¿Y si los somníferos naturales en realidad no sirven para nada?

Manzanilla. Melatonina. Zumo de guindas. Mucha gente asegura que estos somníferos naturales funcionan, pero los expertos afirman que las pruebas son mucho menos convincentes.

Por Natalia Mesa
Publicado 23 ene 2024, 12:27 CET
Manzanilla creciendo en creciendo en un campo de Mecklemburgo (Pomerania Occidental), Alemania

Mucha gente confía en una taza de té de manzanilla para conciliar el sueño por la noche, pero los científicos afirman que las pruebas sobre esta hierba medicinal (que aquí se ve creciendo en un campo de Mecklemburgo-Pomerania Occidental -Alemania-) son contradictorias.

Fotografía de Andrea Kuenzig, Laif, Redux

Cuando les toca enfrentarse a noches de insomnio, muchas personas recurren a suplementos como la melatonina y el magnesio, hierbas como la raíz de valeriana y bebidas como el zumo de guindas. Pero, ¿pueden estas supuestas ayudas naturales para dormir ayudarnos realmente a conciliar el sueño y a mantenerlo?

Unos cuatro millones de españoles sufren problemas crónicos de sueño, según la Sociedad Española de Neurología. A pesar del creciente mercado mundial de los somníferos naturales, es probable que no sirvan de mucho.

Los expertos coinciden en que los suplementos para dormir no combaten lo que está en la raíz del insomnio: la ansiedad. "El insomnio es una afección médica", afirma Michael Grandner, psicólogo clínico y director del Programa de Investigación del Sueño y la Salud de la Universidad de Arizona (Estados Unidos). Por definición, "los suplementos no tratan afecciones médicas", afirma.

Además, hay pocas pruebas científicas de que los suplementos ayuden a conciliar el sueño. Muy pocos estudios de alta calidad han comprobado su eficacia, explica Grandner, mientras que los que sí analizan detenidamente los somníferos suelen demostrar que no inducen cambios en la calidad del sueño o que éstos son muy sutiles.

Janet Cheung, profesora titular de Farmacia de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Sídney (Australia), advierte de que hay que consultar al médico antes de probar cualquier somnífero. "Algunas personas no deberían tomar estos suplementos, sobre todo las embarazadas", afirma. Esto se debe a que aún no sabemos cómo pueden afectar estos suplementos a personas de determinados grupos, como embarazadas y niños.

Pero eso no significa necesariamente que los somníferos no hagan nada. Al fin y al cabo, la gente al menos debe creer que obtiene algún beneficio después de gastarse cientos de euros al año en ellos. 

(Relacionado: Benzodiacepinas: la adicción camuflada del consumo de ansiolíticos en España)

Somníferos naturales, lo que dice la ciencia

Esto es lo que dice la ciencia sobre los suplementos naturales para dormir más populares, y cuáles pueden funcionar mejor que otros:

Manzanilla

La manzanilla se refiere a muchas plantas diferentes de la familia Asteraceae y es una antigua hierba medicinal. A pesar de su popularidad, los estudios sobre el efecto de la manzanilla en el sueño arrojan resultados dispares. Por ejemplo, un ensayo controlado aleatorizado sugirió que la manzanilla mejoraba la calidad del sueño en personas mayores, pero otro estudio sobre personas con insomnio concluyó que no tenía ningún efecto.

¿A qué pueden deberse estos resultados contradictorios? En parte, al efecto placebo: cualquier sustancia puede tener un fuerte efecto placebo cuando se trata del sueño. De hecho, cualquier ritual a la hora de dormir puede ayudar a conciliar el sueño más rápidamente, afirma Chris Winter, especialista en sueño, neurólogo y presentador del podcast Sleep Unplugged.

"Cada vez que te duchas, lees un libro o ves un programa de televisión justo antes de acostarte, si lo haces con un horario fijo, tu cerebro empieza a reconocer que eso significa que te estás acercando a la hora de dormir", dice Winter. Y lo mismo ocurre con los somníferos: el acto de tomar un suplemento puede hacer más por indicar al cerebro que es hora de dormir que el propio suplemento. Este efecto es tan fuerte que a los investigadores les resulta muy difícil demostrar que los suplementos para dormir son más eficaces que un placebo.

Además, Cheung señala que la principal forma en que la gente toma la manzanilla es bebiéndola en infusiones. "Tendrías que beber mucho té de manzanilla para ver que algunos alcanzan los niveles observados en estudios controlados aleatorios".

La melatonina es una hormona que regula el ciclo sueño-vigilia. Nuestro cerebro la produce cuando está oscuro en nuestro entorno, para indicar a nuestro cuerpo que es hora de relajarse.

Existen pruebas de que la melatonina puede ayudar a las personas con desajuste circadiano a conciliar el sueño más rápidamente. El desajuste circadiano se produce cuando los relojes de sueño naturales de las personas no coinciden con su entorno, y suele afectar a los trabajadores nocturnos y a las personas con desfase horario. Algunos estudios sugieren que también podría ayudar a las personas con insomnio.

Pero los expertos advierten de que sólo debe utilizarse a corto plazo. Tomar melatonina a largo plazo podría ser perjudicial, porque hace que el cuerpo reduzca la producción natural de melatonina. Además, los expertos sostienen que los padres deberían pensárselo dos veces antes de dar melatonina a sus hijos, ya que aún no se han estudiado sus efectos a largo plazo en los niños.

Winter subraya que la gente no necesita la melatonina para conciliar el sueño porque, en última instancia, no es un sedante y no nos hace dormir. En cambio, envía señales al resto del organismo de que es de noche, lo que pone al cuerpo en estado de reposo y nos da más oportunidades de conciliar el sueño. La melatonina hace poco por calmar la ansiedad y el miedo a no dormir, que es lo que realmente mantiene despierta a la gente por la noche, explica Grandner.

"Para la mayoría de los pacientes con insomnio, su cuerpo ya sabe que es de noche, pero aun así no pueden dormir", añade Grandner. Tanto él como otros expertos coinciden en que el tratamiento más eficaz contra el insomnio es la terapia cognitivo-conductual, que, según Grandner, es "asombrosamente eficaz".

La melatonina también se presenta en otras formas, como el cada vez más popular zumo de guindas (suplementos que también se venden con su nombre en inglés tart cherry o zumo de cereza ácida), una bebida de la que se dice que favorece el sueño y reduce la tensión arterial. Las guindas tienen un alto contenido en melatonina natural, por lo que el zumo podría tener efectos similares a los suplementos de melatonina. "Probablemente sean molecularmente idénticos", afirma Grandner; "si tuvieras que elegir entre los dos, te diría que tomes el que te haga sentir mejor. Pero no creo que haya una diferencia funcional".

Al igual que otras ayudas naturales para dormir, no hay pruebas suficientes para concluir que el zumo de cereza ácida mejore significativamente el sueño, dicen los expertos. Sin embargo, algunos pequeños estudios muestran resultados prometedores. Un estudio controlado aleatorizado descubrió que el zumo de guinda mejoraba ligeramente la calidad del sueño en adultos mayores, pero los resultados eran modestos en comparación con intervenciones como la terapia cognitivo-conductual.

El magnesio es otra molécula que desempeña un papel importante en muchas funciones corporales, como la absorción de la vitamina D. Sin embargo, hay pocas pruebas de que el magnesio mejore la calidad del sueño. Sólo un pequeño puñado de grandes ensayos controlados aleatorizados han probado el efecto del magnesio sobre el sueño, y las revisiones sistemáticas de estos estudios han encontrado que a menudo son de baja calidad y tienen resultados contradictorios. Además, la mayoría de estos estudios se han realizado en adultos mayores, explica Grandner, por lo que los resultados pueden no ser aplicables a todo el mundo.

Hay más pruebas de que tomar magnesio reduce la ansiedad leve y mejora el estado de ánimo, lo que a su vez podría ayudar a dormir un poco mejor. Pero aún no está claro cómo alivia el magnesio la ansiedad, y es probable que no ayude a las personas con ansiedad grave.

Grandner subraya que "el efecto suele ser muy sutil". Por ejemplo, los estudios sugieren que las personas que tomaban magnesio se dormían 17 minutos más rápido. "No es un efecto tan grande, pero tampoco es nada".

La raíz de valeriana es una hierba originaria de Europa y partes de Asia y es un sedante suave. Los estudios que investigan cómo influye la raíz de valeriana en el sueño han arrojado resultados contradictorios. Algunos estudios de alta calidad demostraron que puede ayudar a conciliar el sueño más rápidamente y a sentir que se duerme mejor. Sin embargo, otros estudios descubrieron que no tiene ningún efecto sobre la calidad del sueño y que probablemente no puede tratar el insomnio, por lo que se necesita más investigación.

Cheung afirma que también sabemos algo más sobre lo que la raíz de valeriana puede hacer en el cerebro. La hipótesis de los científicos es que podría aumentar la cantidad de ácido gamma aminobutírico (GABA) en el cerebro. El GABA es un neurotransmisor que generalmente reduce la actividad neuronal y podría aliviar la ansiedad.

CBD

El cannabidiol (CBD) es la molécula no psicoactiva del cannabis. A diferencia de otros posibles somníferos, se sabe que el CBD actúa sobre el sistema cannabinoide, un complejo sistema de mensajería de todo el cuerpo que interviene en la regulación del apetito, el sistema inmunológico y la memoria. Estudios y revisiones han encontrado pruebas de que el CBD podría disminuir el dolor y la ansiedad, pero sus efectos sobre el sueño aún no están claros.

Cheung investiga actualmente si los cannabinoides de venta libre pueden tratar el insomnio. "Hay muchas investigaciones sobre la relación bidireccional entre el sueño y el dolor y el sueño y la ansiedad", por lo que aliviar uno podría beneficiar al otro, afirma. Pero eso también significa que es difícil separar los efectos de los cannabinoides sobre el sueño de sus efectos para aliviar el dolor y el estrés.

Si los científicos acaban encontrando una conexión, las personas que tienen problemas para dormir podrían tener otra herramienta en su arsenal. "Se trata de un campo de investigación realmente apasionante", afirma Cheung.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved