Qué sabemos del virus de la viruela

La enfermedad, ahora erradicada, fue en su momento una de los males más mortales del mundo.

Por Redacción National Geographic
El virus de la viruela
El virus de la viruela, visto en esta ilustración a través de la lente de un miscroscopio.
Fotografía de 3D4Medical.com

La viruela figura entre las enfermedades más devastadoras que jamás hayan existido en la historia de la humanidad. Alteró dramáticamente el curso de la historia, incluso contribuyendo al declive de civilizaciones enteras. Se declaró erradicada en 1979 después de un programa de vacunación que está considerado como una de las victorias más importantes de la medicina moderna.

En mayo de 2022, tras dos años de pandemia de COVID-19, se han disparado las alarmas de muchos sistemas de salud pública de varios países tras la detección de varios casos de una nueva enfermedad llamada viruela del mono. "La viruela símica es una zoonosis viral (enfermedad provocada por virus transmitido de los animales a las personas) rara, que produce síntomas parecidos a los que se observaban en los pacientes de viruela en el pasado, aunque menos graves.  Con la erradicación de la viruela en 1980 y el posterior cese de la vacunación contra la viruela, se ha convertido en el ortopoxvirus más importante. La viruela símica sigue apareciendo esporádicamente en algunas partes centrales y occidentales de la selva tropical de África", explica la Organización Mundial de la Salud.

La viruela original es una enfermedad aguda y contagiosa causada por el Variola virus. Recibe su nombre del término en latín que significa “moteado”, haciendo referencia a los bultos y pústulas que aparecen en el rostro y cuerpo de los afectados. Históricamente el virus ha matado al 30% de las personas que lo han contraído. Los que han sobrevivido a menudo quedaban ciegos, estériles, y con profundas cicatrices, o marcas de viruela, en la piel.

(Relacionado: Las cinco pandemias más letales de la historia de la humanidad)

Se transfería por contacto directo con los infectados o a través de fluidos corporales, también a través de objetos contaminados como las camas, y la enfermedad tenía dos variantes. La viruela mayor, que era la más común y la más severa y letal. Y la viruela menor, que causaba una enfermedad menos agresiva, que era mortal en menos del 1 por ciento de los casos. Las otras formas, menos habituales, eran: la hemorrágica y la maligna. Ambas causaban irremisiblemente la muerte.

La viruela del mono detectada en 2022 en distintos países se transmite "a las personas por diversos animales salvajes, como roedores y primates, pero tiene una propagación secundaria limitada a través de la transmisión de persona a persona", añade la OMS. El organismo internacional señala que la vacuna contra la enfermedad anterior es efectiva y que "la tasa de letalidad ha variado mucho en las distintas epidemias, pero ha sido inferior al 10% en los eventos documentados. La mayoría de las defunciones se producen en los niños pequeños y, en general, los grupos de edad más jóvenes parecen ser más susceptibles a la viruela símica".

(Relacionado: 15 vacunas que han cambiado la historia de la humanidad)

Las primeras víctimas del 'Variola virus'

Se cree que la viruela se originó en la India o en Egipto hace 3000 años. Las pruebas más tempranas de la enfermedad datan del Faraón Egipcio Ramsés V, quien murió en 1157 a.C. Sus restos momificados muestran marcas de viruela en su piel.

La enfermedad se extendió luego hacia las rutas del comercio en Asia, África y Europa, llegando finalmente a las Américas en el siglo XVI. Los indígenas no tenían ninguna inmunidad natural, por lo que se estima que un 90 por ciento de las muertes indígenas durante la colonización Europea fue a causa de enfermedades y no por la conquista militar.

(Relacionado: Breve resumen de las enfermedades infecciosas más graves de la historia de la humanidad)

La viruela contribuyó al declive del Imperio azteca, en lo que ahora es México, después de la llegada del virus con los conquistadores españoles en el 1519. Más de tres millones de aztecas sucumbieron a la enfermedad. Gravemente debilitados, los aztecas fueron vencidos fácilmente. La viruela también causó la muerte de un emperador inca incluso antes de la llegada de Francisco Pizarro y sus tropas y eliminó gran parte de la población inca del oeste de Sudamérica.

En Europa, se estima que la viruela acabó con 60 millones de personas sólo en el siglo XVIII. Y en el siglo XX, con unos 300 millones de personas en todo el mundo.

¿Qué es un virus?
Los brotes virales pueden transformarse en pandemias mortales en cuestión de días. Para prevenir una catástrofe, los valientes científicos contraatacan con nuevos tratamientos y vacunas. Imágenes del programa “Breakthrough”.

La victoria de la vacuna

La batalla humana contra la viruela comenzó hace 2000 años. En Asia, una técnica conocida como “viruelización” se basaba en infectar deliberadamente a la persona, introduciendo con aire a presión costras de viruela por la nariz. Los que recibían este tratamiento, contraían un tipo más benévolo de viruela y desarrollaban una inmunidad de por vida.

(Relacionado: No podemos permitirnos olvidar cómo era el mundo antes de las vacunas)

En 1796, se realizó un descubrimiento clave, gracias a un experimento del doctor inglés Eduard Jenner, que mostró que la inoculación de una variedad similar de la viruela, que está presente en las vacas, podría protegernos contra la enfermedad. El descubrimiento de Jenner fue clave para el posterior programa de vacunación, especialmente crucial ya que no hay ningún tratamiento efectivo para la viruela.

En 1967, entre 10 y 15 millones de personas contrajeron la viruela, y la Organización Mundial de la Salud lanzó una campaña mundial de erradicación basada en la vacunación. Gradualmente la enfermedad se fue concentrando sólo en el Cuerno de África, y el último caso conocido ocurrió en Somalia en 1977.

Pese a que la Viruela se ha convertido en protagonista tan sólo en los libros de historia, hay una pequeña posibilidad de que vuelva a amenazarnos como arma biológica. Estos miedos se multiplicaron en los Estados Unidos después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. Pese a que el riesgo de dicho ataque bioterrorista es muy bajo, los EE. UU. han acumulado suficientes vacunas para tratar a todos sus ciudadanos.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
¿De dónde viene el nombre viagra? Así se bautiza un fármaco
Ciencia
Este hombre recibe mordeduras de serpientes mortales en nombre de la ciencia
Ciencia
Se acerca una superluna de sangre, la Luna de Flores
Ciencia
Científicos españoles participan en la reactivación del mayor acelerador de partículas del mundo
Ciencia
Las frutas y verduras son menos nutritivas que antes. ¿Por qué?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved