoca cambios climáticos cuando se desplaza.

Fotografía de Illustration by MARK GARLICK, SCIENCE PHOTO LIBRARY

Cuando la radiación solar y los rayos cósmicos amenazan con penetrar en la superficie terrestre, un vasto campo magnético generado en el núcleo exterior de la Tierra protege el planeta desviando la energía espacial nociva. Es lo que se conoce como magnetosfera.

Los científicos saben que las fuerzas internas que generan el campo magnético de la Tierra pueden cambiar y que la intensidad del campo oscila con el tiempo. Esto puede dar lugar a cambios graduales en la intensidad y la ubicación de los polos magnéticos norte y sur de la Tierra e incluso a inversiones en las que los polos magnéticos de la Tierra se intercambian.

Pero, ¿son estos fenómenos geomagnéticos responsables de fenómenos meteorológicos extremos, extinciones e incluso catástrofes? En Internet proliferan las afirmaciones de que el campo magnético de la Tierra es responsable del cambio climático, pero los científicos afirman que la teoría carece de fundamento.

"En este momento no hay ningún mecanismo creíble que lo convierta en una posibilidad", afirma Gavin Schmidt, climatólogo y director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA en Estados Unidos. "No es que descartemos los efectos magnéticos sobre el clima sin pensar en ello, sino que colectivamente hemos pensado en ello, y se ha encontrado que no es así".

(Relacionado: ¿Qué es el calentamiento global?)

Desinformación sobre el cambio de los polos magnéticos

En la Tierra hay tres polos norte: el norte verdadero, el norte geomagnético y el norte magnético.

El norte verdadero es una posición fija en el globo que apunta directamente hacia el Polo Norte geográfico. Pero el norte geomagnético, situado actualmente sobre la isla canadiense de Ellesmere, no es un punto fijo: representa el eje septentrional de la magnetosfera terrestre y se desplaza de vez en cuando. El norte magnético corresponde a las líneas del campo magnético y es el que localiza tu brújula.

Desde que el explorador del Ártico James Clark Ross lo localizó por primera vez en 1831, el polo norte magnético de la Tierra se ha delimitado 965 kilómetros al norte-noroeste y su velocidad de avance se ha acelerado de unos 16 kilómetros al año a aproximadamente 54 kilómetros al año, explicaba Alan Buis en un blog de 2021 para Ask NASA Climate. Aunque estos cambios pueden afectar a los satélites y a la navegación magnética (desde los teléfonos móviles hasta los barcos y las líneas aéreas comerciales), no hay pruebas de que influyan en el clima de la Tierra.

Sin embargo, la "Historia de Adán y Eva", una teoría conspirativa sobre el cambio climático que atribuye los impactos del cambio climático a los cambios en el campo magnético de la Tierra, está teniendo una segunda vida en Instagram y TikTok.

La teoría de Adán y Eva se revitalizó cuando apareció en un episodio de enero de 2023 del programa "Joe Rogan Experience".

Entre enero y abril de 2023, el grupo de vigilancia de los medios Media Matters identificó siete clips virales del episodio de enero en los que se hablaba de la teoría de la conspiración, que ha cosechado millones de visitas en TikTok.

La falsa teoría fue acuñada en 1965 por Chan Thomas, un antiguo empleado de las Fuerzas Aéreas estadounidenses que sugería que las inversiones de los polos magnéticos eran responsables de la extinción de varias civilizaciones antiguas. Thomas afirmaba que el primer diluvio ocurrió con Adán y Eva, seguido de Noé y el Arca, y que el tercer acontecimiento aún no se ha observado.

(Relacionado: 26 datos para entender la realidad del cambio climático)

¿Qué tienen que ver los cambios magnéticos con el clima de la Tierra?

Según la NASA, las excursiones geomagnéticas son variaciones importantes pero efímeras de la intensidad del campo magnético que pueden durar desde unos pocos siglos hasta miles de años. La última gran excursión se produjo hace unos 41 500 años y se conoce como excursión de Laschamps. Durante este acontecimiento, el campo magnético de la Tierra se debilitó rápidamente y los polos se invirtieron, para volver a invertirse 500 años después.

Un estudio de 2021 relaciona la excursión de Laschamps con trastornos climáticos, extinciones e incluso cambios en el comportamiento humano. Los científicos plantearon la hipótesis de que, cuando el campo magnético de la Tierra era más débil de lo normal, el aumento de la radiación solar y cósmica pudo penetrar en la atmósfera terrestre, alterando los niveles de ozono y provocando cambios climáticos globales y extinciones.

Pero Schmidt dice que este estudio es especulativo en el mejor de los casos. "¿Dónde están las pruebas de cambios climáticos hace 42 000 años asociados a extinciones? No hay cambios en los núcleos de hielo. Sabemos que hubo mucha variabilidad climática durante la última edad de hielo, y la tenemos bastante bien calculada, nada de eso se alinea con esta excursión magnética."

En los últimos 70 000 años ha habido tres excursiones notables: la del Mar de Noruega-Groenlandia, que tuvo lugar hace unos 64 000 años, la de Laschamps, entre hace 42 000 y 41 000 años, y la del Lago Mono, que ocurrió hace unos 34 500 años.

Para Buis, lo más importante es que "no hay pruebas de que el clima de la Tierra se haya visto afectado de forma significativa por las tres últimas excursiones del campo magnético, ni por ninguna excursión en los últimos 2,8 millones de años".       

¿Y los cambios de polos? 

Durante una inversión de polos, los polos norte y sur magnéticos de la Tierra intercambian sus posiciones. Esto ocurre por término medio cada 300 000 años aproximadamente, pero el último cambio se produjo hace unos 780 000 años, según la NASA. En la historia geológica de la Tierra, las inversiones de los polos son relativamente frecuentes, ya que se han producido 183 veces en los últimos 83 millones de años.

Cuando se produce una inversión de polos, el campo magnético disminuye considerablemente su fuerza, pero la Tierra no queda indefensa. La magnetosfera se une a la atmósfera terrestre para desviar la mayor parte de la energía espacial nociva antes de que llegue a la superficie. Algunos científicos han planteado la hipótesis de que las inversiones y la correspondiente disminución de la fuerza del campo magnético podrían provocar cambios climáticos globales y extinciones, pero los datos actuales no respaldan estas afirmaciones.

"No hay pruebas que relacionen los cambios magnéticos con el clima cuando hemos visto grandes inversiones magnéticas o casi inversiones en el registro paleoclimático", dice Schmidt. "No hay ningún cambio climático que vaya con ellos, no hay ninguna extinción masiva que vaya con ellos".          

Kirk Johnson, director del Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian de Estados Unidos, ha dedicado gran parte de su carrera a estudiar la extinción de los dinosaurios. Mientras analizaba los registros fósiles y la cronología del límite entre el Cretácico y el Paleógeno y la extinción de los dinosaurios, Johnson se centró en la inversión magnética que se produjo hace unos 66,3 millones de años.

Las muestras de sedimentos oceánicos profundos revelaron un cambio climático significativo hace unos 66,3 millones de años, afirma Johnson. Pero esto también coincide con una gran erupción volcánica en la India llamada vulcanismo del Decán, que produjo algunos de los flujos de lava más largos de la Tierra.

"Siempre hemos atribuido esa transición al dióxido de carbono liberado por el vulcanismo del Decán y al aumento de los gases de efecto invernadero", dice Johnson. "Están ocurriendo dos cosas: El campo magnético cambia, se produce el vulcanismo del Decán y el clima se calienta. Así que eso sería un ejemplo de cambio climático coincidente".

Y añade: "La advertencia es que el hecho de que haya correlación no significa que haya causalidad".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved