¿Qué son los Medicamentos Potencialmente Inapropiados o MPI y cuáles son sus peligros?

A medida que el cuerpo envejece, los medicamentos que siempre han funcionado bien (desde los antihistamínicos hasta los antidepresivos) pueden empezar a ser más perjudiciales que beneficiosos.

Por Stacey Colino
Publicado 11 sept 2023, 10:58 CEST
Caja con los medicamentos de Leslie Hawkins

Leslie Hawkins muestra una caja con los medicamentos de su madre en su casa de Takoma Park, Maryland, el 4 de junio de 2021. El nuevo médico de su madre la ayudó a reducir su medicación de 14 a cuatro fármacos.

Fotografía de Rosem Morton, The New York Times, Redux

Si has estado tomando una medicación determinada durante muchos años, podrías pensar que no hay problema en seguir tomándola a medida que envejeces. Pero los médicos afirman que muchas personas pueden estar ingiriendo lo que denominan "medicamentos potencialmente inapropiados", es decir, fármacos que pueden haber dejado de ser seguros debido al avance de la edad o a la aparición de nuevas afecciones médicas.

Un estudio publicado en el número de agosto de 2023 de la revista JAMA Network ha revelado que el 37% de los adultos mayores de 65 años de todo el mundo han estado consumiendo medicamentos potencialmente inapropiados (MPI). Tomar los medicamentos equivocados puede provocar un aumento de las reacciones adversas, visitas a urgencias y una disminución de la calidad de vida.  ¿Cómo? Aumentando el riesgo de caídas, delirios, depresión, mareos, confusión, problemas de equilibrio, demencia, alucinaciones, hemorragias (estomacales o de otro tipo), alteraciones del ritmo cardiaco, pérdida ósea y complicaciones por retención urinaria.

"Si un medicamento te funcionaba cuando tenías 40 ó 50 años, podría irte bien a medida que te acercas a los 60 ó 70, pero también podría hacerte más mal que bien en ese momento", afirma Ambar Kulshreshtha, médico epidemiólogo y profesor asociado del departamento de medicina familiar y preventiva de la Facultad de Medicina de la Universidad Emory de Atlanta (Estados Unidos); "muchos pacientes no son conscientes de que esto puede convertirse en un problema".

Algunos médicos tampoco lo son. De hecho, un estudio en una edición de 2022 de Frontiers in Pharmacology encontró que el 55 por ciento de los casi 600 médicos participantes en China nunca habían oído hablar de una herramienta de detección para el uso de MIP en pacientes mayores. Del mismo modo, un estudio en una edición de 2016 de PLOS One encontró que entre casi 400 000 pacientes de 65 años o más en Alemania, el 58 por ciento tenía recetas de MIP de farmacias.

También puede provocar complicaciones postoperatorias. Un estudio publicado en un número de 2022 de la revista Anesthesia and Analgesia examinó el uso de medicamentos potencialmente inapropiados entre 1627 adultos de 65 años o más que se sometieron a cirugía electiva en régimen de hospitalización: los investigadores descubrieron que el 69 por ciento de los pacientes recibieron al menos un MPI, y esto se asoció con una estancia hospitalaria más larga después de la cirugía.

En otras palabras, con el uso de MPI, las personas mayores pueden acabar cambiando un problema médico por otro. En estos casos, dice Jason Karlawish, geriatra y profesor de medicina de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos), "lo que empezó siendo una medicación apropiada puede convertirse en inapropiada con el tiempo".

Cada pocos años, la Sociedad Americana de Geriatría actualiza sus Criterios Beers, una lista explícita de medicamentos potencialmente inapropiados, en adultos mayores; la lista es muy utilizada por médicos, investigadores y otros profesionales de la salud.

La actualización de 2023 incluye cinco categorías: medicamentos que se consideran potencialmente inapropiados en personas de 65 años o más; fármacos que pueden ser inapropiados en personas con ciertas afecciones médicas, como insuficiencia cardiaca, demencia o Parkinson; medicamentos que deben utilizarse con precaución en adultos mayores; interacciones farmacológicas potencialmente problemáticas; y fármacos cuyas dosis deben ajustarse en función de la función renal de la persona.

Más de 200 medicamentos de uso común figuran en la lista de Criterios Beers 2023 de MPI en adultos mayores. Entre ellos se encuentran varios antihistamínicos de primera generación (como la difenhidramina oral o Benadryl), las benzodiacepinas (sedantes como el alprazolam, el clonazepam y el diazepam), algunos fármacos cardiovasculares (como la digoxina para la fibrilación auricular y la clonidina para la hipertensión), algunos antidepresivos (como la amitriptilina y la paroxetina), algunos fármacos antipsicóticos (que a menudo se utilizan de forma no indicada para problemas de sueño), inhibidores de la bomba de protones para tratar el reflujo ácido, algunos relajantes musculares, el uso crónico de antiinflamatorios no esteroideos (incluidos el ibuprofeno y el naproxeno) y otros analgésicos, entre otros.

El consumo de MPI varía en todo el mundo. África y Sudamérica registran la mayor prevalencia de consumo de MPI (47%), mientras que en Europa es del 35% y en Norteamérica del 29%.

El problema de los Medicamentos Potencialmente Inapropiados se ve agravado por la polifarmacia, que se define como el uso simultáneo de cinco o más medicamentos con receta, algo frecuente entre las personas mayores. "Ambos problemas tienden a ir de la mano", afirma Karlawish.

En un estudio publicado en un número de 2021 de la revista Archives of Gerontology and Geriatrics, los investigadores examinaron el uso de MPI entre más de 61 000 adultos, de 65 años o más, que padecían al menos dos enfermedades crónicas (como hipertensión, diabetes o depresión) y consumían medicamentos con receta de al menos cinco clases farmacéuticas durante un periodo de siete años: Descubrieron que el 69% de ellos utilizaba al menos un medicamento potencialmente inapropiado y las probabilidades eran mayores en el caso de las mujeres.

Según Austin Armstrong, geriatra del Medstar Washington Hospital Center de Washington D.C. (Estados Unidos), a medida que las personas envejecen y desarrollan diversos trastornos médicos, también pueden ser susceptibles de sufrir "cascadas de prescripción". Si alguien tiene hipertensión, por ejemplo, y está tomando un medicamento para reducirla, hay que tener en cuenta que algunos medicamentos para la tensión arterial pueden causar hinchazón de piernas (edema) como efecto secundario, en cuyo caso la persona puede recibir un diurético para reducir la acumulación de líquido. Las cascadas de prescripción de este tipo contribuyen a menudo a la polifarmacia.

"Cuando se toman varios medicamentos, incluso si son seguros cuando se toman individualmente, cuando se toman juntos pueden causar más daño que beneficio", dice Kulshreshtha. Y si se añade un MPI a la mezcla en un adulto mayor, el potencial de efectos desafortunados aumenta aún más.

(Relacionado: ¿Pueden las microdosis de LSD y otros psicodélicos mejorar la salud mental?)

Por qué ciertos fármacos se vuelven problemáticos

Hay muchas razones por las que ciertos fármacos pueden causar daños a medida que la gente envejece, pero la explicación más común tiene que ver con los cambios fisiológicos relacionados con la edad.

Es bien sabido que a medida que la gente envejece, su ritmo metabólico se ralentiza, razón por la cual las personas suelen ganar peso con el paso de las décadas. Algo que está menos reconocido entre los pacientes: los adultos mayores también experimentan una ralentización de la motilidad a través del tracto gastrointestinal, una reducción del agua corporal y cambios en la función renal y hepática que afectan a la forma en que absorben, procesan y excretan los fármacos. "Esto crea una red de vulnerabilidad para sufrir efectos adversos", explica Armstrong.

Mientras tanto, los cambios relacionados con la edad en la visión, la audición y la densidad ósea pueden hacer que los adultos mayores sean más susceptibles a ciertos efectos adversos de los fármacos. Y el proceso de envejecimiento conlleva una disminución de las neuronas (células cerebrales) y de las conexiones neuronales, afirma George T. Grossberg, profesor del departamento de psiquiatría y neurociencia del comportamiento y director de psiquiatría geriátrica de la Facultad de Medicina de Saint Louis (Estados Unidos). "Como consecuencia, el cerebro envejecido se vuelve más sensible a los efectos secundarios que alteran el estado de ánimo o la mente" de algunos medicamentos, afirma.

Los fármacos anticolinérgicos que bloquean la transmisión del neurotransmisor acetilcolina (incluidos algunos medicamentos utilizados para tratar alergias, depresión, trastornos respiratorios (como el asma), vejiga hiperactiva, enfermedades cardiovasculares y Parkinson) "precipitan la confusión, incluso el delirio, en los adultos mayores", afirma Grossberg.

El problema es que muchos médicos tienen una mentalidad de "ver una enfermedad, dar un fármaco" para tratar a los pacientes, dice Grossberg, y algunos médicos pueden no ser conscientes de los riesgos potenciales del uso de ciertos medicamentos en los adultos mayores. Hasta cierto punto, esto puede deberse a que estos medicamentos se estudiaron en poblaciones más jóvenes y sólo más tarde se descubrió que algunos de ellos eran problemáticos en adultos mayores, señala Karlawish. "Hay un retraso en la asimilación de esta información", concluye.

Para complicar las cosas, "es probable que los adultos mayores consulten a varios médicos; esto refleja la especialización de la atención médica y el hecho de que los adultos mayores suelen tener múltiples afecciones médicas", dice Karlawish.

Otro factor que contribuye al uso de MPI: las personas y los médicos a menudo se apegan al uso de ciertos medicamentos porque funcionan bien, y creen que no hay necesidad de hacer un cambio, sólo porque la persona es ahora mayor. Es lo que se denomina "prescripción heredada", especialmente frecuente en el caso de los antidepresivos y los inhibidores de la bomba de protones, según varios estudios.

"Los prescriptores dudan en dejar de recetar un medicamento si el paciente lleva tiempo tomándolo", dice Armstrong. "Pero tu yo de 80 años no es el mismo que el de 40, así que puede que ya no sea un fármaco apropiado".

(Relacionado: ¿Cuál es el mejor medicamento para tratar catarros y gripe?)

Habla con tu médico sobre los MPI

Es importante que los adultos mayores, y tal vez sus familiares, revisen periódicamente sus medicamentos con sus médicos durante las citas. Si notas algún síntoma de consumo de medicamentos potencialmente inapropiados que pueda corresponderse con un fármaco que esté tomando, menciónaselo a su médico. Incluso si no lo haces, Kulshreshtha recomienda revisar tu medicación actual y preguntarte: "¿Por qué necesito esta medicación en concreto? ¿Qué me aporta? ¿Y es seguro que lo tome a mi edad, aunque lleve tiempo tomándolo?"

"Eso basta para que el médico sea más reflexivo con los medicamentos a medida que uno envejece", añade Kulshreshtha.

El objetivo es examinar todos los fármacos y calibrar cuáles pueden haber dejado de ser necesarios.

"Deberíamos prestar más atención al concepto de deprescripción en los adultos mayores", dice Grossberg. En pocas palabras, la deprescripción describe el proceso de suspender o reducir gradualmente la dosis de fármacos que podrían ser perjudiciales o que ya no son necesarios; se considera especialmente importante en las personas mayores.

"Al retirar a las personas medicamentos potencialmente nocivos, podemos ver cómo es su estado basal", afirma Grossberg. "A menudo mejoran mucho".

En otros casos, puede ser necesario ajustar la dosis. "A medida que la gente envejece, puede ser necesario ajustar o reducir la dosis para evitar los efectos PIM", dice Armstrong: "Es un panorama en constante cambio. Tenemos que tratar al paciente como un todo en el momento en que se nos presenta."

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved